Compartir
Publicidad
El camino de Santiago caminando: así tienes que prepararte físicamente
Entrenamiento

El camino de Santiago caminando: así tienes que prepararte físicamente

Publicidad
Publicidad

Muchas son las personas que cada año deciden hacer el camino de Santiago en alguna de sus diversas rutas e itinerarios. Bien por razones de fe, por encontrar un momento de introspección o simplemente como una forma de hacer ejercicio o de disfrutar del tiempo de ocio de una manera diferente, lo cierto es que prácticamente cada año crece el número de peregrinos (en 2017 se registraron 301.036 peregrinos).

La abrumadora mayoría de ellos (más del 90%) realiza el camino a pie, siendo este el tipo de peregrinaje más típico. La ruta preferida es la que parte de Sarria, cubriendo los últimos 100 kilómetros del tradicional camino francés, generalmente en siete etapas.

Cubrir 100 kilómetros o más en siete días, sobre todo si no estamos acostumbrados a hacer deporte, puede ser un esfuerzo considerable. Por eso os contamos cómo podemos prepararnos físicamente los meses anteriores a comenzar el camino de Santiago para llegar en perfectas condiciones a la catedral de Santiago de Compostela.

Caminar durante muchas horas y con peso añadido: así tienes que prepararte

camino-de-santiago

"Bueno, pero yo camino mucho todos los días, que voy al trabajo andando". Ya, pero no es lo mismo y es necesario que, de cara a una experiencia como el camino de Santiago nos preparemos correctamente para evitar así posibles lesiones que pueden aparecer con el paso de los kilómetros.

Caminar en la ciudad no es lo mismo que hacerlo por caminos, sendas, pistas o por montaña, que es lo que nos encontraremos en nuestro camino hacia la ciudad del apóstol. Debemos tener en cuenta que a la irregularidad del terreno se le suman también los desniveles y las muchas horas de caminata continuadas a las que tendremos que hacer frente.

Trabajo de piernas, glúteos y core

Es por eso que llegar bien preparados muscularmente, sobre todo en lo que concierne a las piernas y a la zona central del cuerpo, es muy importante si vamos a convertirnos en peregrinos: trabajar nuestras piernas en el gimnasio con ejercicios sencillos pero efectivos como las sentadillas, las zancadas o el peso muerto puede sernos de mucha utilidad tanto para preparar nuestras piernas y glúteos como para proteger las articulaciones que se encuentran más expuestas en estas actividades (rodillas y tobillos).

Tampoco podemos olvidar que durante todos los kilómetros que recorramos cada día (las etapas pueden variar, pero suelen ser alrededor de 20 kilómetros diarios) vamos a llevar una mochila con nuestras pertenencias a la espalda. Esto, evidentemente, aumentará nuestro peso y desplazará nuestro centro de gravedad: trabajar la musculatura de toda la zona media nos ayudará a poder cargar con la mochila (en próximos artículos hablaremos de lo que tenemos que llevar dentro de ella) de una forma más segura.

Los ejercicios para el core que podemos realizar van desde los planks en todas sus variedades hasta el press pallof o el dead bug de Pilates. Variar nuestro trabajo de la zona central, por ejemplo con este circuito que os proponíamos hace unas semanas y que podéis ver aquí arriba, puede ser una buena idea.

Sal a caminar unas tres o cuatro veces por semana

Obviamente, también necesitarás entrenar el propio movimiento que vas a realizar durante el camino, es decir, caminar. Durante los meses anteriores a la fecha de salida puedes salir unas tres o cuatro veces a la semana a caminar, a poder ser por una superficie que no sea asfalto, para que tu cuerpo se vaya habituando al esfuerzo.

Puedes comenzar con salidas más espaciadas y con distancias más cortas e ir aumentando poco a poco frecuencia y kilómetros para terminar haciendo descender el kilometraje las semanas previas a la salida hacia Santiago para que no llegues muy cansado. Básicamente la misma estructura de entrenamiento que utilizaríamos para entrenar una carrera de media o larga distancia.

Imágenes | Subherwal en Flickr
Vídeos | Vitónica en Youtube
En Vitónica | Un reto para este verano, ¿hacemos el Camino de Santiago? (II) El Camino corriendo o caminando

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos