Compartir
Publicidad

Antimosquitos naturales: citronela, ajo, apio... ¿cómo de efectivos son?

Antimosquitos naturales: citronela, ajo, apio... ¿cómo de efectivos son?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con el verano llegan para hacernos la puñeta el calor y los mosquitos. Lo primero solo podemos esquivarlo, pero a los segundos ¿podemos repelerlos? ¿Existen soluciones para evitar que nos molesten? ¿Y son naturales? ¿Qué efectividad podemos atribuirle? Ya es hora de revisar a fondo esas velas y aceites que prometen salvarnos de las picaduras veraniegas.

Repelentes y antimosquitos naturales ¿qué son y cómo funcionan?

Existen una serie de sustancias en la naturaleza que resultan especialmente desagradables para los insectos. Entre ellos, por supuesto, están los mosquitos, que es lo que nos interesa. En general todas las sustancias repelentes proceden de plantas que utilizan compuestos secundarios para repeler o matar a posibles atacantes.

Una vez extraídas, estas sustancias pueden emplearse en ungüentos o aceites repelentes. También se han tratado de usar en velas y pulseras, aunque estas no se han mostrado tan efectivas como las sustancias impregnadas. Esto tiene su explicación en cómo encuentran a sus presas los mosquitos.

Mosquito 2007 2

En principio, los seres humanos producimos al menos tres compuestos químicos que atraen a los mosquitos: el ácido láctico y el octenol, que segregamos por la piel, y el dióxido de carbono que exhalamos al respirar. Los mosquitos "nos huelen" a distancia, principalmente por el dióxido de carbono.

Las velas y pulseras no ayudan a camuflar el olor de forma directa, y pueden resultar mucho menos efectivos

Una vez cerca, el sudor, el ácido láctico y el octenol sirven a los mosquitos como una baliza de señalización, atrayéndolos hasta nuestro cuerpo. Lo que hacen los repelentes es "camuflar" nuestro olor, de manera que un mosquito no puede "vernos" con sus sentidos desarrollados para la caza. Por tanto, cuando nos echamos estos antimosquitos, lo que hacemos en realidad es volvernos "invisibles", ante ellos.

Por tanto, las velas y otros productos similares no ayudan a camuflar el olor de forma directa, y pueden resultar mucho menos efectivos. Aun así, algunas sustancias han mostrado una capacidad real de repeler a los mosquitos, por lo que hay algunas velas, por ejemplo, que sí han demostrado cierta eficacia. Sin embargo, esta siempre es menor que la del uso de aceites esenciales. Además de eso, también hay que tener en cuenta que no todas las especies de mosquito reaccionan de la misma manera ante las sustancias, por lo que los resultados no siempre son equiparables.

¿Qué sustancias naturales puedo usar contra los mosquitos?

Existen numerosos estudios sobre sustancias naturales y su utilidad como repelente. Uno de los más concienzudos es el llevado a cabo por Yuwadee Trongtokit y su equipo, del Departamento de Entomología Médica de la Facultad de Medicina Tropical de Bangkok, Tailandia. En él se analizan nada menos que treinta y ocho aceites esenciales y su efecto sobre tres especies de mosquito.

Citronella Cymbopogon Nardus 1

Los más fáciles de obtener son los aceites de ajo y apio, pero también los de clavo, pachuli y citronela

Todos estos aceites fueron obtenidos a partir de plantas, de forma directa, por lo que más o menos están a la mano de cualquiera que quiera conseguirlos. Los más efectivos fueron los siguientes: el aceite de citronela (Cymbopogon nardus), el aceite de pachuli (Pogostemon cablin), el aceite de clavo (Syzygium aromaticum), el de la pimienta india (Zanthoxylum rhetsa), el de betel (Piper betle), el del apio (Apium graveolens), el del cangay (Ageratum conyzoides), el de ajo (Allium sativum) y el de citronela, pero de la especie Cymbopogon citratus.

De estos, los más fáciles de obtener son, por supuesto, los aceites de ajo y apio, pero también los de clavo, pachuli y citronela. Las pruebas comprobaron que estos aceites evitaban la picadura de los mosquitos entre media hora y dos horas, lo que más o menos nos muestra su efectividad en el tiempo.

clavo

No obstante, como ya nos explicó nuestro compañero Sergio Parra hace un tiempo, los mosquitos tienen la mala costumbre de recordar los olores, y son hasta capaces de sobreponerse a los más desagradables repelentes.

¿Son efectivos los repelentes naturales contra mosquitos?

Existen repelentes combinados de antimosquitos naturales y sintéticos que aumentan su eficacia hasta alcanzar un 175%

Como decíamos, estos aceites han demostrado cierta efectividad a la hora de repeler la picadura de los mosquitos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que su eficacia es limitada, tanto en tiempo como en capacidad. Las comparativas entre repelentes naturales como estos y los repelentes comerciales basados en sustancias sintéticas muestran que los primeros no superan las dos horas de protección.

Los repelentes sintéticos, como el basado en N,N-Dietil-meta-toluamida, o DEET, ofrecen hasta seis horas de efectividad. De hecho, existen repelentes combinados, que emplean mezclas de antimosquitos naturales y sintéticos, y que han mostrado aumentar la eficacia de las sustancias hasta alcanzar un 175% (pudiendo alcanzar hasta casi las catorce horas de protección).

¿Son mejores los repelentes naturales que los artificiales?

Es importante no caer en la falacia de que "lo natural es mejor". Como decíamos, existen repelentes naturales denominados así por su extracción directa de la planta. Pero entre estos componentes también hay sustancias que pueden resultar altamente tóxicas si se ponen en contacto con las mucosas o las ingerimos, como ocurre con el aceite de clavo.

Al fin y al cabo, estos extractos contienen muchas sustancias, algunas diseñadas por la naturaleza para proteger a la planta, por lo que no son aptas para el consumo animal. Esto quiere decir que hay que tener cuidado al usarlas y no confiarnos por el adjetivo "natural".

Full Mosquito 6498308075

Por otro lado, como hemos visto, su eficacia también es menor que la de los compuestos artificiales, los cuales han sido aprobados por los organismos de seguridad pertinentes. Los componentes como el DEET son seguros siempre que nos ciñamos a la dosis y las instrucciones pertinentes. Y también son seguros para el medio ambiente, tal y como se ha comprobado en varias ocasiones y por parte de grupos independientes.

En el caso de que nuestra salud no dependa realmente de un antimosquitos, estas sustancias naturales pueden surtirnos y ayudarnos a librarnos de unos cuantos picotazos. Pero si nuestra vida dependiera de ello, como en el caso de algunos países tropicales donde estos mosquitos matan a cientos de miles de personas al año, tal vez, deberíamos pensarlo dos veces antes de escoger un repelente.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio