Publicidad

Bizcocho de yogur fitness: receta saludable
Recetas Saludables

Bizcocho de yogur fitness: receta saludable

Publicidad

Publicidad

En el mundo de la repostería casera es famoso el bizcocho de yogur, muy sencillo y que habitualmente se asocia a recuerdos familiares o de la infancia. Es lo que se dice un "bizcocho de toda la vida", aunque ya sabemos que por muy casero que sea, no es precisamente saludable. Pero, aunque siga siendo de consumo ocasional, podemos versionarlo con esta receta de bizcocho de yogur fitness, sin ingredientes extraños.

En esta versión sustituimos la harina refinada de trigo por almendra y avena molidas, potenciamos el contenido en proteínas también con claras de huevo y algo más de yogur, y no añadimos más grasas que la de dos yemas de huevo. Para hacerlo dulce recomiendo usar edulcorante acalórico líquido, un equivalente a, aproximadamente, 100 g de azúcar. Otros endulzantes de otra consistencia podría cambiar la textura de la miga.

Recomiendo emplear un yogur de buena calidad, natural 100%, cremoso y más denso y rico en proteínas, como el tipo skyr. Un griego auténtico también es una buena alternativa, pero hay que leer bien los ingredientes. Hay muchos yogures "al estilo griego" que añaden nata o espesantes, cuando el griego de verdad es más cremoso porque se escurre el máximo de suero, concentrando su contenido lácteo. En su defecto podemos usar yogur natural corriente, pero de calidad.

Ingredientes

Para 8 personas
  • Huevos (unos 100 g pesados sin cáscara) 2
  • Claras de huevo 100 g
  • Yogur natural (mejor si es tipo skyr o griego auténtico) 150 g
  • Esencia de vainilla 10 ml
  • Canela molida (1/2 cucharadita) 2 g
  • Edulcorante apto para cocinar (líquido, equivalente a unos 100 g de azúcar)
  • Almendra molida 100 g
  • Harina de avena 100 g
  • Levadura química (impulsor) (2 cucharaditas) 8 g
  • Sal 1 g
  • Almendras laminadas para decorar (opcional)
  • Canela molida extra para decorar (opcional)

Cómo hacer bizcocho de yogur fitness

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 55 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 45 m

Precalentar el horno a 180ºC y preparar el molde tipo plumcake, rectangular, de unos 20 cm de largo. Si lo usamos más grande, nos quedará más bajito y puede afectar al tiempo de cocción. Forrar con papel sulfurizado de hornear, y reservar.

Colocar en un recipiente mediano los huevos con las claras, añadir el yogur, la vainilla y el edulcorante líquido, si se usa. Batir bien con unas varillas manuales o con batidora, hasta que esté cremoso y denso, con más volumen.

Aparte mezclar las harinas, la canela, la levadura y la sal, removiendo con unas varillas finas para romper los grumos. Se puede tamizar todo con un colador fino, aunque a veces cuesta pasar la almendra. Echar sobre la primera preparación y combinar con las varillas, con movimientos suaves envolventes.

Cuando no queden restos secos ni grumos, llenar el molde con cuidado. Añadir por encima almendra laminada cruda, o en cubitos, y canela molida al gusto. Hornear durante unos 40-45 minutos, hasta que esté bien dorado y al pinchar con un palillo en el centro salga solo con pocas miguitas secas.

Esperar un poco fuera del horno antes de desmoldar. Dejar enfriar por completo sobre una rejilla antes de servir. Guardar ya frío envuelto en una tela limpia, papel de aluminio o plástico film. Si hace mucho calor, conservar en la nevera.

Bizcocho Fitness

Con qué acompañar el bizcocho de yogur fitness

Para el desayuno, merienda o como picoteo entre horas, sobre todo después de haber practicado ejercicio, este bizcocho de yogur fitness es saciante y energético, pero muy apetecible también como capricho en la sobremesa con un café o té. Podemos acompañarlo de más yogur natural y fruta fresca o en compota. También se puede cortar en rebanadas y congelar individualmente. Aunque más saludable que el original, recordemos que la repostería casera debería ser siempre de consumo ocasional.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir