Compartir
Publicidad
Cómo hemos cambiado (nuestra alimentación): una comparación entre EEUU y España
Alimentos

Cómo hemos cambiado (nuestra alimentación): una comparación entre EEUU y España

Publicidad
Publicidad

Ayer, el medio Quartz, hacía una publicación sobre cómo había cambiado la alimentación entre los estadounidenses y qué alimentos estaban dejando de comer y cuáles comían en mayor medida.

Este medio se basaba en datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, entre otros, para apoyar su publicación y dividían en base a las diferentes comidas realizadas a lo largo del día: desayuno, comida, snack, cena y postre.

Desayuno

Aparentemente, los estadounidenses, cada vez consumen menos cereales, zumo y leche de origen animal en el desayuno. En cambio, la leche de origen vegeta ha aumentado en consumo.

Comida

Según Quartz, las comidas de la población norte americana sigue, en general, manteniéndose similar. Sin embargo, parece que cada vez comen menos pescados enlatados, como el atún, reduciendo el consumo de sandwiches con estos productos.

Además, el consumo de agua para acompañar a las comidas podría haber subido, reduciendo el consumo de bebidas carbonatadas. Lo cual es una buena noticia, porque reduciría importantemente el consumo de azúcar de dicho país.

Snack

En lo que a los snacks se refiere, a la hora del picoteo o la merienda, los frutos secos siguen sin ser la elección favorita en Estados Unidos. Aunque las almendras sí que han visto su consumo aumentado, lo cual podría ser un buen comienzo.

Cenas

Según esta publicación, hasta ahora, las coles de bruselas y las judías de lima habían sido las favoritas de los estadounidenses a la hora de la cena - acompañadas con salsas varias, claro -. Sin embargo, su consumo ha bajado importantemente, así como el consumo de alimentos congelados y el de carne roja.

Postre

Quizás esto sea lo que más nos sorprenda, pero, por increíble que parezca, el consumo de helado podría haber sufrido una muy importante reducción de hasta el 28% entre 1975 y 2016.

Peter Wendt 123928 Unsplash

Hábitos alimenticios España

Pero, ¿qué ocurre en España? Nos preguntamos si habrán cambiado también nuestros hábitos alimentarios y si hay alimentos que estamos dejando de comer o cambiando por otros. Por eso, decidimos consultar los datos de consumo alimentario de 2016, publicados en la página del Ministerio de Agricultura y Pesca y ver si encontrábamos diferencias con lo que ocurre en Estados Unidos.

Según estos datos, nuestros hábitos alimenticios son un poco ambivalentes. Por una parte, se da un descenso en el consumo de productos con azúcar y con alcohol, sin embargo, no se cambian por productos frescos o naturales, sino que se cambian por los mismos productos que indican no contener azúcar. Es decir, se cambian las galletas normales, por galletas "sin azúcar añadida". Lo que, como ya sabemos, no significa que sean más saludables.

Esto explicaría, por ejemplo, que a pesar de que los productos frescos siguen siendo el tipo de alimentos en los que más dinero invertimos a la hora de hacer la compra, han sufrido un importante descenso en su consumo. Se compra menos aceite, carne, pescado, frutas frescas, hortalizas frescas y huevos.

En cambio, ha aumentado el consumo de platos preparados, de bollería, de pastelería y de cereales - al contrario que en EEUU-, así como el de frutos secos. Esto no son buenas noticias en lo que a nuestro estilo de alimentación se refiere.

Ha descendido el consumo de alimentos frescos, como verdura o frutas y aumentado el consumo de platos preparados, bollería o cereales

Por otro lado, y como buena noticia, igual que ocurre en Estados Unidos, el consumo de bebidas carbonatadas se ha visto reducido y ha aumentado el consumo de agua. Además, también se ha visto reducido el consumo de leche y otros derivados lácteos, aunque no tenemos datos de si han sido sustituidos por productos de origen vegetal.

Estos datos son del año 2016, por lo que es posible que en los dos últimos años las cosas hayan cambiado de alguna manera. En estos dos últimos años se hace cada vez más incapie en la importancia de una alimentación basada en alimentos reales y la importancia de alejarnos de productos ultraprocesados, por muy poco azúcar añadido que indiquen que tengan.

Sin embargo, de seguir manteniendo la tendencia de 2016, podríamos estar entrando en unos hábitos de alimentación muy poco saludables, restando demasiada importancia a los productos frescos, frutas y hortalizas.

Imágenes | Unsplash
En Vitónica | No más dietas: siete hábitos de alimentación para comer de forma saludable
En Vitónica | Tres estrategias para conseguir que tus hijos coman mejor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio