Compartir
Publicidad
Pechuga de pollo jugosa al miso. Receta saludable
Recetas Saludables

Pechuga de pollo jugosa al miso. Receta saludable

Publicidad
Publicidad

Hoy volvemos a la siempre versátil pechuga de pollo con otra propuesta para que no se vuelva aburrida y sosa. Puede parecer difícil evitar que sea insípida y reseca si queremos mantener sus niveles bajos de grasa, pero con esta receta de pechuga de pollo al miso conseguimos mantenerla muy jugosa.

Tal y como comenté en esta otra propuesta, una buena técnica para cocinar el pollo es pasarlo previamente por una salmuera. En la receta de hoy partimos de una teoría similar pero vamos a cocer la carne directamente en el líquido, un caldo enriquecido con miso que añade muchísimo sabor sin secarla.

Ingredientes

Para 1 personas
  • Pechuga de pollo 1
  • Caldo de verduras o de pollo o agua 500 ml
  • Miso 20 g
  • Miel un poco, al gusto (opcional)
  • Mostaza 5 ml
  • Vinagre de arroz o manzana 2 ml
  • Aceite de oliva virgen extra 15 ml
  • Salsa de soja reducida en sal 5 ml
  • Agua o caldo 30 ml
  • Miso para el aliño 5 ml
  • Sal una pizca
  • Pimienta negra al gusto
  • Semillas de sésamo al gusto

Cómo hacer pechuga de pollo jugosa al miso

Dificultad: Media
  • Tiempo total 35 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 30 m

Secar la pechuga de pollo con papel de cocinar y retirar los posibles restos de grasa, piel o hueso. Calentar un poco el caldo o agua en un recipiente adecuado con tapa y disolver el miso con una pizca ligera de sal.

Colocar la pechuga dentro, llevar a ebullición y bajar el fuego. Retirar las impurezas que puedan surgir en la superficie. Tapar y mantener la cocción sin dejar que hierva durante unos 20 minutos.

Es preferible comprobar el punto de cocción interno con un termómetro; debe alcanzar los 65ºC en la parte más gruesa. El tiempo puede variar entre 15-30 minutos, dependiendo de la temperatura del líquido y el tamaño de las piezas. Lo ideal es mantener la potencia justo por debajo del punto de ebullición.

Batir en un cuenco los ingredientes del aliño, usando el propio líquido de la cocción pasado por un colador, o agua. Probar el punto y añadir más o menos mostaza, un poco de miel o salsa de soja al gusto.

Cortar el pollo en medallones no muy gruesos, añadir pimienta negra y servir con la salsa y, si se desea, semillas de sésamo. El caldo sobrante se puede filtrar y guardar en la nevera unos días o congelar; es estupendo para sopas asiáticas.

Pollo al Miso. Pasos

Con qué acompañar la pechuga de pollo al miso

Esta pechuga de pollo jugosa al miso es muy versátil, ya que se puede tomar recién hecha en caliente, templada o fría, en una ensalada. Acompaña bien verduras, pasta, arroz, cuscús, mijo... también queda muy rica en una sopa o como relleno de bocadillos, tortillas de trigo o maíz o sándwiches con buen pan integral.

En Vitónica | Bocaditos de patata y calabacín al horno. Receta saludable
En Vitónica | Atún encebollado al pimentón. Receta saludable

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio