Compartir
Publicidad

El uso de la tabla en natación para mejorar la técnica

El uso de la tabla en natación para mejorar la técnica
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La natación es uno de los deportes estrella del verano, y es que cuando el calor aprieta lo que más nos apetece es disfrutar y refrescarnos en la piscina. A pesar de esto, muchos son los que no controlan demasiado ni tienen una técnica lo suficientemente pulida para que esta actividad sea todo lo grata que andan buscando. Por ello en Vitónica queremos echar una mano y ayudar a todas estas personas. Para conseguirlo vamos a recomendar el uso de una tabla de espuma flotante para ayudarnos.

El uso de esta tabla es algo habitual en las clases de natación, ya que se trata de un cuerpo flotante que nos ayudará a mantener nuestra postura, pero no solo eso, sino que además será una buena manera de mejorar la técnica, y es que nos ayudará a perfeccionar la realización de la brazada y de la patada, optimizando al máximo nuestro esfuerzos y obteniendo los mejores resultados al respecto. En primer lugar se suele utilizar a la hora de aprender a flotar cuando queremos comenzar a nadar. La tabla nos ayudará a mantenernos a flote fácilmente y acostumbrarnos a la postura y la actitud que debemos tener a la hora de conseguir esto.

Para los más expertos, la tabla puede servirles como ayuda a la hora de conseguir una mejor ejecución de brazada. Para lograrlo simplemente debemos asir la tabla con ambas manos, flotar con ella y comenzar a realizar el ejercicio. Nos colocaremos en postura de flote como si nos dispusiésemos a nadar, y de este modo, agarrando con ambas manos la tabla intentaremos desplazarnos sin soltarla. Con este mismo ejercicio trabajaremos dos aspectos de la natación, la brazada y la patada.

Para entrenar la brazada lo que haremos será mantener agarrada la tabla, y evitando en todo momento que se hunda o que se escape de nuestro lado, realizaremos una brazada hacia delante agarrando la tabla con el brazo que hemos movido, y realizar con el otro brazo una brazada para ir con este a agarrar de nuevo la tabla y realizar con el otro brazo el mismo movimiento. Con esto entrenaremos la resistencia a la hora de nadar, ya que aprenderemos a optimizar al máximo nuestra energías y realizar brazadas lentas y eficaces que nos ayuden a trasladarnos sin cansarnos demasiado.

Este mismo ejercicio nos ayudará a mejorar la patada y hacerla mucho más rápida y fuerte. Para ello realizaremos el mismo procedimiento de agarrarnos con ambas manos a la tabla y sin moverlas, simplemente vamos a desplazarnos con los pies. Al no tener que preocuparnos por el movimiento de brazos nos centraremos más en la patada y lograremos hacerlas más profundas y fuertes, consiguiendo que no nos cansemos tanto con movimientos ineficaces que no nos dejan avanzar y nos restan energía.

Imagen | carreta

En Vitonica | Consejos para adquirir más fuerza a la hora de practicar natación
En Vitonica | Natación: primero técnica después volumen
En Vitonica | La natación es una buena alternativa para los corredores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio