Rotura muscular abdominal, la lesión que ha apartado a Rafa Nadal de Wimbledon: en qué consiste y tiempo de recuperación
Entrenamiento

Rotura muscular abdominal, la lesión que ha apartado a Rafa Nadal de Wimbledon: en qué consiste y tiempo de recuperación

Todo deportista tiene altas probabilidades de, durante su vida, tener alguna lesión. Ya sea articular, muscular, todo el mundo va a sufrir de, por lo menos, algún tipo de dolor.

Y esto es algo normal ya que someter al cuerpo ante determinados estresores genera cierto tipo de dolor que, si se sabe actuar con inteligencia, podemos recuperarnos bien.

Qué le ha pasado a Rafa Nadal

Por desgracia, los deportistas de élite son más propensos a lesiones ya que normalmente, el estímulo y estrés que generan sobre su organismo es mucho mayor que del que se pueden recuperar, generando en algún momento algún tipo de dolor agudo que, si no se trata correctamente, puede llegar a cronificarse.

Rafa Nadal, uno de los mejores, si no el mejor deportista en la historia de España, ha tenido que retirarse del Grand Slam Wimbledon por una nueva lesión.

Según algunas fuentes, la nueva lesión que ha sufrido el tenista durante su estancia en el torneo ha sido una rotura muscular abdominal de 7 milímetros, lo que le estaría privando de jugar correctamente y con el riesgo de que esa rotura se hiciese más grande y tardase más en recuperar.

df

Ya en 2019 tuvo una lesión abdominal (una distensión en el músculo recto abdominal derecho), de la cual se recuperó exitosamente.

Las lesiones pueden producirse por muchas razones y, entre esas razones, la más común es cuando hay un CEAs (ciclo estiramiento-acortamiento) muy rápido y explosivo.

Los músculos del abdomen se dividen en el transverso abdominal, los oblicuos, el recto abdominal, el suelo pélvico, el diafragma, y el multifidus.

Las lesiones del recto abdominal son comunes en los tenistas a nivel competitivo. La mayoría de las lesiones afectan al músculo no dominante, y el movimiento del tenis implicado principalmente en el mecanismo de la lesión suele ser el servicio o saque.

Por el contrario, los músculos abdominales laterales rara vez se lesionan y, además, hay poca información sobre esta lesión en la literatura deportiva.

fsd

Cómo tratar estas lesiones

Normalmente, el principio del tratamiento suele ser el siguiente: reposo, compresión de fajas, crioterapia, fármacos antiinflamatorios no esteroideos orales y fisioterapia.

Más adelante, tras unos días, se pueden iniciar ejercicios de fortalecimiento concéntrico, estiramientos ligeros y acondicionamiento aeróbico. Finalmente, la última etapa de la rehabilitación enfatiza en los ejercicios excéntricos, el fortalecimiento del core y la pliometría.

En los últimos años, muchos programas de entrenamiento se han dado cuenta de la importancia de fortalecer los músculos del tronco y la pelvis ("estabilidad central"), que ayudan a transferir energía desde las piernas a través del núcleo hasta la parte superior del cuerpo y los brazos.

Dentro de los distintos tipos de roturas musculares, nos encontramos con los siguientes grados de lesión.

  1. Desgarro miofascial. Comprende dos elementos anatómicos, la fascia y las fibras musculares periféricas. Es una lesión de muy buen pronóstico y suele curar sin secuelas en un tiempo relativamente corto que va entre los 15-25 días.
  2. Desgarro fibrilar. Generalmente es una lesión de tipo lineal muy fina, de ahí su nombre, con una longitud variable, pero con un grosor que no debería exceder los 2 mm.
  3. Desgarro multifibrilar. Variante del anterior, de mayor importancia clínica. Consta de varias soluciones de continuidad lineales, generando un foco lesional de mayor tamaño y, asociado a edema de mayor extensión e intensidad.
  4. Desgarro fascicular. Es una lesión de mayor trascendencia, puede ocurrir en el espesor del músculo o en su periferia, donde se acompañan de compromiso fascial, con colección hemática asociada de variable cuantía y, clínicamente aparición de equimosis.
  5. Desgarro total. Obviamente son todas lesiones graves que dejaran algún grado de pérdida de la función, desbalances musculares y grandes cicatrices.

Finalmente, Rafa Nadal tendrá que apoyarse en los tres pilares básicos de la recuperación:

  1. Una correcta alimentación que le permite recuperarse correctamente
  2. Fisioterapia y entrenamiento enfocado a su lesión
  3. Respetar los tiempos biológicos de la recuperación

Desde Vitónica, mandamos todo nuestro apoyo a Rafa Nadal y esperamos que se recupere lo antes posible.

En Vitónica | Estos son los 10 mejores alimentos probióticos que puedes incorporar a tu dieta para hacerla más saludable

En Vitónica | Este es el duro entrenamiento de Chris Hemsworth para tener el pectoral de Thor

Imágenes | iStock, gtresonline

Temas
Inicio