Compartir
Publicidad
Ensalada de alubias verdinas con sardinas: receta saludable
Recetas Saludables

Ensalada de alubias verdinas con sardinas: receta saludable

Publicidad
Publicidad

Además del hummus en todas sus versiones y colores, las legumbres pueden dar mucho juego en verano sin tener que recurrir al cuchareo caliente. Las ensaladas son una forma muy fácil de seguir disfrutando de estas maravillas nutricionales, con posibilidades casi infinitas, y no solo destinadas a vegetarianos y veganos. Una ensalada de alubias verdinas con sardinas puede ser un plato perfecto para el día más caluroso del verano.

Es cierto que las verdinas son algo más caras y difíciles de encontrar, pero os recomiendo probarlas si tenéis la oportunidad. Son muy suaves y sabrosas, muy digestivas, y quedan estupendas en platos fríos combinadas con sabores frescos y marineros. En su defecto se pueden emplear otras alubias al gusto, incluso garbanzos. Para ahorrarnos aún más engorros en la cocina, está permitido recurrir a legumbres cocidas en conserva.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Alubias verdinas (secas) 200 g
  • Laurel 1
  • Dientes de ajo 1
  • Pimiento rojo pequeño 1
  • Tomates medianos 2
  • Cebolleta 1
  • Sardinas en aceite (sardinillas) 100 g
  • Limón 1
  • Perejil fresco
  • Vinagre de Jerez o manzana
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo hacer ensalada de alubias verdinas con sardinas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 90 h 5 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 90 h
  • Reposo 12 h

Si ya tenemos verdinas cocidas, o las compramos en conserva o congeladas, nos ahorramos el primer paso, que aunque parece tedioso realmente no cuesta nada y el resultado siempre merece mucho la pena. Podemos aprovechar para cocer una buena cantidad de alubias y tener reservas para otras preparaciones.

Las verdinas son muy tiernas y podríamos cocinarlas sin remojo, pero es recomendable dejarlas como mínimo 12 horas con agua fría para que se cocinen más rápido y sean más digestivas. Primero lavarlas bien, retirando posibles restos de piedrecitas, y dejar toda la noche con abundante agua fría.

Al día siguiente, enjuagar y poner a cocer en una olla grande con abundante agua limpia, el laurel y el ajo, y un chorrito de vinagre. Llevar a ebullición, bajar el fuego y dejar cocer lentamente tapado durante unos 60-90 minutos, hasta que se puedan morder sin resultar duras. Si son muy frescas tardarán menos; además nos interesa que queden algo crujientes para la ensalada. Escurrir con cuidado y enfriar.

Lavar las verduras. Picar el pimiento en cubos pequeños sin las semillas, cortar en dados los tomates enteros y cortar en juliana o picar la cebolleta, al gusto. Mezclar las hortalizas en una fuente, añadir las verdinas y mezclar.

Incorporar las sardinillas ligeramente escurridas, troceándolas un poco. Agregar perejil picado al gusto, un chorrito de zumo de limón y su ralladura, un poco de sal, vinagre y aceite de oliva virgen extra. Mezclar, probar el punto de sazón y corregir si fuera necesario. Dejar enfriar en la nevera hasta servir.

Ensalada Verdinas Sardinas. Pasos

Con qué acompañar la ensalada de verdinas

Con legumbres, pescado azul y verduras, esta ensalada de alubias verdinas con sardinas es un plato de lo más completo, nutritivo y saludable, que perfectamente podemos tomar en una ración generosa como plato único. las verdinas no son nada pesadas y podríamos incluso tomarlas por la noche, siempre que dejemos un tiempo prudencial para la digestión. También encajaría como primer plato en un menú más completo, o incluso acompañando una barbacoa o combinándola con más ensaladas o verduras de temporada.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio