Compartir
Publicidad

¿Agarre abierto o cerrado para trabajar la espalda?

¿Agarre abierto o cerrado para trabajar la espalda?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una espalda fuerte y bien torneada es algo que muchos de los que asistimos al gimnasio andamos buscando con nuestros entrenamientos, y es que los músculos de la espalda son para muchos una parte nada fácil de entrenar. Es por esto por lo que existen diferentes técnicas y algún que otro mito entono a su trabajo.

Nosotros vamos a detenernos en las diferencias que existen entre entrenar la espalda con un agarre cerrado o con uno abierto, y es que hay quienes creen que hacerlo de una u otra manera establecerá el crecimiento de la espalda. Este punto nos ha traído a muchos de cabeza desde que asistimos al gimnasio, por lo que es importante que tengamos claro las diferencias entre ambas modalidades de entrenamiento.

Trabajar la espalda nunca debe hacerse sin cabeza, y es que esta parte del cuerpo está formada por varios músculos de diferentes tamaños, y por ello la necesidad de utilizar uno u otro agarre. Desde luego que ambos centran su empuje en esta parte del cuerpo, pero el entrenamiento varía mucho e incide en una zona u otra dependiendo de la postura que adoptemos al realizar el ejercicio, y aquí tiene mucho que ver el agarre.

Si utilizamos un agarre abierto entrará en juego la parte del dorsal ancho, un músculo grande que aguantará mejor el empuje. Este tipo de ejercicios mucha gente los asocia a un ensanchamiento de la espalda, y en cierto modo es así, pues este músculo es el que se encuentra en la parte más externa de la espalda, y su entrenamiento incide en su crecimiento que hará que aumentemos el tamaño de la espalda considerablemente.

Si utilizamos el agarre cerrado la incidencia del ejercicio recaerá sobre otra parte de la anatomía de la espalda, concretamente en el músculo iliocostal y el músculo largo de la espalda que se encuentran en la zona media, protegiendo la columna vertebral. Estos ejercicios son los que se conocen como los que aumentan la fuerza de la espalda, y es que en este caso el trabajo muscular recae sobre unos músculos que son los encargados de aguantar el empuje.

Muchos de nosotros elige un tipo de ejercicios u otros en muchos casos sin llegar a alternar ambos, y esto es un error, ya que cada tipo de agarre nos va a ayudar a entrenar una parte concreta de la espalda. Ya sabemos que a la hora de trabajar las diferentes partes del cuerpo debemos mantener un equilibrio, y por esto hay que entrenar todas en su totalidad. Por esto hay que alternar ambos agarres en todas nuestras rutinas de espalda.

Es cierto que en muchos casos el trabajo con agarre abierto nos resulta más fácil de llevar a cabo que con el cerrado. Esto se debe a que el músculo es más grande y tiene más fuerza que los medios que se trabajan con el agarre cerrado. Esto suele ser también uno de los motivos por los que la mayoría de nosotros trabaja con agarre abierto. Para solucionar esto simplemente basta con adaptar el peso a las necesidades del músculo y a las cargas máximas que podemos levantar en cada momento.

Imagen | SXC

En Vitonica | Superman, un buen ejercicio para fortalecer tu espalda En Vitonica | Espalda: el grupo muscular más complejo En Vitonica | Algunos ejercicios para estirar el tren superior

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos