Así es como unos minutos al día repartidos durante las ocho horas laborales, nos ayudan a mitigar los efectos adversos del sedentarismo

Así es como unos minutos al día repartidos durante las ocho horas laborales, nos ayudan a mitigar los efectos adversos del sedentarismo
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Largos periodos sentados en la silla se asocian con complicaciones cardiometabólicas (insulina, glucosa, ácidos grasos...). ¿Podemos eliminar dichas complicaciones levantándonos cada poco tiempo para subir y bajar las escaleras? Esa es la pregunta que se hicieron en una investigación recién publicada, de la que vamos a extraer las principales conclusiones.

¿Por qué tenemos que levantarnos de la silla cada poco tiempo?

Pequeños "bocadillos de ejercicio", así es como denominan a esas interrupciones de sedestación, mejoraron los marcadores metabólicos tanto en personas en normopeso, como personas con obesidad.

Teniendo en cuenta que el comportamiento sedentario se asocia con alteraciones del metabolismo, y con un aumento de la morbilidad y mortalidad debido a esas alteraciones, se hace prácticamente obligatorio romper esa sedestación cada cierto tiempo.

Por ejemplo, levantarnos de la silla cada 20 o 30 minutos para realizar una caminata de intensidad ligera a moderada durante dos a cinco minutos, mejora el comportamiento de la glucosa y la insulina. De especial importancia son estos datos en personas con sobrepeso u obesidad que suelen mostrar resistencia a la insulina y tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

También puede ser beneficioso interrumpir esa actividad sedentaria mientras estamos trabajando o estudiando, con esfuerzos moderados e intensos como subir escaleras durante apenas un minuto, pero a una intensidad mayor que la caminata.

Aplicación práctica

Istock 691188068

La investigación de la que estamos sacando las conclusiones nos propone romper el sedentarismo cada hora, levantándonos de la silla y subiendo escaleras durante solamente 30 segundos a una intensidad de moderada a alta.

Mediante este protocolo, repetido durante las ocho horas de la jornada laboral, podríamos reducir los efectos cardiometabólicos perjudiciales de estar sentado de forma ininterrumpida durante esas ocho horas.

Otra forma de hacerlo consiste en realizar cinco minutos de caminata de intensidad ligera a moderada cada 30 minutos de sedestación. Puedes elegir el que más se adapte a tu estilo de vida, e introducir estos "bocadillos de ejercicio" para disminuir el riesgo de alteraciones metabólicas, especialmente si tienes sobrepeso u obesidad.

En Vitónica | Técnica Pomodoro, avisos en tu smartwatch y otras cinco estrategias para moverte más en tu día

Imágenes | iStock

Temas
Inicio