Compartir
Publicidad

Motivos por los que debemos entrenar los trapecios

Motivos por los que debemos entrenar los trapecios
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En infinidad de ocasiones hemos comentado la importancia de entrenar todas las partes del cuerpo de la misma manera para conseguir un equilibrio entre todas, ya que es imprescindible evitar desigualdades que a la larga nos pueden acarrear algún que otro problema. Por ello en esta ocasión queremos detenernos en una parte que muchos pasan por alto, se trata de los trapecios, dos músculos que se encuentran en la parte de los hombros y que tienen una finalidad que muchos desconocen.

En las rutinas de entrenamiento convencionales muchas veces se pasa por alto el trabajo de trapecio, y es que se deja como un músculo que no se sabe bien si englobarlo en la rutina de espalda o en la de hombro, por lo que para muchos es simplemente un músculo comodín que entrenan si tienen tiempo y ganas, mientras debería ser un habitual en la rutina de entrenamiento de los hombros, ya que su finalidad es importante en el organismo, y más cuando estamos desarrollando el resto de músculos.

El trapecio es un aparte del hombro que está implicada en los movimientos que realizamos con éste. Como ya sabemos el hombro está formado por varios músculos, entre ellos el trapecio, que también interviene en los movimientos que vamos a realizar con esta parte del cuerpo. Para entender mejor el funcionamiento de los trapecios debemos tener muy en cuenta a las escápulas, ya que ambas partes están estrechamente relacionadas.

El trapecio y las escápulas

Las escápulas son las encargadas de sujetar el peso sobre la cabeza, éstas a su vez están colgando de la columna vertebral a cada lado, pero unidas por los trapecios, que son el nexo que las mantiene en su lugar y realizando la función que tienen. Por este motivo, a la hora de soportar el peso de la cabeza y el que levantamos por encima del cuerpo los trapecios tienen un papel importante, pues cuanto más fuertes sean mejor protegerán las escápulas y soportarán la carga.

Consecuencias de unos trapecios débiles

Mantener unos trapecios en plena forma es necesario para conseguir unos hombros fuertes y resistentes, ya que si existe una descompensación entre los músculos que conforman el hombro podremos lesionarnos al no responder los músculos de la manera como debieran hacerlo. Conseguir unos trapecios fuerte, al igual que el resto de músculos que conforman el hombro nos ayudará a proteger las articulaciones de esta parte del cuerpo.

Junto a esto no debemos olvidar que un trapecio fuerte nos ayudará a conseguir una buena postura, ya que corregirá posibles desviaciones por falta de fuerza en determinadas partes de la espalda o de la zona de los hombros, además de ayudarnos a equilibrar los hombros y mantener una correcta alineación de los mismos. Por ello es necesario que trabajemos esta parte y no la dejemos en el olvido por considerar los trapecios músculos menores.

Imagen | como_un_pez_en_el_agua

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos