Compartir
Publicidad

Estos son los principales ladrones de la energía que te impiden rendir al máximo y así puedes evitarlos

Estos son los principales ladrones de la energía que te impiden rendir al máximo y así puedes evitarlos
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La energía es esencial para el día a día, pues sin ella nuestro organismo sería incapaz de realizar cualquier actividad. En el caso de las personas que practicamos deporte este requerimiento de energía es mayor, pues el consumo requerido por el organismo es más grande. Por ello en esta ocasión nos vamos a detener en un punto en el que casi nunca reparamos, y son los ladrones de la energía.

La principal fuente de energía es la alimentación, pues a través de los alimentos conseguimos los nutrientes necesarios, entre los que se encuentra la glucosa, que es el principal motor de la energía corporal. Pero además existen otros factores psicológicos y físicos que nos predisponen a aprovechar mucho más la energía.

La alimentación, el estado de ánimo y algunos estados físicos, pueden estar robándonos la energía

Por norma general en Vitónica nos solemos detener en los alimentos o las fuentes de energía para estar con las pilas cargadas en todo momento. Muy pocas veces hacemos hincapié en los factores que nos roban la energía y que son a veces mucho más importantes. Es necesario detectar estos ladrones, pues evitándolos ganaremos muchos puntos y lo notaremos en un mejor y más efectivo rendimiento.

Nosotros en esta ocasión nos vamos a detener en tres aspectos generales a la hora de determinar los principales ladrones de la energía. Por un lado vamos a fijarnos en los alimentos que nos roban la energía, seguiremos con los estados psicológicos o de ánimo que nos dejan exhaustos y finalizaremos por la parte física que nos roba la energía u no nos hace ser efectivos.

bnnbn

Alimentos que roban la energía

A priori, a cualquiera que preguntemos, los alimentos son una fuente de energía en sí misma. Seguir una correcta alimentación nos ayudará a recibir los nutrientes necesarios y de este modo conseguir nutrir a los músculos y los órganos para que puedan funcionar sin problemas. A simple vista parece algo sencillo y fácil de entender. Comer bien es igual a tener energía. Pero a pesar de todo todavía existen muchos errores. Sobre todo porque muchos seguimos teniendo presentes en la dieta los alimentos que roban energía y sin darnos cuenta los consumimos de manera muy normal.

En qué consiste el proceso de consecución de energía

Antes de adentrarnos en ellos vamos a explicar a grandes rasgos en qué consiste el proceso de consecución de energía por parte del organismo. La principal batería de nuestro organismo son las reservas de glucosa o glucógeno. Estas reservas son la energía rápida y efectiva de la que el cuerpo dispone y que se obtienen directamente de los alimentos. Es lo que se conoce como índice glucémico y muchos alimentos tienen un índice elevado o más bajo...

Los niveles de glucosa en sangre son los que determinarán si estaos o no con la energía suficiente

Los músculos echan mano de estas reservas de glucosa que se encuentran en sangre, al igual que lo hacen los órganos para funcionar. lo ideal es mantener las reservas en unos niveles constantes para que siempre tengamos de donde disponer cuando necesitemos energía. El problema está en los picos que se producen en los niveles de glucosa. Altas subidas y altas bajadas son las que trastocan la energía de nuestro cuerpo y estas las suelen producir determinados tipos de alimentos que son los que se conocen como ladrones de la energía.

Los azúcares refinados

En primer lugar nos vamos a detener en los azúcares refinados o alimentos que los contienen. Es cierto que siempre hemos dicho que no deben estar presentes en nuestra dieta, pero cuando hablamos de esto nos vienen a la mente los dulces. Pero no solo los dulces los contienen. Los alimentos procesados contienen en su mayoría este tipo de azúcares. lo que hacen es aumentar rápidamente los niveles de glucosa, pues el organismo los asimila rápidamente. Esta subida repentina se traduce en una caída rápida de los niveles para compensar, y por lo tanto en un déficit de energía.

jhnmn

Y la pregunta es qué sucede con esa glucosa repentina, pues el cuerpo la convierte en reservas, por lo general de grasa que se acumulan poco a poco en determinadas partes a modo de almacén para periodos de bajos niveles de glucosa. Este sería el segundo paso de consecución de energía, y es que cuando la glucosa disminuye el organismo echa mano de las reservas de grasa, y en parte de las fibras musculares para convertirlas en energía. Esta energía secundaria tarda más en obtenerse al no ser tan directa como la glucosa, por lo que su acción no será tan inmediata como la obtenida de la glucosa.

Cereales no integrales y harinas refinadas

Lo mismo sucede con los cereales. Siempre debemos consumirlos integrales. Cuando nos referimos a cereales hablamos de pan, pastas, arroces... Al consumirlos integrales estamos ingiriendo harinas que no han sido procesadas y que contienen hidratos de carbono complejos que el organismo tarda más en asimilar. De este modo lo que conseguiremos es que la glucosa se asimile poco a poco y de este modo mantener los niveles de glucosa estables. Es una buena manera de evitar que estemos faltos de energía. Si los consumimos refinados estaremos contribuyendo a robar energía al cuerpo, pues sucede lo mismo que con el azúcar refinado.

Azúcares y harinas refinadas como los principales ladrones de energía a la hora de alimentarnos

Alimentos ricos en grasas no beneficiosas o fritos para decir adiós a la energía

Los alimentos ricos en grasas también son un ladrón en toda regla de la energía. Cuando nos referimos a este tipo de alimentos estamos hablando de alimentos fritos, carnes grasas, alimentos procesados con alto contenido graso... Estos alimentos ralentizan el proceso digestivo, pues el organismo tarda más en asimilar las grasas, lo que lleva consigo una ralentización de la obtención de glucosa y con ello un descenso de los niveles del organismo.

jhmn

Por eso cuando realizamos una comida pesada de este tipo nuestro cuerpo se siente con sueño y con una energía en mínimos. Es importante echar manos de fuentes de grasa saludables como el omega-3 que encontramos en aceite de oliva, pescados como el atún o el salmón... Siempre es mejor consumir los aceites crudos y los alimentos cocinados a la plancha, no fritos. Si nos decantamos por carnes que sean más magras, evitando las que tienen exceso de grasa. Saber seleccionar esto nos ayudará a sentirnos más vitales y enérgicos.

Consumir pocas vitaminas

Andar bajos de vitaminas es un ladrón silencioso, ya que las vitaminas intervienen de manera directa en los procesos de asimilación y aprovechamiento de la glucosa en el organismo. Por ello deben estar presentes frutas y verduras en la dieta. Pero existen hábitos directos que roban este correcto funcionamiento debido al estrés que generan en el organismo. Se trata del alcohol y el tabaco. Ambos hábitos hacen que las toxinas se acumulen en el organismo y el gasto vitamínico para combatirlo sea mayor. Esto se traducirá en una bajada de los niveles de energía y aprovechamiento de la glucosa de manera óptima.

Existen ladrones de la energía psicológicos

bnnbn

Pero no solamente la alimentación nos puede robar la energía, sino que existen momentos psicológicos y anímicos en los que la pérdida de energía es notable. Sobre todo las situaciones de estrés son las que más nos roban la energía. Sobre todo porque desencadenen un a serie de procesos en el organismo que hace que la insulina aumente de manera notable y con ello el consumo de glucosa de manera rápida. Esto hace que en el momento de estrés estemos con las pilas cargadas, pero al momento nos sintamos sin fuerza por esa caída de glucosa rápida.

El estrés es un enemigo directo de la energía, al igual que la tristeza y la depresión

Lo mismo sucede en momentos de depresión o tristeza. En este caso pasa totalmente lo contrario. por explicarlo de forma sencilla, los niveles de adrenalina disminuyen y por ello la obtención de energía por parte del organismo para la realización de una actividad es mucho más lenta y costosa. Esto hace que nos sintamos sin fuerzas y que prefiramos no hacer nada más que descansar.

El estado físico también puede ser un ladrón de la energía

En cuanto al estado físico uno de los principales ladrones de la energía es la falta de descanso. La actividad es fundamental para encontrarnos en perfecto estado, pero también el descanso es necesario para tener las pilas cargadas y conseguir que el organismo funcione de manera adecuada. Durante las horas de sueño el cuerpo libera enzimas que nos ayudan a conseguir mejor la energía, optimizarla al máximo y hacer que todos los órganos de nuestro cuerpo y los músculos se regeneren.

nbnbn

Descansar adecuadamente nos ayudará a estar más activos y vitales

Respetar las horas de sueño es esencial para encontrarnos más vitales y en mejor estado. Descansar entre siete y ocho horas es fundamental para conseguir un buen estado general. Por ello es importante que prestemos atención al tiempo que dedicamos al descanso. Al igual que la alimentación el descanso correcto nos ayudará a estar más enérgicos y mejor.

Algunas consideraciones a tener en cuenta sobre los ladrones de la energía

Para terminar vamos a destacar algunas consideraciones a tener en cuenta sobre los ladrones de la energía:

  • Los azúcares refinados y las harinas refinadas no son el demonio, es decir, si necesitamos energía rápida para una actividad intensa que vamos a realizar en poco tiempo, serán una buena alternativa para conseguir la energía necesaria. Con la actividad quemaremos la glucosa y conseguiremos energía rápida evitando su acumulación.

  • Después de realizar ejercicio las reservas de glucosa del cuerpo siempre bajan, por ello es bueno recuperarlas con alimentos adecuados que nos ayuden a reponer fuerzas y sales minerales perdidas. El plátano es una buena alternativa y los complementos de amilopeptina también nos ayudarán.

  • Es importante tener en cuenta estos puntos anteriores y cuidar un constante flujo de energía para sentirnos enérgicos y en perfecto estado. Por ello destacaremos la importancia que tiene seguir estos consejos para conseguirlo.

Imágenes | iStock

En Vitónica | Cambiar patatas fritas por boniatos: así se modifica el perfil nutricional de tu hamburguesa

En Vitónica | Para adelgazar no basta con comer alimentos sanos: también tienes que dejar de comer los insanos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio