Compartir
Publicidad

Qué hacer si un perro nos quiere atacar cuando salimos a correr

Qué hacer si un perro nos quiere atacar cuando salimos a correr
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Correr es una actividad que muchos de nosotros practicamos a menudo. Normalmente el sitio que solemos elegir son los parques en los que en muchas ocasiones hay perros sueltos que pueden resultar peligrosos para todas las personas que salimos a correr, por ello es necesario que sepamos algunos trucos para evitar que los perros corran detrás de nosotros y puedan atacarnos.

Para muchos perros los corredores suelen resultar un objetivo muy atractivo, ya que se trata de una figura en movimiento, algo totalmente llamativo para cualquier perro, lo que nos convierte en un objetivo fácil. Para evitar esto lo que debemos hacer es aminorar la velocidad e incluso pararnos cuando observamos que un perro nos puede llegar a atacar.

Muchas veces los perros atacan porque se sienten amenazados y asustados. Cuando corremos normalmente realizamos movimientos rápidos que pueden llegar a asustar al animal. Para evitar que esto suceda lo que debemos hacer es acercarnos de forma cautelosa al animal con un tono amigable para que no se sienta amenazado y coja confianza con nosotros. Es importante que le enseñemos las manos para que vea que no hay peligro alguno.

Muchas personas cuando se sienten amenazadas por un perro lo que hacen es atacarlo para que se vaya y les deje en paz, pero esa no es la mejor forma de evitarlo. Si salimos a correr y nos sucede esto no debemos en ningún caso mirar al animal a los ojos, ya que muchas razas de perros se sienten amenazadas cuando se les mira directamente a los ojos. En vez de esto debemos darnos la vuelta de forma tranquila y marcharnos, aunque mientras nos escapamos no debemos perderlo de vista por si nos persigue.

Si a pesar de llevar a cabo estas medidas el animal decide atacarnos solamente podemos optar por protegernos lo máximo que podemos de su ataque. La forma de hacerlo es haciéndonos una bola intentando proteger las partes más débiles del organismo, como la cabeza, la garganta, el estómago, que son las zonas más blandas que el animal puede dañar con más facilidad.

Es importante que tengamos esto en cuenta si lo que queremos es evitar que la práctica de la carrera se convierta en algo trágico, y es que debemos ser conscientes de que el peligro de un perro peligroso suelto nos puede acechar, por ello, y para evitarlo, debemos saber elegir bien el sitio donde vamos a salir a correr para evitar que esto suceda.

Vía | SportLife
Imagen | puellakas

En Vitonica | Consejos para correr por la ciudad
En Vitonica | Correr es bueno, pero alejado de la contaminación del tráfico

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos