Compartir
Publicidad
Este es todo el alcohol que puedes llegar a beberte en Nochevieja y sus efectos sobre tu cuerpo
Prevención

Este es todo el alcohol que puedes llegar a beberte en Nochevieja y sus efectos sobre tu cuerpo

Publicidad
Publicidad

La última noche del año hay que celebrarla por todo lo alto, y eso para la mayoría significa incluir el alcohol en el menú, y a veces en grandes cantidades.

Muchos salen de fiesta esa noche con la idea en mente de emborracharse. Para otros no es un propósito, pero el aperitivo, la cena, los brindis y las copas de después terminan desembocando en ello sin remedio.

Darle al alcohol en Nochevieja, como en cualquier época del año, tiene sus consecuencias sobre tu cuerpo, más allá de que en plena borrachera tengas algún percance (esta noche, como todas, ¡si bebes no cojas el coche!), principalmente de dos formas: por las calorías que ingieres y por el daño que hace el alcohol en tu cuerpo.

Las calorías que tiene el alcohol que beberás

Cada tipo de bebida alcohólica tiene distintas calorías y no es lo mismo beber cerveza que beber tequila, por ejemplo. Pero incluso dentro de cada tipo de bebida, cada variedad concreta también es diferente: la cerveza negra y la rubia tienen también distintas calorías.

cerveza-beber

Vayamos por partes. Aunque en algunos sitios las festividades de fin de año comienzan mucho antes de cenar, con unos aperitivos o cañas a media tarde, vamos a centrarnos en torno a la cena.

  • Comenzamos con unas cervecitas previas a la cena, mientras estamos cocinando, o dejando que otros cocinen. Una lata de cerveza rubia de 330 cl. tiene aproximadamente 150 calorías. Multiplica el número por las cervezas que te tomes. Siendo conservadores, supongamos que son solo 2. Ahí ya tenemos unas 300 calorías, y aun no nos hemos sentado a la mesa.

  • Empezamos a cenar y abrimos una botella de vino. No todos los vinos tienen las mismas calorías. Una copa de vino tinto tiene unas 65 calorías, y una de blanco, unas 85. Supón que te tomas unas 3 o 4 durante la cena. Eso serían entre 195 y 340 calorías.

  • Después de la cena, llegan las uvas y con ellas el champán para brindar. Unos 100 cl de champán contienen 68 calorías. Aunque no a todo el mundo le gusta el champán y hay quién prefiere brindar con sidra. Esta tiene unas 50 calorías por cada 100 cl. Supongamos que te tomas dos o tres copas, lo que supondrían entre 100 y 272 calorías.

champán-copas-brindar
  • Terminadas las formalidades, es el momento de ponerse una copa, y aquí es donde llega el auténtico desparrame, al mezclar las bebidas alcohólicas con refrescos azucarados en muchos casos. Cada bebida tiene sus propias cargas calóricas, pero por hacer una cuenta general: un combinado que contiene unos 100 cl. de alcohol y unos 200 de refrescos contiene entre 300 y 350 calorías. Multiplícalo por la cantidad de copas que te bebas esa noche y asústate con el resultado. Por ejemplo, si te bebes tres copas, habrás ingerido entre 900 y 1.050 calorías.

Es importante señalar que estas cuentas calóricas se refieren solo a las bebidas alcohólicas, es decir, que habría que sumarles todas las provenientes de los alimentos.

También hay que recordar algo que decimos a menudo en Vitónica: no todas las calorías son iguales, es importante comprobar de dónde vienen y qué nutrientes las acompañan. En el caso del alcohol, esos nutrientes son escasos y poco beneficiosos, ya que provienen en su mayoría de azúcares refinados.

El efecto de ese alcohol en tu cuerpo

Cuando bebemos alcohol, este es absorbido por la mucosa gastrointestinal, en su mayor parte a la altura del estómago y del intestino delgado. De ahí pasa al torrente sanguíneo. La concentración de alcohol en sangre sube rápidamente y alcanza sus niveles máximos entre 20 y 120 minutos después.

vino-copas-beber

El alcohol se metaboliza en el hígado, y durante ese proceso se produce un descenso de los niveles de azúcar en la sangre, causando síntomas como cansancio, mareo, temblores, visión borrosa e incluso pérdida de consciencia si las cantidades de alcohol son elevadas.

A nivel del sistema nervioso, se produce una eliminación de las inhibiciones, aparecen dificultades para hablar con coherencia y caminar con equilibrio. A partir de los 200 mg de alcohol por cada 100 cc de sangre aparece la borrachera, que incluye sueño, mareos, confusión e incluso delirios.

Los efectos a medio plazo

Una vez pasada la borrachera, y su consiguiente resaca, parece que el alcohol desaparece de nuestro cuerpo sin dejar rastro, pero no es así. El alcohol es una sustancia tóxica que causa daños en nuestro organismo, por pequeña que sea la cantidad que ingiramos. Algunos de esos daños son los siguientes.

Daños sobre el sistema cardíaco

El consumo de alcohol excesivo o continuado puede dar lugar a cardiomiopatías, arritmias, infartos y aumento de la presión arterial.

Daños sobre el cerebro y el sistema nervioso

El consumo de alcohol de forma prolongada puede hacernos adictos y dependientes de esta sustancia. Además, aumenta las probabilidades de sufrir un accidente cardiovascular, como un ictus o un infarto cerebral.

alcohol-resaca-dolor-cabeza

Efectos sobre el hígado

El hígado es el órgano encargado de metabolizar el alcohol, y por tanto los daños que sufre son muy graves. El consumo de alcohol continuado puede provocar esteatosis o hígado graso, hepatitis alcohólica, fibrosis o cirrosis.

Daños en el páncreas

El páncreas es el órgano que produce tanto sustancias que intervienen en la digestión como hormonas que regulan otros procesos de nuestro cuerpo. El consumo elevado de alcohol puede producir una pancreatitis, en la que el páncreas se inflama y puede terminar produciendo sustancias tóxicas.

Efecto sobre el sistema inmunológico

El alcohol afecta a nuestras defensas de varias maneras. Por un lado, reduce los niveles de macrófagos, las células que se encargan de limpiar las heridas matando a las bacterias que puedan entrar por ellas. Además, también reduce sus reflejos, dificultando la reacción ante infecciones ya conocidas.

El alcohol y el cáncer

Como contábamos aquí, según el National Cancer Institute, existe un fuerte consenso científico cuando hablamos de la asociación entre consumo de alcohol y cáncer. Para apoyar más esta afirmación, el Programa Nacional de Toxicología del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos ha incluido el consumo de alcohol dentro de la lista de carcinógenos conocidos para las personas. Se calcula que aproximadamente un 3'5% de las muertes por cáncer producidas en el año 2009 en EEUU estaban relacionadas con el consumo de alcohol.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Estos son los efectos que provoca el consumo de alcohol en el cuerpo humano

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos