Compartir
Publicidad

Deshidratación: Algo más que perder agua (II)

Deshidratación: Algo más que perder agua (II)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Como ya comentábamos ayer, durante estos días vamos a ir repasando todo lo referente a la deshidratación en la práctica deportiva, muy habitual a partir de las fechas en las que nos movemos.

Ya tenemos un compañero, cliente o incluso nosotros mismos con deshidratación. ¿Qué hacemos?

Aúnque el indicador más habitual de la deshidratación es, obviamente, la sed, éste no es un síntoma temprano, sino que se produce en muchas ocasiones cuando ya tenemos un porcentaje de la misma. Boca seca, orina de color oscuro o mareos son los otros síntomas habituales de la patología en cuestión.

Hoy repasaremos los métodos más habituales de prevención para conocer más a fondo la recuperación de la misma en la próxima entrega.

ALGUNOS MÉTODOS DE PREVENCIÓN.

En épocas estivales se recomienda tomar entre 1,5 y 2 litros de agua (aparte de la ingesta de agua mediante alimentos como fruta, por ejemplo) en una persona de estatura media y sin realizar actividad física, por lo que puedes imaginar el volumen de tus necesidades hídricas si sigues entrenando.

Evita realizar ejercicio en lugares excesivamente cerrados (como salas de aeróbic sin una ventilación mínima), ya que la altísima humedad del recinto provocaría que el sudor no pudiera evaporar, dejando de enfriar el cuerpo y provocando más sudor.

También es de buena ayuda la ropa que utilices. RECUERDA: Trajes de neopreno, fajas, bolsas de plástico, anoraks, varias camisetas, no adelgazan y provocan mayor deshidratación.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos