Confituras, jaleas y mermeladas: ¿en qué se diferencian y cuál tiene menos azúcar?

Confituras, jaleas y mermeladas: ¿en qué se diferencian y cuál tiene menos azúcar?
Sin comentarios

Aunque todos derivan de la cocción de frutas o verduras con azúcar o algún otro endulzante, es importante saber que confituras, jaleas y mermeladas no son lo mismo. Te contamos cuál tiene menos azúcar y  çresulta más sano.

Mermeladas, confituras y jaleas: semejantes pero diferentes

Aunque en cada hogar podemos utilizar estos términos como sinónimos, en el supermercado cada denominación está debidamente regulada y por lo tanto, encontramos variedad de términos haciendo referencia a productos semejantes.

Así, según la legislación vigente una mermelada es un producto elaborado mediante la cocción de frutas enteras, troceadas o trituradas (tamizadas o no) con azúcares incorporados en proporciones variables hasta obtener una consistencia semilíquida, más o menos espesa.

Por su parte, la confitura se obtiene también a partir de la cocción de fruta con azúcares, pero en este caso se emplea la pulpa o el puré de uno o varias ejemplares y puede incorporar agua. Asimismo, la confitura suele tener una consistencia gelificada, con menos grumos, más lisa y fina que la mermelada; y la cantidad mínima de pulpa de fruta es ligeramente superior a la fruta que como mínimo debe incluir la mermelada (30 gramos)

La jalea por otro lado, es un producto resultante de la mezcla gelificada de zumos de frutas o extractos acuosos de las mismas con azúcar. Se trata de casi una golosina espesa, gomosa, lisa y brillante muy empleada para la  repostería y la elaboración de dulces.

¿Cuál es la opción más sana?

Por definición, todos estos productos resultan de la mezcla de frutas con el  agregado de azúcares por lo tanto, se recomienda un consumo limitado  de los mismos para los sumar azúcares libres o añadidos en apreciables  cantidades a nuestra dieta.

No obstante, la jalea constituye la opción menos sana de todas debido a que sólo utiliza zumos de frutas que son fuentes de azúcar libre, y azúcares agregados, mientras que las mermeladas por ejemplo pueden tener una alta proporción de fibra y su contenido azúcar suele ser variable, pudiendo por ello ser el producto más ligero.

Si elaboramos una mermelada con muy baja proporción de azúcares y una alta proporción de frutas en trozos o enteras, tendremos un producto aún más sano todavía y por supuesto, también podemos elaborar una mermelada sin azúcar agregado resultando estas las alternativas más apropiadas para incluir en el marco de una dieta saludable.

Las mermeladas pueden ser el producto más ligero si las comparamos con jaleas y confituras, ofreciéndonos también una alta proporción de fibra para el organismo.

En Vitónica | Mermeladas y compotas son más saludables de lo que pensamos

Imagen | Jumpstory

Temas
Inicio
Inicio