Compartir
Publicidad

Cinco aliños de ensalada saludables que puedes preparar tú mismo en casa

Cinco aliños de ensalada saludables que puedes preparar tú mismo en casa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las ensaladas son para el verano, o al menos nos apetecen mucho más en esta época, cuando sus ingrediente frescos parecen que entran mucho mejor. Muchas veces nos centramos en preparar ensaladas saludables, bien como platos completos o bien para acompañar nuestras comidas, y buscamos ingredientes poco calóricos y con buenos nutrientes para conseguir recetas saludables y completas.

Sin embargo, a la hora de elegir los aliños que acompañan a esas ensaladas, solemos levantar un poco más la mano: utilizamos aliños comerciales (que no dejan de ser productos ultraprocesados), que son muy prácticos, pero cuya composición nutricional no es tan buena como podríamos esperar, con gran cantidad de azúcar añadido o de sal.

Para dar un poco más de sabor a nuestras ensaladas de verano te proponemos cinco aliños caseros saludables que podemos preparar nosotros mismos: darán un punto original a tus platos y controlarás todos los ingredientes.

Aceite de oliva virgen extra, ajo y perejil

Comenzamos con un clásico de los aliños, pero que nunca falla en nuestras cocinas. Es importante que escojamos un aceite de oliva de buena calidad y con buen sabor, que además va a realizar un buen aporte de grasas saludables a nuestro plato.

Para preparar este aliño solamente necesitas mezclar en la botella de aceite el perejil bien picado y un diente de ajo. Hay gente que deja el diente entero metido en la botella, mientras que otros prefieren picarlo antes para que se mezcle mejor. Podemos preparar una buena cantidad de aliño y guardarlo en una botella de cristal para ir utilizando en distintos platos (no solo va bien con ensaladas: pruébalo también para los pescados).

alinos-ensalada

Vinagreta francesa

Una de mis preferidas a la hora de aliñar ensaladas, ya que les da ese gusto ácido del vinagre con una puntita del dulzor de la miel.

Para prepararlo partimos de la receta básica de la vinagreta tradicional: tres partes de aceite de oliva virgen extra por una de vinagre, y una puntita de sal al gusto. Batimos bien para que se forme una emulsión y ya tenemos la base con la que trabajar. A continuación añadimos un poquito de mostaza y un poquito de miel para conseguir la versión francesa de la vinagreta; volvemos a batir bien para que se integren los ingredientes y voilá! Listo para aliñar.

Salsa de yogur con pepino

Una salsa fresquísima e ideal para los meses de verano, muy sencilla de preparar y que puede dar cuerpo a nuestras ensaladas, es la que podemos preparar a base de yogur y pepino. Es la receta tradicional del tzatziki griego, que está riquísimo si lo preparamos de forma adecuada.

Solamente necesitamos un pepino, un yogur griego (sin edulcorar), medio limón, un diente de ajo (opcional), aceite de oliva, sal y pimienta. La clave está en dejar que el pepino drene bien todo el agua después de haberlo pelado y rayado: dejadlo reposar al menos diez minutos, porque si no la salsa quedará aguada, y lo ideal es que tenga algo de consistencia. Una vez rayado y reposado, mezclamos bien el pepino con el yogur y el zumo de medio limón, añadimos el ajo picado (yo no lo suelo poner) y aliñamos con un chorrito de aceite de oliva, la sal y la pimienta.

Si conseguís una buena consistencia, esta salsa es ideal para dippear con crudités de verdura.

alinos-ensalada

Crema de aguacate y eneldo

Otro aliño con cuerpo y que puede resultar delicioso, además de aportarnos grasas saludables para nuestro organismo a través del aguacate, y un toque de sabor especial gracias al eneldo.

Solamente necesitamos la pulpa de un aguacate, el zumo de medio limón, una pizca de eneldo al gusto (lo venden en herboristerías, en hoja o picado) y un poquito de sal para corregir el sabor. Metemos todos los ingredientes en una batidora de vaso y batimos hasta conseguir una consistencia de crema. El zumo de limón hará que este aliño nos aguante al menos un par de días si lo guardamos tapado y en la nevera.

Salsa de yogur, cebollino y menta

Una salsa más a base de yogur, para conseguir una consistencia cremosa que dé cuerpo a nuestra ensalada.

La preparación es muy sencilla: necesitaremos un yogur griego (de nuevo, sin edulcorar o azucarar), unos cebollinos picados y un puñado de hojas de menta. Metemos todos los ingredientes en una batidora de vaso y añadimos un chorrito de aceite de oliva hasta encontrar la consistencia correcta.

Con estos aliños puedes controlar la materia prima al mismo tiempo que das sabor a tus ensaladas. Este verano, olvídate de los procesados y ve probando nuevos aliños para animar tus platos.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Los nutrientes y calorías que las distintas salsas agregan a tus platos
En Vitónica | ¿Cuántas calorías y nutrientes tiene cada aliño?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos