Compartir
Publicidad
Publicidad
Crononutrición: esta es la relación que existe entre tu dieta y tus ritmos biológicos
Dietas

Crononutrición: esta es la relación que existe entre tu dieta y tus ritmos biológicos

Publicidad
Publicidad

Si habéis escuchado hablar de crononutrición y aun no te queda claro en qué consiste, hoy desarollamos este concepto que establece la relación que existe entre tu dieta y tus ritmos biológicos.

¿Qué es la crononutrición?

Todos los mamíferos tenemos un sistema de reloj circadiano que establece a lo largo del día los tiempos para diferentes procesos fisiológicos en función de los cambios ambientales diarios. De esta forma nuestro reloj interno nos indica mediante secreción de hormonas y metabolismo, cuando es momento de dormir por ejemplo.

También en función de la ingesta de alimentos, de fármacos o de diferentes actividades nuestro reloj interno establece ritmos para las funciones básicas del organismo, tales como la digestión y absorción de nutrientes, como ha indicado un estudio realizado por científicos de Japón.

Así, la crononutrición es una disciplina emergente que se basa en la estrecha relación que existe entre nuestro metabolismo y el reloj circadiano interno, usando su estudio en beneficio de la salud, para revertir o prevenir enfermedades.

Cronutrición y salud

El estudio de la nutrición considerando los ritmos circadianos tiene como único fin el beneficio de la salud, ya que nuestros patrones de alimentación regulan funciones metabólicas que genéticamente están vinculadas con nuestros ritmos biológicos.

Por eso, una dieta excesiva, desordenada o períodos de ayuno prolongados más allá de lo habitual, así como aperitivos nocturnos en horarios en que ya nuestro reloj interno nos indica que deberíamos estar durmiendo pueden alterar ritmos circadianos y conducir, con el tiempo, a desordenes metabólicos.

También determinados nutrientes pueden afectar el funcionamiento del reloj biológico, siendo una dieta alta en grasa, carbohidratos de elevado índice glucémico, exceso de sal y la cafeína los principales componentes que pueden modificar los mismos, mientras que el resveratrol, un antioxidante potente propio del vino tinto y otros alimentos más sanos los restablece según señala una investigación publicada en la revista Current Nutrition Reports.

El reloj interno de cada organismo no sólo determina cuando debemos dormir, digerir y absorber nutrientes, sino que además, regula el balance energético del organismo afectando el almacenamiento y oxidación de grasas, de allí que algunos nutrientes que influyen considerablemente en la secreción de hormonas así como los tiempos de las ingestas puedan afectar nuestros ritmos biológicos.

1366 2000

Asimismo, la falta de sueño que no respeta ritmos biológicos puede incentivar el consumo de alimentos y alterar la calidad de la dieta, afectando de esta forma todo el metabolismo y colocando en riesgo la salud.

También los trabajos nocturnos que van al revés de lo que el reloj interno de los humanos indica, pueden afectar el metabolismo y alterar hormonas de hambre y saciedad que nos empujan a comer más y peor, por ello también pueden ser un factor de riesgo para nuestra salud.

La crononutrición es la ciencia que concluye que la alteración de nuestros ritmos circadianos puede afectar nuestro estado nutricional y conducir a obesidad y síndrome metabólico principalmente. De igual forma, basar nuestros hábitos en nuestro reloj interno podría ser de ayuda para perder peso y cuidar la salud como concluye un estudio publicado el año pasado.

1366 20002

Cómo aplicar la crononutrición en la vida diaria

Respetar los relojes internos del organismo implica entre otras cosas aprender a distinguir hambre de apetito y a ser conscientes de lo que el cuerpo necesita.

Es claro que si sabemos cuándo tenemos hambre realmente comeremos acorde a nuestro reloj interno, sólo cuando de verdad hacen falta nutrientes y energía en el organismo.

Pero además de ser más conscientes de nuestras necesidades y de aprender a escuchar al cuerpo, puede ser de mucha ayuda mantener horarios regulares de comidas, de manera que el cuerpo sincronice relojes con nuestras ingestas, así como también, irnos a dormir relativamente a un mismo horario.

Evitar largos períodos de ayuno y comer más en las primeras horas del día también serían consejos para aplicar la cronutrición a nuestra vida diaria, aunque sabemos que esto puede cambiar acorde a nuestro nivel de actividad física y la rutina que seguimos.

Para cuidar la salud protegiendo el funcionamiento del metabolismo es fundamental repetar los relojes internos siempre que sea posible

Otro aspecto clave sería dormir lo suficiente, pudiendo no ser necesario un sueño de 8 horas diarias dependiendo de cada persona y de la calidad de nuestro descanso.

Llevar una dieta equilibrada y saludable, es decir, con buenos nutrientes y sin excesos es también de mucha ayuda para que nuestro reloj interno no se vea alterado por un excesivo consumo de azúcares o hidratos de fácil absorción por ejemplo.

Por último, debemos saber que aunque nuestros relojes internos van de la mano de los ciclos ambientales, siempre es posible ajustar los mismos acorde a nuevas rutinas, hábitos o actividades diarias, sólo tenemos que ser consciente de esos cambios y controlar al máximo hábitos para que nuestra salud no sea la principal perjudicada.

Bibliografía consultada | J Pharmacol Sci, 124, 320 – 335 (2014); Current Nutrition Reports, September 2014, Volume 3, Issue 3, pp 204–212; Adv Nutr March 2016 Adv Nutr vol. 7: 399-406, 2016.
En Vitónica | Levantarse antes de que amanezca tiene su ventajas pero, ¿qué pasa con nuestros ritmos circadianos?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos