Compartir
Publicidad

Tonificar nuestro cuerpo con la ayuda de una escoba

Tonificar nuestro cuerpo con la ayuda de una escoba
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las escobas sirven para barrer y mantener limpio nuestro entorno, pero no solamente pueden tener esa utilidad, sino que podemos sacarle mucho más partido, y por ello en Vitónica vamos a ver cómo podemos utilizar una escoba para tonificar nuestro cuerpo en casa y así conseguir mantenernos activos y en plena forma.

La escoba va a ser el instrumento por el cual vamos a entrenar nuestro cuerpo. De ella nos vamos a servir para trabajar diferentes partes del cuerpo y es que para muchos va a ser una buena forma de practicar ejercicio. La escoba es un aparato sencillo y económico al que todos tenemos acceso y que nos ayudará a trabajar el cuerpo en casa. Es cierto que los resultados que vamos a obtener no serán espectaculares, pues no utilizaremos cargas para entrenar, pero sí nos ayudará a tonificar las diferentes partes del cuerpo.

La escoba nos servirá de agarre para realizar sentadillas y poder ejercitar las piernas. Simplemente la debemos colocar de forma vertical delante de nosotros y ponernos en posición para realizar las sentadillas, es decir, piernas ligeramente separadas, pies paralelos espalda recta y subir y bajar nuestro cuerpo echando el trasero hacia atrás sin sobrepasar la punta de los pies con las rodillas. La escoba nos servirá de agarre mientras realizamos este movimiento.

Los abdominales es otra parte que podemos trabajar con la ayuda de la escoba, y es que colocados boca arriba de espaldas al suelo, y sujetando la escoba con ambas manos, que colocaremos estiradas por encima de la cabeza. En esta posición intentaremos elevarnos hasta tocar con la escoba las puntas de los pies que mantendremos elevados durante todo el ejercicio. Es necesario que realicemos el intento de tocar con la escoba los pies, no tenemos por qué tocar, ya que la espalda no la debemos despegar del suelo, y tiene que ser el abdomen el que se contraiga y aguante la tensión, no la zona lumbar o cervical.

Los bíceps también los podemos mantener tonificados, pues simplemente la escoba nos servirá de agarre para delimitar el movimiento a seguir. Nos colocaremos de pie, mirando al frente y agarrando la escoba con ambas manos. En esta postura realizaremos elevaciones de bíceps en las que la escoba será la carga a levantar. Con el tríceps podemos hacer algo similar, ya que colocando los brazos por detrás de la cabeza y asiendo la escoba realizaremos elevaciones de tríceps manteniendo los brazos lo más pegados posible a la cabeza para así incidir al máximo en el tríceps.

El pecho lo podemos trabajar mediante la realización de press horizontal colocándonos sobre un banco que nos permita mover los brazos. Lo mismo podemos hacer con el dorsal, y es que la escoba nos servirá a la hora de realizar remo con barra de pie. Simplemente debemos colocarnos de frente, inclinando la espalda hacia delante y atrayendo la escoba hacia nosotros con ayuda de los brazos como si de una carga imaginaria se tratase. Debemos concentrar toda la tensión del ejercicio en la parte dorsal y así incidir sobre ella.

Es cierto que una escoba no nos ayudará a ponernos demasiado fuertes, pero contribuirá a aclimatarnos a una rutina de entrenamiento, siendo la mejor manera de mantenernos activos en nuestra casa y prepararnos por si en un futuro queremos seguir entrenando en un gimnasio con cargas mayores.

Imagen | _lisandra

En Vitonica | Rutina de ejercicios en casa. Un ejemplo práctico En Vitonica | Ejercicios aeróbicos sin salir de casa En Vitonica | Wii Fit para montarte el gimnasio en casa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos