Esta es la "receta fácil" de Karlos Arguiñano para perder peso, y las razones por las que no es eficaz
Dietas

Esta es la "receta fácil" de Karlos Arguiñano para perder peso, y las razones por las que no es eficaz

Karlos Arguiñano, el televisivo cocinero vasco, expuso hace un tiempo una receta fácil para todas aquellas personas que quieran perder peso. Una nueva publicación recoge esta recomendación de Arguiñano, llevando a confusión a la mayor parte de la población que no entiende qué es lo mejor a la hora de bajar de peso. ¿Cuál es la receta de Karlos Arguiñano para eliminar los kilos de más? ¿Por qué confunde más que ayuda?

Un vistazo a…
23 EJERCICIOS con nuestro propio PESO CORPORAL para ponerte en forma EN CASA SIN MATERIAL Vitónica

Contexto: cada cual a sus fogones

 

A finales del 2021 el chef vasco expuso en una entrevista para la cadena ser que la mejor receta para adelgazar es CLM. Hace unos días Vanitatis volvió a sacar a la luz esta "receta" en otro artículo en el que habla de Karlos y de este método fácil para perder peso.

No es la primera ni la última vez que un chef, o cualquier persona con cierta influencia en la población, habla abiertamente sobre aspectos que se escapan a su círculo de conocimiento. Estas personas no lo hacen con ánimo de confundir, pero esas afirmaciones trascienden en la sociedad.

La opinión personal es libre, el problema llega cuando la gente cada día se confunde más cuando un nutricionista-dietista le comenta todo lo contrario a lo que una persona referente en su ámbito ha dicho. Ese es el sesgo de autoridad por el que nos creemos que porque un profesional sea de los mejores en los suyo, lo será también en otros aspectos.

Lo que está bien

Karlos Arguiñano comentaba para Play Gastro de la cadena ser que había eliminado el azúcar de sus cafés, que suponen 700 sobres de azúcar al año (dos sobres por día). Lo hacía en la presentación de uno de sus libros gastronómicos.

También se muestra crítico con los ultraprocesados y es fiel defensor de cocinar en casa, especialmente con verduras y hortalizas frescas, que en muchos casos recoge él mismo de su huerta.

Lo que está mal

 

Tengo la receta del régimen para que no vayáis a un consulta pagando: CLM, comer la mitad. Un médico hace 45 años le dio este consejo al cocinero, que en su día tuvo gran parte de razón, pero hoy en día ha perdido bastante certeza. A su vez reconocía no practicar deporte, pero sí actividad física mediante una caminata de dos horas cada día.

El sobrepeso y la obesidad es tremendamente compleja y suele decirse por muchos que para solucionarla habría que comer la mitad y moverse el doble. Ese dogma ayudaría en parte, pero no es la solución a medio o largo plazo, ni para el peso ni para la salud.

El objetivo debe ser aumentar el flujo energético, es decir, comer más y mejor y moverse de forma inteligente. Si desayunamos cacao azucarado con galletas no debemos comer la mitad, debemos modificar ese desayuno hacia otro más saludable con avena, huevos y alguna fruta, por ejemplo. Comeremos más cantidad que luego utilizaremos en nuestra actividad física. A eso nos referimos con el aumento del flujo energético.

Al ingerir comida más densa (menos calorías y más vitaminas y minerales) ayudamos a nuestro cuerpo a funcionar mejor, lo que nos convertirá en máquinas más eficientes a la hora de eliminar la grasa que nos sobra. Por tanto, no es Comer La Mitad, es comer mejor, y eso en muchos casos desemboca en comer más.

La actividad física será la base de la pirámide para perder grasa, pero en lugar de invertir dos horas caminando cada día, será más interesante utilizar 45 minutos o una hora en entrenamiento de fuerza para mantener la masa muscular, y en entrenamientos más vigorosos.

Aplicación práctica: come mejor, muévete y entrena

Ehimetalor Akhere Unuabona 9lstxziaxia Unsplash

Comer una bola de helado en lugar de dos está bien, pero comer algún postre casero saludable será mejor. Así que no comas la mitad, come mejor. Caminar está bien, pero entrenar fuerza e introducir sesiones más vigorosas será mejor. Tener una vida activa en general gastará energía a lo largo del día, que serán calorías por las que luego podremos ingerir más comida.

Esta recomendación sigue siendo tremendamente simplista. Karlos recomendaba CLM para evitar pagar a un profesional. Acude a un dietista que se ocupe de reducir tu porcentaje graso y tendrás mejores resultados a corto y largo plazo. Si perder grasa fuese tan fácil no habría sobrepeso y menos aún obesidad.

Si comemos la mitad no llegamos a los requerimientos mínimos de micronutrientes y macronutrientes

En muchas ocasiones me llegan personas que quieren perder peso con una cantidad de calorías demasiado bajas que pondrán en riesgo su composición corporal, y a largo plazo su salud. La cantidad de comida debe cubrir al menos los requerimientos mínimos de proteínas, vitaminas y minerales.

Proteína: el macronutriente protector de músculo

Sam Moghadam Khamseh Vpopy6qrdrs Unsplash

Necesitamos cada día al menos 1,4g de proteína por kilo de peso (siempre que no tengamos exceso de peso) para que exista un balance positivo de nitrógeno, reduciendo así el riesgo de pérdida de masa muscular con el déficit energético.

Cuando comemos menos calorías de las que gastamos a lo largo del día es obligatorio que aumentemos la cantidad de proteínas para perder grasa sin llevarnos masa muscular por el camino. Si comemos la mitad y necesitamos más proteínas puede haber un desajuste en las calorías.

Aumentar la cantidad de calorías gastadas a lo largo del día nos permitirá comer más, y podremos comer más alimentos ricos en proteína y otros macronutrientes como los hidratos de carbono que nos darán energía para los entrenamientos más intensos.

Vitaminas y minerales

Dan Gold 4 Jhdo54byg Unsplash

Al igual que nuestro coche necesita una cantidad de gasolina, aceite y otros compuestos para funcionar correctamente, nuestro cuerpo necesita superar un umbral de vitaminas y minerales para que el metabolismo funcione a la perfección.

Cuando comemos poco, y si además nos movemos más, nuestro cuerpo entra en un estado de mal funcionamiento que ralentizará la pérdida de grasa y acelerará otros procesos que desembocarán en un "coche gripado".

Para llegar a esos umbrales necesitamos comer más cantidad de alimentos densos, especialmente vegetales. Aquí está la diferencia entre comer la mitad o comer más. Escoge el bol más grande de casa y hazte una ensalada variada de verduras. Seguramente no vas a ser capaz de terminar ese bol.

Abre ahora un paquete de un donut o dos (no lo hagas, solo es ejemplo). En apenas un par de minutos lo habrás terminado. ¿En cuál de las dos situaciones has comido más? ¿Cuál de las dos tenía más calorías? ¿En cuál había más vitaminas y minerales? Por eso no es comer la mitad, es comer el doble, dejando de lado los alimentos incorrectos.

En Vitónica | Come grasa para perder peso: de dónde obtener grasas saludables si lo que buscas es adelgazar

Imágenes | Unsplash

Temas
Inicio