Compartir
Publicidad
Por qué nos cuesta aceptar consejos nutricionales de personas con sobrepeso: la ciencia nos explica cómo funcionan los prejuicios
Dietas

Por qué nos cuesta aceptar consejos nutricionales de personas con sobrepeso: la ciencia nos explica cómo funcionan los prejuicios

Publicidad
Publicidad

Alberto Chicote volvía a la televisión con el programa "Comer bien por menos" cuyos aciertos y errores ya tratamos anteriormente. Con su vuelta a la televisión dando consejos nutricionales, surgieron los comentarios sobre si podemos tomar consejos sobre nutrición y dieta de una persona con sobrepeso - a pesar de la formación que ese profesional pueda tener -.

Esto no es la primera vez que ocurre. Ya sucedió anteriormente con Mercedes Milá diciéndole a José Miguel Mulet, un conocido bioquímico, que adelgazara porque estaba gordo, como si esto lo desacreditara para hablar de alimentación.

Mercedes Milá, Mullet, discusión, gordo

Por qué nos surgen dudas al acatar consejos: el problema de los prejuicios

Este tipo de pensamientos proviene de los estereotipos y prejuicios. Los estereotipos son creencias que pueden ser ciertas, equivocadas o exageradas, que tenemos sobre otros grupos. Básicamente, son generalizaciones. Una forma de categorizar. Los prejuicios,por su parte, provienen de los estereotipos: son las actitudes que tenemos en base a nuestros estereotipos y, generalmente, son negativos. Los prejuicios nos sesgan en contra o a favor (normalmente en contra) de las personas, en base al grupo con en el que las identificamos y habitualmente se mantienen incluso aunque tengamos información que los contradiga.

En el caso de la obesidad, Jauregui y su equipo, encontraron que las palabras que mas utilizaban un grupo control de estudiantes y otro de personas con trastornos de la conducta alimentaria, para referirse a las personas obesas eran, entre otras: ansioso, inseguro, solitario, vago, excluído, desinteresado, etc.

Efectivamente, no solo en base a la obesidad, sino en base a otros rasgos físicos, adjudicamos inmediatamente otras características a las personas que tengamos delante, de manera automática. Por ejemplo, a la gente físicamente atractiva, se les tiende a asumir otro tipo de atributos positivos como ser extrovertida, inteligente y existosa.

Basándonos en los estereotipos que tenemos, y los prejuicios que ponemos en funcionamiento, preferimos aceptar consejos de salud, o de belleza, de unas personas antes que de otras.

La realidad es que el peso de una persona, su belleza, o cualquier otro aspecto físico, no tiene por qué ir relacionada con su formación, conocimientos o inteligencia, a pesar de lo estereotipos que los demás podamos tener.

¿Por qué alguien bien formado y profesional no cumple lo que predica?

Entonces, si un nutricionista obeso - o algún otro profesional de la salud - tiene los conocimientos necesarios para ayudarnos a nosotros a comer más sano y adelgazar, ¿por qué no los utiliza consigo mismo?

Médico

Este fenómeno no solo se da en nutricionistas o personas expertas en alimentación. ¿Cuántos médicos que fuman conocemos? Yo misma, que soy psicóloga, sufro de ansiedad. ¿Por qué ocurre esto?

La respuesta sencilla sería que estos profesionales son tan humanos como cualquiera de nosotros y, como nosotros, sufren lo que se conoce como "ilusión de invulnerabilidad" lo que nos hace, entre otras cosas, sentirnos menos vulnerables a sufrir desgracias o enfermedades, y por tanto tomar menos medidas para evitarlas. Es más, parece que en los profesionales de la salud y el cuidado personal, este sesgo puede ser incluso necesario, para que mantengan una sensación de seguridad, incluso cuando tienen que trabajar en ambientes poco seguros.

Por otro lado, uno de los motivos por los que los profesionales de la salud no pueden tratarse a sí mismos - y en ocasiones tampoco a sus familiares - es porque se pierde la objetividad. Están emocionalmente involucrados, lo que puede afectar a su juicio. Al fin y al cabo, los profesionales de salud como médicos, nutricionistas o psicólogos, todavía no son robots.

¿Quiere todo esto decir que no debamos confiar en los conocimientos de un nutricionista con obesidad, o de un médico que fuma? No, únicamente quiere decir que, como nosotros, necesitan a otro buen profesional, que les guíe y aconseje con objetividad.Y esto es siempre independiente de su peso.

Imágenes | Cuatro, La Sexta, @hush52

En Vitónica | Los nueve nutricionistas que deberías seguir en Instagram y Twitter para llevar una dieta saludable.

En Vitónica | Chicote y Estrella Damm: el sinsentido de anunciar cerveza tirando de quimiofobia y miedo a los transgénicos.

En Vitónica | Profesionales de la salud, ¿de quién te puedes fiar y quién te está intentando timar?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio