Publicidad

Hacer deporte con resaca, ¿una buena idea?

Hacer deporte con resaca, ¿una buena idea?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El exceso de alcohol es algo que suele estar asociado a las fiestas navideñas. Muchas son las cenas, comidas y salidas que llevamos a cabo en estas fechas. La intoxicaciones etílicas llevan consigo lo que se conoce como resaca. La resaca es una sensación de desgana y de sed excesiva, en muchos casos inapetencia y dolor de cabeza. Para muchos esta sensación se soluciona haciendo deporte y por ello queremos detenernos en este tema. Vamos a saber qué es lo que sucede cuando acudimos a entrenar con resaca.

Ante todo es necesario que entendamos en qué consiste la resaca. La intoxicación etílica pone a trabajar en exceso órganos como los riñones y el hígado. Éstos necesitan para sintetizar el alcohol más cantidades de agua, lo que somete al organismo a un proceso de deshidratación que es lo que se conoce como resaca. En nuestro organismo se acumulan una serie de toxinas y residuos que son los que nos dan ese estado de desgana y “mal cuerpo”.

Entrenar con resaca no es tan mala idea

Entrenar después de una borrachera y con resaca puede parecer una locura. Es cierto que nuestro cuerpo no va a responder de la misma manera que cuando lo trabajamos de manera habitual, pero en ningún caso será malo entrenar con resaca. Todo lo contrario, y es que nos va a ayudar a combatir mucho más rápido los efectos de ésta y conseguir encontrarnos mucho mejor en un periodo de tiempo más corto.

Activación de la circulación y aporte nutricional

Cuando hacemos deporte lo que conseguimos es activar la circulación y con ello hacemos que todas las partes del cuerpo reciban los nutrientes necesarios para funcionar correctamente. En el caso de las resacas lo que se ha producido es una pérdida de líquido corporal y con ello de vitaminas y minerales esenciales. Por ello activar la circulación nos ayudará sobremanera a la hora de volver a recuperar lo perdido. Si a esto le sumamos la ingesta de bebidas isotónicas mientras hacemos deporte, conseguiremos mejoras sustanciales en menor tiempo.

Eliminación de toxinas y quema de calorías

No hay que olvidar que con el deporte también conseguimos activar el metabolismo y con ello quemar calorías acumuladas en el organismo. El alcohol nos aporta grandes cantidades de calorías, por lo que hacer deporte después de una borrachera nos será de gran utilidad para quemar este exceso de calorías. Además, el ejercicio nos ayudará a sudar y de este modo conseguiremos eliminar gran parte de las toxinas acumuladas con la intoxicación etílica.

En estos caso, cuando acudamos a entrenar con resaca es necesario que sepamos que no es el día más adecuado para mejorar nuestras marcas. Simplemente lo que debemos tener presente es que nos ayudará a sobrellevar mejor los efectos. A esto hay que sumar la liberación de endorfinas que se experimenta con el deporte y que nos ayudará a tener mejor talante y sentirnos mucho mejor.

Imagen | Kevin Briody

En Vitonica | Lo primero para sentirte mejor tras los excesos, beber más agua

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir