Publicidad

Pescado con tomate: receta saludable fácil perfecta para llevar en tupper
Recetas Saludables

Pescado con tomate: receta saludable fácil perfecta para llevar en tupper

Publicidad

Publicidad

Un reto o propósito "de nuevo curso" habitual es el de cocinar más en casa para llevar la comida al trabajo. Coger el hábito o, directamente, empezar a practicarlo, no siempre es fácil, menos cuando pretendemos que sea algo saludable pero también sabroso. Un pescado con tomate es una receta básica perfecta para empezar.

Decimos 'pescado' en genérico porque recetas como esta se adaptan a lo que encontremos en la pescadería, y podemos usar también producto congelado. Esta vez nos centramos en pescado blanco, menos graso y más suave a la hora de recalentarlo; merluza, bacalao, pescadilla, rape o mero son buenas opciones.

Si vamos a emplear pescado congelado, conviene descongelarlo la noche antes en la parte menos fría del frigorífico, sobre una rejilla que recoja el agua. Hay que tener en cuenta que suele perder volumen y peso en el proceso. Una vez listo, es buena idea pasarlo por papel de cocina absorbente para dejarlo bien seco, también si es fresco.

En el caso de comprarlo en la pescadería podremos escoger diferentes piezas ya cortadas, o pedir que nos lo preparen. Lo ideal es pedir filetes o lomos más bien gruesos, de tamaño medio, para servir dos por ración -o dos piezas grades que podamos cortar en casa-, ya limpios de espinas.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Pescado blanco (merluza, bacalao...) en piezas limpias 400 g
  • Dientes de ajo 2
  • Cebolla blanca o cebolleta 1
  • Laurel 1
  • Tomate entero en conserva o 400 ml triturado 6
  • Pasta de tomate concentrado (opcional) 10 ml
  • Cayena (opcional) 1
  • Vino blanco 100 ml
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil fresco o cilantro al gusto

Cómo hacer pescado con tomate fácil

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 40 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 35 m

Picar muy fina la cebolla pelada y filetear los dientes de ajo, no muy finos porque los vamos a retirar una vez cocinados. Procurar que el pescado esté atemperado un poco fuera de la nevera, y bien seco.

Calentar un poco de aceite de oliva en una buena cazuela o sartén antiadherente para dorar las piezas de pescado, vuelta y vuelta, comenzando por la piel, si la tuvieran. Dos minutos por el lado de la piel y un minuto más, a temperatura alta, será suficiente. Retirar con cuidado y reservar en un plato aparte.

En la misma cazuela, añadiendo un chorrito pequeño de aceite si fuera necesario, tostar el ajo con una pizca de sal, hasta que esté bien dorado y fragante. Retirar, o dejar alguna pieza si se desea. Añadir la cebolla con el laurel y un poco de sal, remover a fuego fuerte un minuto, bajar la temperatura y dejar pochar unos 10-15 minutos.

Añadir la pasta de tomate o tomate concentrado, el tomate en conserva y remover bien. Salpimentar ligeramente, añadir la cayena machacada con los dedos -si lo queremos picante- y cocinar, machacando el tomate para convertirlo en casi puré, durante unos 5 minutos. Añadir el vino y continuar la cocción a fuego lento unos 15-20 minutos más, hasta que haya reducido bastante.

Retirar el laurel y devolver el pescado a la cazuela, meneándola con suavidad para que se integre en la salsa. Tapar y dejar cocinar todo junto unos 5-8 minutos. Podríamos añadir también un puñado de gambas congeladas peladas o unas almejas limpias. Servir con perejil o cilantro fresco picado.

Pescado Tomate Pasos

Con qué acompañar el pescado con tomate

Una guarnición clásica para recetas del estilo de este pescado con tomate es el arroz blanco, aunque para convertirlo en un plato nutricionalmente más completo -y menos soso- podemos usar arroz integral o combinarlo con quinoa, cuscús, granos de espelta, mijo, etc. Unas patatas cocidas o incluso pasta corta al dente también combinarían bien.

Para guardarlo en tupper siempre hay que esperar a que se enfríe, pero sin dejar pasar demasiado tiempo a temperatura ambiente. Para ello es buena idea dividir en recipientes que estén fríos, en lugar de dejar enfriarndo en la cazuela.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir