Compartir
Publicidad
Publicidad

Lentejas con mijo y tomates salteados. Receta saludable

Lentejas con mijo y tomates salteados. Receta saludable
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La receta saludable de hoy es muy fácil, se puede preparar con restos de nevera y es perfecta para llevar en tupper. Las lentejas con mijo y tomates salteados son un plato vegano muy nutritivo gracias a que combinamos las legumbres con el cereal, y se pueden tomar de plato único o en raciones más pequeñas como parte de un menú más completo.

Es una receta básica muy simple que podemos enriquecer a nuestro gusto, añadiendo otras verduras o incluso alguna proteína, vegetal o animal, a nuestro gusto. Si os gusta el picante probad a añadir un poco de guindilla picada o una cucharadita de salsa harissa, que potencia muy bien los sabores de las legumbres.

Ingredientes para 2-4 personas

  • 200 g de lentejas de Puy o similares (lenteja verde o beluga), 100 g de mijo, 8-12 tomates tipo cherry, 1 cucharadita de zumo de limón, 1 cucharadita de comino molido, 1/2 cucharadita de ajo granulado, perejil, pimienta negra, sal, aceite de oliva virgen extra.

Cómo hacer lentejas con mijo y tomates

Enjuagar bien las lentejas y el mijo y cocer ambos por separado, siguiendo las instrucciones del paquete. Las lentejas de Puy no necesitan remojo previo y requieren poco tiempo de cocción. Mejor dejarlas al dente. Escurrir y reservar.

Calentar un poco de aceite en una sartén amplia y dorar los tomates con una pizca de sal, hasta que empiecen a estar blandos y a soltar sus jugos. Incorporar las lentejas, saltear 2 minutos y añadir el mijo, mezclando todo bien.

Agregar el zumo de limón, el comino y el ajo granulado. Salpimentar y cocinar el conjunto a fuego medio durante unos 5-10 minutos, dejando que se evapore el líquido. Añadir perejil picado fresco antes de servir.

Lentejas Mijo Tomates Pasos

Tiempo de elaboración | 40 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Las lentejas con mijo y tomates salteados se pueden servir al momento pero también aguantan muy bien si se conservan en un recipiente hermético en la nevera. Al tener una textura suelta y no ser un plato de cuchara, incluso se podría servir templado a modo de ensalada, añadiendo algunos vegetales frescos que aporten un refrescante contraste en el paladar.

En Vitónica | Curry rápido de pollo y zanahoria con nata de avena. Receta saludable
En Vitónica | Tartar templado de verduras con aguacate y huevo. Receta saludable

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos