Compartir
Publicidad

Periostitis del corredor, un temor que se puede solucionar

Periostitis del corredor, un temor que se puede solucionar
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los corredores estamos expuestos constantemente a sufrir lesiones derivadas de la práctica de la carrera, ya que es un ejercicio en el que el tren inferior se ve muy afectado directamente, pues la presión que se soporta es muy elevada, y debemos tomar las medidas necesarias para no sufrir dolencias como la temida periostitis.

La periostitis es un temor que la mayoría de los corredores tenemos, pues es un tipo de lesión que nos mantendrá alejados de la carrera durante mucho tiempo. Es importante que sepamos en qué consiste esta dolencia y las medidas que debemos tomar al respecto para evitar que suframos este contratiempo que nos puede hacer retroceder en esta actividad.

Esta dolencia consiste en un dolor muy fuerte en la zona de la tibia. Normalmente está generada por una excesiva vibración de la membrana que recubre la tibia y que sirve de unión con el resto de huesos de la rodilla. Esta membrana termina por inflamarse y causar dolor, ya que está presente en los diferentes movimientos que se realizan con la rodilla. No debemos olvidar que la tibia es un hueso que aguanta la mayor parte del peso del cuerpo, por lo que la presión a la que se le somete durante una carrera es elevada. Es importante que evitemos esto, y para ello simplemente nos servirá con seguir una serie de medidas al respecto.

Es importante que sepamos elegir el terreno donde vamos a llevar a cabo la carrera. El suelo no debe ser demasiado duro, ya que el impacto es mayor y la vibración que se produce sobre la tibia es elevado. Por este motivo debemos huir de zonas asfaltadas o de cemento. Es mucho más recomendable correr por arena, césped o pistas preparadas para correr. Aunque no solo el suelo es importante, sino que el calzado debe ser también el adecuado.

A la hora de elegir el calzado debemos poner especial cuidado en el tipo de suela, ya que esta debe ser lo bastante gruesa para absorber el impacto que experimenta nuestra pierna al entrar en contacto con el suelo. Junto a esto debe ser una zapatilla flexible que deje libertad al pie para moverse con total normalidad. A la vez de ser flexible es importante que mantenga sujeto todo el pie, pues es importante que los tendones y los huesos que conforman el pie no sufran vibraciones innecesarias que pueden deparar en lesión, como la temida del tendón de Aquiles.

Es importante que tomemos medidas al respecto y evitemos estas lesiones que pueden pasarnos factura y hacer que la carrera acabe siendo una tortura en vez de una actividad lúdica y buena para la salud. Es importante que nos tomemos esto en serio para hacer de la carrera una actividad totalmente beneficiosa.

Vía | Sportlife Imagen | mzacha

En Vitonica | Periostitis tibial: qué es y cómo tratarla En Vitonica | ¿Es bueno correr si estoy obeso? En Vitonica | ¿Cuál es la superficie más adecuada para correr?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos