Compartir
Publicidad
Publicidad

La obesidad es un inconveniente para la detección del cáncer de próstata

La obesidad es un inconveniente para la detección del cáncer de próstata
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La obesidad es un inconveniente para poder diagnosticar el cáncer de próstata, este es otro problema más que deberemos añadir a todo el conjunto que esta enfermedad considerada epidemia del siglo XXI nos ofrece. Al parecer la obesidad puede distorsionar los resultados de los análisis que determinan la posibilidad de padecer un cáncer de próstata. Según sugieren los expertos, la mayor cantidad de sangre presente en el organismo de los obesos reduce la concentración del antígeno PSA (Antígeno Prostático Específico) que revela la presencia de esta enfermedad.

El Antígeno Prostático Específico es una sustancia sintetizada por las células de la próstata exclusivamente, una parte minúscula de estas proteínas sintetizadas pasan a la circulación sanguínea, esa cantidad es la que los expertos miden para conocer el buen funcionamiento de la próstata. Las consecuencias son bastante evidentes, los especialistas no podrían detectar los tumores de las personas obesas hasta que éstos no estuvieran bien desarrollados, de ahí que cuando se detecta la enfermedad resulta ser mucho más agresiva. Si es que es evidente, la obesidad sólo trae problemas en todos los aspectos, nosotros debemos ser conscientes de ello y adoptar los hábitos y estilos de vida aconsejados, ejercicio físico regular y una dieta mediterránea formarían una buena alternativa.

Para llegar a esta determinación los expertos analizaron las muestras correspondientes a 14.000 pacientes, la conclusión muestra que el nivel de PSA en un obeso es diluido en la sangre. En un diagnóstico de cáncer de próstata los niveles de PSA aumentan por encima de lo normal, es decir, un nivel superior a 4 nanogramos por mililitro de sangre. A mayor cantidad, mayores son los riesgos de que realmente se padezca un cáncer de próstata.

Las muestras de los pacientes sujetos al estudio reflejaban una concentración de PSA de hasta un 21% menos que las que se obtenían de los hombres que presentaban un peso normal, estas conclusiones muestran la importancia de tener en cuenta el peso y la cantidad de sangre a la hora de determinar los niveles de PSA en una persona obesa. Los expertos trabajan ahora en un nuevo sistema que permita calcular en los obesos estos niveles.

Los datos del estudio han sido publicados en la revista científica Journal of the American Medical Association.

Vía | BBC Más información | Wikipedia Más información | Journal of the American Medical Association

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos