Compartir
Publicidad
Probamos los auriculares deportivos Attitude de Cellularline: comodidad sin cables para que la música te acompañe al gimnasio
Equipamiento

Probamos los auriculares deportivos Attitude de Cellularline: comodidad sin cables para que la música te acompañe al gimnasio

Publicidad
Publicidad

Nota de Vitónica

Los auriculares deportivos bluetooth son uno de los accesorios imprescindibles para la mayoría de los que practicamos deporte: la comodidad de poder entrenar sin cables es básica para todos los que consideramos la música como imprescindibles en nuestras salidas de running o en nuestros entrenamientos en el gimnasio.

La oferta de auriculares es amplia para poder adaptarse a las diferentes necesidades de los deportistas. Hemos probado los nuevos auriculares Attitude de Cellularline mientras entrenamos, y esta es nuestra opinión.

Comodidad y libertad sin cables en el entrenamiento

attitude-cellularline

Desde que probé mis primeros auriculares bluetooth, hace ya años, no concibo entrenar con auriculares que lleven cable: la comodidad y la libertad de movimiento que aportan este tipo de auriculares merece la pena a la hora de entrenar, a pesar de que en ocasiones sacrifiquen un poco la calidad de sonido.

Esta comodidad se acentúa si además de conectarse vía bluetooth a nuestro teléfono, los auriculares, como en el caso de los Attitude de Cellularline, son independientes entre sí, con tecnología True Wireless Stereo.

Los auriculares in-ear Attitude son compatibles con la práctica totalidad de los fabricantes de móviles y cuentan con una conexión Bluetooth 1.1 o superior. Cuentan con certificado IPX5, que los hace resistentes al agua y al sudor (pero no son sumergibles).

El estuche de los auriculares hace las veces de cargador, proporcionándonos unas cinco o seis cargas completas más

Los Attitude cuentan con una pequeña caja que hace las veces de cargador: para conseguir una carga completa solamente necesitaremos conectarlos a la corriente a través de un cable USB durante una hora y media.

En cuanto a la autonomía de los auriculares Attitude, con cada carga solamente podremos obtener aproximadamente dos horas y media de funcionamiento, por lo que descartamos su uso para entrenamientos de larga duración, como por ejemplo las tiradas largas de carrera. Eso sí, el estuche de carga puede multiplicar su carga unas cinco o seis veces: solo tenemos que guardarlos en dicho estuche durante 15 minutos para tenerlos de nuevo cargados totalmente.

Los auriculares Attitude de Cellularline tienen un precio de 79,99 euros en los distintos distribuidores.

Entrenando con los auriculares Attitude

Attitude-cellularline

El emparejamiento de los auriculares con el teléfono es muy sencillo: cada auricular cuenta con un botón de encendido sobre el que deberemos realizar una pulsación larga para que se emparejen por primera vez con nuestro teléfono. Una vez emparejados, estaremos listos para reproducir la música desde nuestro teléfono.

Los Attitude suministran seis juegos de almohadillas de diferentes tamaños para que podamos escoger el que mejor nos funcione a la hora de colocarlos en nuestros oídos. Una vez colocados en la oreja (solo tenemos que introducirlos, sin realizar ningún giro como en otros modelos que hemos analizado con anterioridad) no se mueven en ningún momento: ni corriendo, ni saltando, ni entrenando sobre la bicicleta de spinning, entre otros. Su peso muy ligero, además, es otro punto a favor en cuestión de comodidad. La calidad del sonido es correcta para unos auriculares de este tipo.

La cancelación de ruido es un punto favorable a tener en cuenta en estos auriculares, sobre todo si entrenamos en el gimnasio

Las almohadillas de los Attitude están especialmente diseñadas para aislarnos del ruido ambiente y realmente, mientras estamos utilizando los auriculares, no percibimos el ruido exterior. Este es un buen punto a tener en cuenta si solemos entrenar en el gimnasio, donde suele haber un hilo musical en la sala.

Una cosa que hemos echado mucho en falta y que personalmente me parece básica es la posibilidad de interactuar con nuestra música desde los auriculares: el único control que podemos realizar desde los propios auriculares es el de pausar la canción apretando el botón una vez, pero no podemos pasar canciones hacia adelante ni hacia atrás, y no podemos tampoco interactuar con el volumen desde ellos. Para realizar estas tareas tendremos que hacerlas desde el propio teléfono.

También podemos utilizar los auriculares Attitude para recibir y para hacer llamadas. En este caso funcionará solamente el auricular izquierdo, que es el que contiene el micrófono, y se escucha la conversación con claridad. Si teníamos la música puesta antes de comenzar a hablar, al terminar la llamada vuelve a iniciarse de nuevo.

Auriculares bluetooth Attitude de Cellularline, la opinión de Vitónica

Attitude-cellularline

En cuanto a comodidad, una de las cosas más importantes a mi parecer a la hora de evaluar unos auriculares deportivos, los Attitude consiguen una muy buena nota. El hecho de que sean muy ligeros y que se sujeten perfectamente al oído les hacen ganar puntos en el ránking de los auriculares deportivos.

También la cancelación de ruido exterior es un punto positivo a tener en cuenta en estos auriculares: he probado otros sin cancelación de ruido ambiente con los que escuchaba absolutamente todo lo que pasaba a mi alrededor en el gimnasio y había veces que creía que me iba a volver loca escuchando unas canciones por encima de otras.

A favor: la comodidad y la cancelación de ruido. A mejorar: la duración de la batería y el manejo de la música

Dos puntos importantes a mejorar en futuros modelos True Wireless de la marca: por un lado, la duración de la batería. Están bien si lo que vamos a hacer son entrenamientos en sala, que no suelen durar más de una hora u hora y media, pero si nos dedicamos a otras actividades que nos exigen más tiempo (o si queremos usarlos en otros momentos del día) esas dos horas y media de música se quedan bastante cortas. Cierto es que se puede solventar más o menos con el estuche cargador, pero sí me gustaría que tuvieran más horas de duración.

Por otro lado, el manejo de la música desde los auriculares. Sacar el móvil en medio del entrenamiento para poder pasar de canción o subir el volumen ya es un poco "rollo" si estás en el gimnasio, y simplemente no lo haría si estuviera entrenando al aire libre.

Imágenes | LadyFitnessMad

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio