Compartir
Publicidad
Publicidad

Acortamiento de los isquiotibiales, un problema a tener en cuenta

Acortamiento de los isquiotibiales, un problema a tener en cuenta
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La musculatura de las piernas es una de las que más sufren a lo largo de la jornada, y es que éstas aguantan todo el peso de nuestro cuerpo. Una de las partes que más sufre es la zona de los isquiotibiales. Este grupo muscular se encuentra en la parte trasera de la pierna, de forma enfrentada a los cuádriceps. Se utilizan a la hora de flexionar la rodilla y como extensores de la cadera. Son músculos antagonistas, y esto es lo que les lleva a sufrir algunos problemas como su acortamiento, algo que debemos tener presente y evitar.

Los isquiotibiales intervienen en todos los movimientos que realizamos con las piernas, ya que es una de las partes que más se ve implicada. Por este motivo es fundamental que tengamos presente conservar su salud a toda costa. El acortamiento de los mismos traerá consigo rigidez muscular que iremos notando con el paso del tiempo, ya que no nos permitirá realizar los movimientos habituales con normalidad, además de llegar a causarnos dolor, calambres y demás molestias que no nos dejarán realizar una vida normal.

Tener un acortamiento de los isquiotibiales nos impedirá realizar con total normalidad algunos ejercicios. Este problema puede ser leve, pero en muchos casos debe requerir atención médica a causa de que el dolor y las molestias que provoca son muy elevadas. Normalmente se produce a causa de la acumulación de tensión en esta zona, y la falta de relajación muscular que lleva a que las fibras que conforman los isquiotibiales se concentren y terminen por montarse las unas con las otras y dotar al músculo de una rigidez que lo hace más corto. Cuando esto sucede es cuando surgen los problemas de dolores de rodilla a causa de la tensión y de descompensaciones en la pierna.

El acortamiento de los isquiotibiales se puede evitar si seguimos una serie de pautas. En primer lugar, y como siempre hemos defendido, la mejor manera de mantener unos músculos en perfecto estado es a través de los estiramientos que nos permitirán eliminar tensión de éstos, fomentar la circulación sanguínea y mantener los músculos elásticos y funcionando a tope. Si por el contrario ya padecemos un acortamiento lo ideal es recibir masajes que nos ayuden a descongestionar las fibras y devolver al músculos su flexibilidad habitual. Existen casos extremos que nos obligan a recurrir a tratamientos médicos para recuperar el estado de los isquiotibiales.

Vía | PortalFitness
Imagen | Studeo Grinta

En Vitonica | Ejercicios para estirar los isquiotibiales
En Vitonica | Trabajar isquiotibiales en vertical
En Vitonica | Cuidado con las rodillas al trabajar los isquiotibiales en máquina

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos