Compartir
Publicidad
Agua embotellada, agua del grifo, botellas de plástico y de otros materiales: mantente hidratado de la forma más segura
Wellness

Agua embotellada, agua del grifo, botellas de plástico y de otros materiales: mantente hidratado de la forma más segura

Publicidad
Publicidad

El consumo de agua, a pesar de ser una de las actividades más básicas y necesarias para nuestra supervivencia, también está plagada de mitos. Desde la cantidad de agua que se debe beber al día - no son dos litros, os digan lo que os digan - pasando por un sinfín de locuras que se han dicho sobre su consumo. Una de las últimas refiriéndose a que el agua fría engorda y tratando de hacerla pasar como un descubrimiento científico, cosa que ya ha quedado desmentida.

Sin embargo, a veces surgen dudas razonables,como por ejemplo si es mejor beber agua del grifo o agua mineral normalmente embotellada. En esta cuestión surgen muchas dudas, principalmente cuáles son las diferencias, si es mejor beber una que la otra y en qué situaciones y, por supuesto, qué pasa con el plástico de las botellas, la reutilización y las posibles alternativas.

Diferencias entre agua del grifo y agua embotellada

Tap 791172 1920

Tanto el agua del grifo como el agua embotellada son perfectamente potables en su gran mayoría. En ambos casos puede haber diferencias en el sabor dependiendo de las sustancias que encontremos en ellas. Esto ocurre tanto en el agua de grifo de una ciudad a otra, como en el agua embotellada de diferentes marcas.

Es posible, eso sí, que el agua de grifo tenga algunos elementos químicos más - como el cloro - que el agua embotellada, pero esta también puede llegar a tenerlos.

En el caso del agua embotellada, pueden ser de mineralización débil, lo que implica que tienen una cantidad menor de minerales que el agua de grifo. Esto puede ser beneficioso para las personas con problemas de riñón, pero no es la solución definitiva.

Por otro lado, el agua de grifo es más barata que el agua embotellada y, además, supone un menor impacto ecológico. Sin embargo, el agua embotellada puede tener mejor sabor. Esto se debe a que el agua de grifo cada vez lleva más elementos como el cloro.

Cuál de ellas es mejor consumir

En este caso, depende un poco de preferencias e incluso del lugar de residencia y la cuestión se basa más en el sabor que en un motivo de salud. En algunas ocasiones el sabor del agua proveniente del grifo puede resultar demasiado fuerte o desagradable, debido al cloro.

Hay quien considera que en el caso de personas que sufran de piedras en el riñón, sea recomendable que eviten el agua del grifo si se trata de "agua dura". Es decir, si el agua contiene muchos minerales. Sin embargo, según la OMS, no existen evidencias científicas de que el consumo de este tipo de agua pueda aumentar la formación de cálculos renales.

Por lo tanto, en lo que al agua se refiere, la elección es nuestra en base a gustos y preferencias. En lo que a la salud se refiere, no parece existir motivos para elegir una sobre la otra. Sin embargo, en el caso del agua embotellada tal vez debemos prestar más atención el tipo de embotellado que al agua en sí, antes de tomar una decisión.

Botellas de plástico, ¿en qué debemos fijarnos?

Form 1888356 1920

Antes de comprar una botella de agua debemos fijarnos en las iniciales que vienen en escritas en el culo de la botella como, por ejemplo, PET, PETE, PVC, HDP o PP, ya que estás son las iniciales que nos informaran sobre la calidad del plástico. Además, de estas iniciales dependerá que sepamos si la botella se puede reutilizar o no.

  • PET y PETE: es la más utilizada en nuestro país y no es reutilizable. Además, es recomendable no exponerla a temperaturas altas. Este tipo de plástico puede liberar metales o agentes químicos o incluso contaminantes hormonales.

  • PVC y HDPE: igual que en el caso de los PETE, estos plásticos tampoco son reutilizables ya que, aunque son más flexibles, también pueden liberar sustancias químicas.

  • LDPE y PP: este tipo de plástico es más seguro y casi no libera sustancias químicas. Este tipo de plástico es el más recomendable si pretendemos reutilizarlo.

  • PS o PC: este tipo de botellas es con las que más cuidado debemos tener ya que son las más corrosivas. Es este último tipo de plástico el que se relaciona con la liberación del bisfenol A que ha sido prohibido en algunos países.

Bisfenol A, ¿qué es y por qué algunos países lo han prohibido?

En julio del año pasado la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas químicas incluyó el bifenol A en la lista de químicos altamente preocupantes. El motivo para esta decisión fue que se trata de un disruptor endocrino que podría tener efectos nocivos en nuestra salud.

Este químico está presente en algunas botellas de plástico, biberones, así como en dispositivos médicos o en electrodomésticos. Uno de los problemas de este elemento es que pasa con mucha facilidad de los objetos en los que está presente a nuestro organismo.

Aunque no están totalmente claros los efectos que podría tener el bisfenol A en nuestro cuerpo, parece que podría interferir con nuestras hormonas. Algunos estudios indican que puede afectar a la calidad y cantidad de nuestro óvulos. Además de afectar también a la cantidad de espermatozoides.

Esto no es todo, ya que podría estar implicado en el aumento de casos de diabetes.

Es por esto que este elemento está prohibido en biberones y países como Francia lo han prohibido en cualquier envase o utensilio en contacto con alimentos.

Sin embargo, no ha sido prohibido en todos los países ya que no se ha demostrado con datos concluyentes los riesgos de utilizar este químico en botellas y otros utensilios y parece que de momento no supondría un riesgo para la salud pública.

Cuáles son las mejores alternativas

Kate Joie 542771 Unsplash

En cualquier caso, si no nos gusta el sabor del agua del grifo o si queremos utilizar botellas o botellines para llevar nuestro agua cuando hacemos deporte, nos vamos a la playa o de excursión, existen otras alternativas más seguras.

Por un lado, podemos utilizar botellas con plástico LDPE o PP. Pero si tampoco nos convence, una buena idea es hacernos con una botella de cristal. Este tipo de botella es más cómoda, más segura para nosotros y menos contaminante. El cualquier caso, debemos tener cuidado de limpiarla bien y a menudo, no almacenar agua durante mucho tiempo y procurar que no esté expuesta a focos de calor.

Otra opción existente son las botellas de aluminio que ahora mismo se encuentran entre las más vendidas en Amazon. Este tipo de botellas puede ser más cómoda que la de cristal ya que es más ligera. Además, protege el agua de la luz y el oxígeno. Sin embargo, para evitar que el agua entre en contacto con el aluminio - que también puede ser tóxico - suelen llevar un revestimiento de plástico que podría liberar bisfenol A o tener los mismos inconvenientes que las botellas de plástico. Por lo tanto, tendríamos que asegurarnos de que la botella no contiene BPA. En cualquier caso, no es la opción más recomendable.

Junto con el vidrio, una de las mejores opciones que encontramos son las botellas de acero inoxidable. Este material no libera elemento químicos, es resistente y no pesa tanto como el cristal. Esta sería la mejor opción si queremos utilizar el envase para llevar agua fuera de casa, independientemente de que esta sea del grifo o embotellada.

Imágenes | Pixabay, Unsplash
En Vitónica | Una ley obligará a los restaurantes de Andalucía, Baleares y Navarra a servir gratuitamente agua del grifo
En Vitónica | Un envase de agua comestible ¿Sustituirá a las botellas de plástico?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio