Compartir
Publicidad
No solo torrijas: las calorías de los diferentes dulces de Semana Santa
Alimentos

No solo torrijas: las calorías de los diferentes dulces de Semana Santa

Publicidad
Publicidad

Aunque el dulce más habitual de Semana Santa son las torrijas, lamentablemente no son la única preparación que suman energía y nutrientes de escasa calidad a la dieta por estos días. Por eso, te mostramos las calorías de los diferentes dulces de Semana Santa.

Torrijas y más torrijas

Torrijas

Son sin duda el dulce por excelencia en Semana Santa y en su forma más tradicional son rebanadas de pan de gran grosor remojadas en leche con azúcar y que posteriormente se pasan por huevo, se fríen y se vuelven a pasar por azúcar.

Habitualmente se utiliza un pan de harinas refinadas del día anterior y debido a que se suman grasas con las frituras y se emplea azúcar en apreciables cantidades, las torrijas no sacian en absoluto, no aportan muchos nutrientes de calidad y son un dulce muy concentrado en energía.

Por unidad podemos tener entre 300 y 600 Kcal, dependiendo en gran medida del tamaño de la torrija y del tipo de cocción o también, de la cantidad de azúcar añadida y la leche empleada (si es desnatada tendrá menos calorías).

Si optamos por pan integral y edulcorantes como endulzantes, obviando la fritura y cocinando las mismas a la plancha, podemos obtener una versión de torrijas mucho más saludables que no alcanzan las 100 Kcal por ración de una unidad.

Otros dulces de Semana Santa

Más allá de las clásicas torrijas, sin duda podemos encontrarnos ante la presencia de otros dulces de Semana Santa, y por ello, te mostramos las calorías de cada uno de ellos:

Mona de Pascua

Pascua

Al finalizar la cuaresma, este es el dulce típico que se consume, sobre todo en la zona del Levante español. Es un pan dulce, de miga esponjosa que se decora con azúcar y un huevo cocido en el interior y centro de la misma.

Aunque cada región del Levante puede tener su variedad y con ella modificarse las calorías, una mona de Pascua tradicional que se elabora con harina de trigo refinada, azúcar, huevo y aceite además de levadura, aporta por unidad poco más de 1800 Kcal, por lo tanto, una ración de un sexto de mona de Pascua puede representar unas 300 Kcal que ingresan al cuerpo.

Aunque mucho menos concentrada en energía que la torrija y un poco más saciante, también es una alternativa rica en calorías y con nutrientes de escasa calidad para el organismo.

Si empleamos harina integral y stevia o dátiles como endulzantes, podemos lograr una mona de Pascua mucho más saludable, con nutrientes que brindarán más saciedad y al mismo tiempo, con calorías menos concentradas que en la versión tradicional.

Panquemado

Panquemado

Es de composición muy similar a la mona de Pascua, es un pan dulce que lleva los mismos ingredientes pero se le da forma y presentación distinta, pudiendo por supuesto, variar de una región a otra de España así como de una casa a otra.

En promedio, una porción de panquemado o panquemao aporta unas 270 Kcal que derivan en su mayoría de hidratos de carbono propios del azúcar y la harina refinada de la receta.

Buñuelos

Bunuelo

La versión más tradicional de los buñuelos se elabora aromatizando una masa a base de harina y huevo con vino blanco, un cítrico y anís.

Esta preparación se fríe de a pequeñas raciones dando forma de buñuelo o pequeña bolita concentrada en energía. Así, por cada unidad podemos obtener entre 100 y 150 Kcal.

También encontramos buñuelos de viento con similar aporte calórico y que no sacian en absoluto por lo tanto, difícilmente consumamos sólo un buñuelo en Semana Santa.

Pestiños

Pestinios

Los pestiños son un dulce andaluz cuya base también es la harina refinada y el azúcar (en este caso suele usarse miel en mayor proporción). Asimismo, también se cocinan mediante una fritura.

De esta forma, los pestiños son dulces relativamente pequeños (aunque podemos encontrar diferentes formatos, claro), pero concentrados en calorías, ya que acorde a su receta podemos consumir con cada pestiño unas 200 Kcal más o menos.

Leche frita

Lechefrita

La leche frita es otra receta tradicional de Semana Santa, se logra un resultado muy similar a la torrija pero su elaboración es más compleja debiendo tratarla de forma similar a una croqueta.

Se espesa y saboriza la leche, se enfría, da forma, reboza y fríe en abundante aceite, logrando así mucha energía por ración que puede superar las 250 Kcal.

Rubiols

Rubiol

Los rubiols son un dulce de origen mallorquín que consiste en una masa a base de manteca y harina, rellena con requesón y mermelada u otros dulces.

Si bien en este caso la masa se hornea, siempre se decora con azúcar y esto incrementa el valor calórico de la receta considerablemente, alcanzando con facilidad las 260 Kcal por unidad.

Borrachuelos malagueños

Borrachuelo

Es el dulce más típico de Málaga en Semana Santa y la masa se elabora de forma muy similar a los pestiños pero se aromatiza con vino o licor.

Así, las calorías de los borrachuelos malagueños son superiores y se incrementan también debido a la fritura que los caracteriza y el azúcar que los decora. Tradicionalmente se rellenan de cabello de ángel aunque también se pueden elaborar con batata como nos muestran en Directo al Paladar.

Por cada unidad este dulce de Semana Santa ronda las 300 Kcal.

Flores fritas

Floresfritas

Las flores fritas son uno de los dulces más populares en Galicia, su realización es compleja aunque no es más que una masa dulce frita y con forma de flor.

Por cada unidad de estas flores fritas que sacian muy poco o nada y que son muy livianas en cuanto a peso tendremos unas 130 a 160 Kcal.

Roscos o rosquetes de Cádiz

Roscos

Son un dulce ligero entre toda la variedad, pues aunque llevan azúcar y harinas refinadas como todos los anteriores, se conforman de poca masa y son de pequeño tamaño.

Además, se hornean y no se rebozan en azúcar, siendo por ello los roscos o rosquetes de Cádiz una de las alternativas más reducidas en calorías con sólo 80 Kcal por unidad.

Estos son los dulces más típicos de Semana Santa y sus calorías. Todas las alternativas son concentradas en energía y sus nutrientes de escasa calidad nutricional por lo que sacian muy pobremente al organismo.

Imagen | Directo al Paladar

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio