Publicidad

Los nueve mitos más escuchados sobre la depresión, desmontados uno por uno
Enfermedades

Los nueve mitos más escuchados sobre la depresión, desmontados uno por uno

HOY SE HABLA DE

Los trastornos de la salud mental han supuesto un tabú durante muchos años. No solo no disponíamos de mucha información al respecto, sino que era un tema sobre el que prácticamente no se hablaba. Esto ha conllevado que trastornos como la depresión o la ansiedad hayan estado, tradicionalmente, rodeados de mitos y prejuicios.

Afortunadamente, durante los últimos años se ha empezado a dar visibilidad a los problemas de salud mental, buscando normalizarlos y ofreciendo más información sobre ellos. Sin embargo, hay algunos mitos que todavía parecen resistirse y seguir teniendo cierto peso. Esto es algo que ocurre con la depresión, sobre la que podemos encontrar numerosas creencias erróneas. Entre ellas están estos nueve mitos que podemos refutar.

Es cuestión de fuerza de voluntad

Anthony Tran Vxymirxr5ac Unsplash 2

Una de las cosas más habituales que pueden escuchar las personas que tienen depresión es que se trata de fuerza de voluntad. Es decir, que para dejar de tener depresión bastaría con esforzarse para estar bien y que es cuestión de que no quieren, en vez de que no pueden.

La realidad es que la depresión es un trastorno en el que intervienen diferentes factores entre los que se encuentran tanto los biológicos y los psicológicos, como los ambientales. De hecho, existe relación entre algunas enfermedades de salud física y el riesgo de sufrir depresión. Unido a esto, sabemos que la depresión está relacionada con alteraciones químicas en nuestro cerebro. Por ello, ni la fuerza de voluntad ni el querer curarnos nos va a ayudar sin un tratamiento adecuado.

Es habitual que las personas que presentan depresión tengan dificultades para realizar actividades de la vida cotidiana. No es que no quieran, sino que esta dificultad es síntoma de la depresión. Es decir, no es el no hacer estas tareas lo que provoca depresión, sino que tener depresión dificulta el poder hacer estas tareas.

Estar deprimido es, básicamente, estar triste

Pexels Andrew Neel 3132388

Uno de los síntomas de la depresión es la sensación de tristeza intensa y es con este síntoma con el que más solemos identificar este trastorno. Sin embargo, hay muchos más síntomas que acompañan a la depresión. De hecho, no todas las personas que tienen depresión presentan la tristeza como uno de sus síntomas.

Entre otros, algunos de los síntomas y emociones relacionadas con la depresión encontramos la apatía, la dificultad para realizar tareas cotidianas, cansancio, anhedonia (incapacidad para disfrutar o sentir placer, incluso con cosas que antes disfrutaban), vacío interior, rabia, problemas para dormir o sueño constante, etc.

Si estás deprimido no puedes sentirte feliz

Unido con lo anterior, existe el mito de que las personas que tienen depresión están tristes constantemente. Si tienes momentos buenos o de felicidad, casi parece que no estás realmente deprimido y esta percepción genera mucho malestar y culpa en algunas personas con depresión.

Igual que las personas que no padecemos depresión, las que sí lo hacen, pueden sentir muy diversas emociones e, incluso, todas a la vez. Es decir, pueden sentir apatía, desgana, sentimiento de no valer para nada, etc., y reírse con un chiste o alegrarse de estar con sus seres queridos. ¿Quiere esto decir que ya no tienen depresión? No, lo único que quiere decir es que también pueden tener momentos buenos, aunque sean breves.

"Madruga, haz ejercicio y come bien y te encontrarás bien"

Pexels Quintin Gellar 636164

Existe cierta tendencia, normalmente bienintencionada, entre aquellas personas que no padecen ni han padecido un trastornos de la salud mental, de ofrecer consejos para superar la situación. Animar a hacer ejercicio, levantarse a una hora adecuada, llevar una rutina y alimentarse bien, es uno de ellos. Y hay algo de verdad, pero no toda.

Efectivamente, tanto tener una rutina estable, como realizar ejercicio o llevar una buena alimentación puede ayudar a aliviar los síntomas de la depresión. Sin embargo, no es una cura y, por sí solo, no va a poder curar este trastorno. De hecho, en los momentos de mayor gravedad de los síntomas, puede ser impensable para la persona intentar hacer deporte o mantener rutinas estables y este tipo de mensajes puede resultar culpabilizador.

Antes la gente no se deprimía

Es habitual escuchar que tanto la depresión como la ansiedad son trastornos modernos, fruto de la sociedad y que antes no existían y nadie se deprimía. Es verdad que durante los últimos años se ha aumentado de manera importante el diagnóstico de depresión. ¿Es esto indicativo de que es un trastorno nuevo que antes no existía? La realidad es que lo que señala es que cada vez hay una mayor sensibilidad, conocimiento y visibilidad de este tipo de problemas de la salud mental.

Esto no solo ayuda a que se diagnostique más, sino también a que cada vez más personas se atrevan a ir al médico, a expresarlo y pedir ayuda. Antes de conocerse como depresión, se le llamaba "melancolía" y ya aparecía descrita en los siglos V y VI a.C. y ha seguido estando descrito a lo largo de los siglos, con variaciones en su definición. Aunque no hay tanta información como en la actualidad, sabemos que en el siglo XIX ya se daban numerosos ingresos en diferentes instituciones por causa de "melancolía".

Si tu vida está bien no puedes estar deprimido

Ben Blennerhassett L7jgc Bgwyu Unsplash

Efectivamente, hay causas ambientales y vitales que pueden ser una de las variables que influyan en el desarrollo de la depresión. Sin embargo, no son las únicas. Existen factores hormonales, biológicos u otros como el consumo de algunos medicamentos, de alcohol o de drogas, etc., que pueden influir en que que aparezca este trastorno. En numerosas ocasiones, no ha pasado nada vitalmente significativo que pueda explicar o sea la causa de la depresión.

"Eso se te acaba pasando solo"

Aunque la situación ha mejorado, acudir al médico o buscar ayuda psicológica por causas de trastornos de la salud mental sigue suponiendo una dificultad, o un estigma, para algunas personas. Esto, unido a los prejuicios y mitos que existen con respecto a la medicación para la depresión, puede influir en que se desanime el uso de tratamiento o se considere que al final se acabará pasando solo.

Además, se puede considerar que solo es necesario buscar ayuda si estás "muy mal". La realidad es que este tipo de trastornos tienen mucho mejor pronóstico cuanto antes empiezan a tratarse médicamente y con terapia. De esta manera se reduce el riesgo de que los síntomas se hayan agudizado.

La depresión es señal de debilidad

Angel Lopez Ywnf1sfsagw Unsplash

La depresión es una enfermedad multifactorial, que no tiene que ver con nuestro carácter, sino con genética, factores ambientales, estresores externos, el consumo de algunos medicamentos, toma de alcohol o drogas, etc. Si la padeces, no es tu culpa, ni culpa de tu carácter y no quiere decir tampoco que estés condenado a sufrirlo para siempre por causa de tu personalidad.

Los niños no tienen depresión

En ocasiones puede ser difícil detectar la depresión en niños. En parte porque podemos caer en el mito de creer que no es algo que les afecte a ellos y, por otro lado, porque no siempre saben expresar sus emociones. Sin embargo, las evidencias encuentran que los niños también presentan riesgo de desarrollar depresión y puede ser importante que estemos alerta ante posibles síntomas y señales.

En Vitónica | Un  alto consumo de fibra en la dieta podría estar relacionado con un menor  riesgo de sufrir depresión, según una nueva investigación 

En Vitónica |Durante  las crisis de la COVID-19, mejor alejarnos de las redes sociales: su  uso estaría relacionado con mayores índices de depresión y estrés 

Imágenes  |Unsplash, Pexels

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio