No mejoro mis tiempos cuando salgo a correr, ¿qué estoy haciendo mal en mis entrenamientos?
Entrenamiento

No mejoro mis tiempos cuando salgo a correr, ¿qué estoy haciendo mal en mis entrenamientos?

Correr es una de las actividades favoritas de todas aquellas personas que busquen mejorar su salud, su físico o, directamente, les gusta emplear su tiempo para cuidarse y desprenderse durante unos minutos de sus problemas.

A pesar de eso, a todos nos gusta mejorar, ya sean los kilos que movemos cuando hacemos algún ejercicio de fuerza o, en este caso, mejorar los tiempos de nuestra carrera.

Hay ocasiones que cuando salimos a correr y pasan las semanas y los meses, nuestras marcas no mejoran por mucho que lo intentemos. Y es que cuando a veces nos ponemos ciertos objetivos, tenemos que cuantificar varias variables que nos pueden hacer mejorar o incluso empeorar.

Cuando hablamos de cuantificar variables puede sonar muy complicado, pero es más sencillo de lo que la gente se piensa. Únicamente tenemos que ser conscientes de las cosas que estamos haciendo en nuestro día a día para cambiarlas a mejor y, con eso, progresar.

Por ello, a continuación os dejamos cinco trucos que puedes cambiar con la finalidad de mejorar las marcas.

Un vistazo a…
Nike Proyecto Reducir Lesiones en Runners

No estás comiendo lo suficiente

Esto puede sonar una contradicción. Normalmente se suele relacionar el comer mucho con subir mucho de peso y ganar bastante grasa, pero cuando hablamos de rendimiento deportivo, es todo lo contrario. Incluso podría ayudarte a perder grasa a la vez que mejoras tu rendimiento.

Muchas personas tienen miedo a ganar grasa si aumentan un poco la comida, y hemos de entender que correr es una actividad muy sacrificada energéticamente. Es decir, se gastan muchas calorías cuando se está realizando esta actividad.

Por ello, si queremos ser eficientes corriendo, hemos de comer más. Pero no nos vale cualquier tipo de comida. Hemos de alimentarnos, sobre todo, de hidratos de carbono.

Esta ingesta de hidratos de carbono es la fuente de energía más eficiente que tenemos. Es decir, que nos va a proporcionar energía más rápidamente que las grasas y, por supuesto, la proteína.

Con respecto a perder peso, hemos de entender que si ingerimos 300 kcal más de energía, pero eso nos hace quemar 400 kcal más, estaremos en un déficit de 100 kcal. Por ello, alimentos como el arroz, patata, pasta, fruta, etc. son fuentes muy ricas para ayudarnos a progresar en nuestra carrera.

fs

Estás saliendo a correr demasiado

Esto también puede llegar a sonar contradictorio, pues lo normal es que si estamos realizando una actividad física y la practicamos, cuánto más lo hagamos, mucho mejor en cuanto a la técnica de carrera, respiración, etc.

Y hasta ese punto estamos de acuerdo. Lo que ocurre es que nuestro cuerpo tiene un techo adaptativo. Es decir, que a partir de cierto punto no podremos tolerar el volumen de entrenamiento y más que beneficiarnos, nos estará perjudicando.

Si nos obsesionamos con la idea de que a más ejercicio hagamos, mejor, nos hará empeorar. Por ello, revisa todo el tiempo que estás empleando en salir a correr. Si ves que estás realizando un volumen alto de carrera, redúcelo un 15-20% y, a partir de ahí, distribuye ese volumen de carrera en tres o cuatro días para darle tiempo al cuerpo a recuperarse. Recuerda que más no es mejor. Mejor es mejor.

No estás descansando lo suficientemente

Este es uno de los fallos más graves que cometemos y/o hemos cometido alguna vez, que es el de no darle la importancia suficiente al descanso. Hemos de entender que el cuerpo se recupera, sobre todo, cuando estamos durmiendo.

Lo normal es dormir alrededor de siete u ocho horas al día, y no vale con irnos a dormir a las tres de la mañana para despertarnos a las diez, ya que nuestro cuerpo también tiene un ritmo circadiano que hay que respetar.

Para ello, ir a dormir antes de las 12 sería lo correcto. Además, emplear ciertas estrategias que mejoren la higiene del sueño como la de evitar pantallas antes de dormir, mantener el cuarto a una temperatura óptima, no comer en abundancia antes de dormir o usar estimulantes como el café después de las 18 sería lo correcto.

fs

No estás atendiendo tu técnica de carrera

Correr no es solo ponerse ropa y zapatillas cómodas y salir a correr. La técnica de carrera es súper importante para mantener un buen ritmo. Si no sabemos realizar correctamente esta técnica, estaremos perdiendo energía para nada.

La técnica no solo sirve para que no nos lesionemos, sino también para saber utilizar la energía que tenemos en nuestro cuerpo de forma inteligente. Si es necesario, contrata a un profesional del ejercicio físico para que te ayude durante unas semanas a mejorar tu técnica y poder sacarle todo el provecho.

d

No controlas tu respiración

Cuando una persona no controla la respiración es normal que acabe ahogándose. Por ello, a la hora de correr, céntrate también en coger todo el aire que puedas por la nariz y expúlsalo por la boca.

Al principio puede costar ya que tenemos que estar centrados en muchas cosas: la técnica, la respiración, etc. Aun así, llegará un momento en el que nos adaptemos a respirar de esa forma y no tendremos que estar pendientes de ello.

En Vitónica | Cinco ejercicios de Pilates para trabajar tu abdomen

En Vitónica | Tu dieta semanal con Vitónica: menú saludable a base de ensaladas frescas y completas

Imágenes | iStock

Temas
Inicio