Compartir
Publicidad
"Tengo un oído taponado y no sé qué hacer": algunos consejos para solucionarlo
Wellness

"Tengo un oído taponado y no sé qué hacer": algunos consejos para solucionarlo

Publicidad
Publicidad

Que te entre agua en un oído durante un baño en la piscina o en el mar forma parte de lo habitual en verano y normalmente no tiene más importancia ya que sale igual que ha entrado. Pero a veces se queda dentro y ahí empieza el problema: es una situación incómoda que, de prolongarse, puede terminar generando una otitis.

Por eso, aquí te damos algunos consejos para destaponarte los oídos cuando te entra agua y no sabes qué hacer.

Agita el lóbulo de tu oreja

Es la forma más sencilla de solucionar el problema, aunque no siempre funcione: con suavidad, tira y agita el lóbulo de tu oreja mientras inclinas la cabeza hacia el hombro.

También puedes probar a agitar la cabeza entera mientras la mantienes inclinada.

Aprovecha la gravedad

Túmbate con el oído encharcado hacia abajo y deja que el agua se deslice hacia fuera por simple gravedad. Pon una toalla bajo tu oreja para absorberla.

Crea un ligero vacío

Coloca la palma de tu mano sobre tu oreja, y haciendo movimientos rápidos aplanando la palma al presionar hacia el oído y ahuecándola ligeramente al retirarla puedes hacer un pequeño vacío que ayude a salir el agua que tengas dentro.

Una vez hecho esto, agita de nuevo la cabeza inclinándola hacia tu hombro para que el agua salga hacia fuera.

oreja-dormir-tapon

Aplica un paño húmedo caliente

Con mucho cuidado para no pasarte de caliente y causarte quemaduras, y sin que el paño llegue a gotear, aplícalo en el exterior de tu oído. Hazlo durante unos 30 segundos con la cabeza inclinada hacia el lado del oído taponado. Repite la operación cuatro o cinco veces si es necesario.

Bosteza o mastica

A veces, cuando se nos taponan los oídos durante un viaje es porque hemos subido o bajado rápidamente y la diferencia de presión nos los ha taponado temporalmente.

Con el agua puede ocurrir lo mismo, así que prueba a bostezar o masticar (por esta vez) con la boca abierta, para igual la presión a ambos lados del tímpano y así facilitar que se destaponen.

Realiza la maniobra de Valsava

Hazlo siempre con cuidado para no hacerte daño. Consiste en coger aire, cerrar la boca y taparse los agujeros de la nariz para después hacer el gesto de expulsar el aire, que no podrá salir.

Esto puede hacer presión desde el interior del tímpano hacia afuera y así ayudar a destaponar los oídos.

oir-escuchar-oreja

Si lo que tienes es un tapón de cera...

A veces el objeto que nos tapona el oído no es agua, sino cera, que a causa del agua se ha hinchado y no nos deja oír. En este caso es más complejo solucionar el problema, pero no imposible.

Para empezar, no intentes extraerte el tapón o limpiarte los oídos introduciéndote objetos como bastoncillos o pinzas, ya que podrías hacerte mucho daño.

En vez de eso, utiliza agua oxigenada rebajada con agua, vierte unas pocas gotas en el oído taponado, y colócate un algodón empapado en esa disolución en el oído. El agua oxígenada ayudará a disolver y ablandar el tapón poco a poco. Compresas de calor seco también pueden ayudar.

Si el tapón no sale por si solo, acude a un médico para que te lo extraiga. Lo más habitual es que lo haga con agua a presión introducida con una jeringuilla. No intentes hacerlo tú en casa porque puedes hacerte daño.

Imágenes | Pixabay
En Vitónica | Anisakis, salmonelosis... Las enfermedades e infecciones más frecuentes en verano y cómo mantenerlas a raya

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio