¿Somos más fuertes cuando nos miran?
Entrenamiento

¿Somos más fuertes cuando nos miran?

Estas realizando una serie de fuerza o de resistencia, aparece la fatiga y paras. Vuelves a realizar otra serie después del descanso pertinente, pero ahora sientes que te miran y además haces ese juego mental de "si hago 10 repeticiones apruebo el examen de mañana". Llega la fatiga y en lugar de parar vas un poco más allá. ¿Te ha pasado alguna vez? ¿Por qué ocurre? Los límites de la fatiga existen, pero dependen de nuestra percepción mental.

Continuar cuando aparece la fatiga depende de cuerpo y mente

Algunos días podemos correr un poco más rápido que el día anterior, podemos levantar más peso o hacer más repeticiones. ¿Por qué hay momentos que somos más fuertes que otros, incluso dentro de la misma sesión?

Nuestro cerebro, en conexión con todo el cuerpo, tiene una serie de mecanismos que nos protegen de hacernos daño. El cuerpo puede ir un paso más allá, pero el sistema nervioso envía mensajes para bajar el ritmo o para detenernos.

Cuando comienza a aparecer la fatiga física, ya sea por el entrenamiento o porque tenemos un día de menor motivación, nuestro rendimiento decae. Lo que está claro es que hay algo más allá del límite físico que nos hace mantener un poco más la intensidad o tener que reducirla.

¿Cuánto de importante es la tarea para la supervivencia?

Geran De Klerk Ykilwmwquke Unsplash

Imagina que te apuestas un desayuno con tu compañero de entrenamiento a que eres capaz de hacer cinco repeticiones con 100kg en press de banca, siendo tu récord actual cuatro repeticiones con ese peso. Sacas la barra, comienzas a hacer repeticiones y consigues seis repeticiones, dos más que tu récord anterior.

Aquí han entrado en juego varios factores mentales: ganar una apuesta, demostrar a tu compañero de entrenamiento lo que eres capaz de hacer y romper un récord. ¿Y si realizar siete repeticiones en lugar de seis fuese cosa de vida o muerte? Habrías peleado aún más para lograrlo.

En esos momentos en los que parece que no podemos más, sí que somos capaces de ir un poco más allá si el condicionamiento mental lo requiere. Si nos dan un euro por hacer esa séptima repetición en press de banca con 100kg decidiremos que no merece tanto la pena, pero si es un millón de euros todo cambia.

Báscula de riesgo beneficio para exprimirnos un poco más

Brendan Church Pkef6tt3c08 Unsplash

Cuánto más importante sea el desafío para ti, más llevarás tu rendimiento al límite. En pruebas de mayor duración como una carrera de fondo, el corredor está constantemente cursando una negociación interna. Cuando la fatiga nos invita a aminorar el ritmo, esa negociación se vuelve más latente.

Por lo tanto, los límites de la fatiga pueden extenderse más o menos según nuestra percepción de la realidad. Un efecto que contribuye a ello es el efecto de la audiencia, que es como se denomina a la mejora en la tarea cuando nos miran.

¡Mamá, papá, miradme!

Liz99 Jonaevonktq Unsplash

Desde pequeños queremos que nos vean cuando hacemos alguna tarea, y si no que se lo digan a nuestros padres que lo han sufrido en sus carnes. Cuando realizamos un entrenamiento o una prueba física podemos beneficiarnos del hecho de ser observados.

Varias investigadores muestran como los hombres mejoran sus resultados físicos o de cualquier ámbito si se sienten observados. Si además estamos en el gimnasio y los hombres sienten que las mujeres les miran, mejoran más significativamente.

Las mujeres también puede ver mejorar sus resultados en el número de repeticiones o la velocidad con la que realizan un ejercicio si se sienten observadas, ya sea por hombres o por mujeres. Esa observación puede venir de forma indirecta, o de forma directa cuando nos ayudan en algún ejercicio por si fallamos, es decir, son nuestros spotters.

También puede ocurrir lo contrario si la tarea aún no está bien aprendida o es muy compleja, como puede ocurrirle a los novatos en el gimnasio. Asfixia es como se le conoce a la bajada del rendimiento cuando nos sentimos observados y no nos sentimos capaces.

Cuando nos miran nos activamos más

Bastien Plu Uc0k64epyqa Unsplash

¿Entrenas igual de intenso cuando estás en casa que cuando estás en un centro deportivo? Seguramente no, y es lo normal. Cuando sentimos que otras personas nos observan activamos más el estado de alerta y vigilancia, lo que aumenta la activación y con ello el rendimiento.

Se trata de un estado innato que hemos adquirido de forma evolutiva y que hace que pongamos mayor o menor activación en una tarea según el escenario que tengamos alrededor. Este es uno de los beneficios de entrenar en un centro deportivo en el que "no podemos fallar" y "tenemos que enseñar de lo que somos capaces".

También puede darse el caso que una mayor activación juegue en nuestra contra y nos desconcentre en tareas que no tenemos controladas, obteniendo así un peor resultado.

Cuando nos miran aumentamos el foco en hacerlo mejor

Bastien Plu Vptm2sw2gxc Unsplash

Al sentirnos observados podemos distraernos con ello, o focalizar aún más la atención en el levantamiento o en la tarea. Los deportistas profesionales como crossfiteros, halterófilos o powerlifters realizan sus movimientos delante de muchas personas en competición, y es ahí donde sacan los mejores resultados, como norma general.

Alejamos el foco interno en nosotros mismos y lo ponemos de lleno en el ejercicio. Como en los casos anteriores, si la tarea es simple o está controlada nos será de ayuda al poner todo el foco en mover la barra más rápido o levantar más peso, pero si la tarea es compleja o novedosa puede llevarnos a perder rendimiento.

Mensaje para llevar al gimnasio

Bastien Plu Jqfj43bl0dy Unsplash

Cuando nos miran y cuando le damos más importancia a lo que estamos haciendo, llevamos nuestro límite un poco más lejos. Esa última repetición y ese esprín final después de 42 km en maratón dependerá de nuestra balanza de riesgo-beneficio a la hora de hacerlo.

Deportes como CrossFit que llevan el cuerpo al límite son la mejor muestra de que al trabajar con gente observándonos y motivándonos la fatiga puede retrasarse algún burpee más. 

A la hora de entrenar, ten presente que cuanto más foco e importancia le des a ese momento, tu rendimiento puede aumentar. La conexión mente-músculo ya ha demostrado ampliamente su papel a la hora de maximizar el aumento de masa muscular, por lo que la mente es tan importante o más que el cuerpo en el entrenamiento.

En Vitónica | Qué es el estado óptimo de rendimiento y las cinco claves más potentes para conseguirlo y progresar más en el gimnasio

Imágenes | Unsplash

Temas
Inicio