Compartir
Publicidad

Baños derivativos para mantener un cuerpo perfecto

Baños derivativos para mantener un cuerpo perfecto
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo que se viene hablando de una técnica depurativa del organismo que cada vez gana más adeptos. Se trata de los baños derivativos, una forma de eliminar residuos del organismo y conseguir un mejor funcionamiento interno. Vamos a ver en qué consisten y los efectos que pueden tener sobre nuestro organismo.

La técnica de los baños derivativos se viene utilizando desde hace muchos años en diferentes países y culturas. Muchos consideran a este tipo de práctica hidroterapia, aunque esta técnica va más allá, pues los resultados que se consiguen con su práctica son sorprendentes, ya que es un apoyo fundamental para evitar ciertos trastornos corporales al ayudarnos a eliminar las sustancias nocivas que representan una amenaza para el organismo.

Los baños derivativos son una práctica un tanto controvertida y mal vista por algunos, y es que en su aplicación entran en juego los genitales. Concretamente la parte inguinal que se comunica con nuestro sexo. De esta manera esta práctica implica toda la zona de la ingle, el pubis en el caso de las mujeres, y el perineo en el de los hombres. Esta zona es una parte del cuerpo donde confluyen numerosas terminaciones nerviosas que intervienen en diferentes funciones corporales.

De esta manera los baños se realizarían utilizando el agua como el principal protagonista. Ésta tiene que ser fría, nunca helada. Colocados sobre el bidé o una palangana humedeceremos con una esponja empapada en agua fría la zona que comprende las ingles y los genitales. Esta práctica la realizaremos durante 20 minutos aproximadamente sin parar de humedecer la zona.

Con esta práctica lo que tenemos que conseguir es que la zona reaccione con el frío que se va a crear a partir del agua. Para ello el resto del cuerpo tiene que permanecer en calor. Para conseguir esto es preferible que mientras realizamos los baños permanezcamos vestidos para mantener la temperatura corporal y de esta manera conseguir que sólo se enfríe la parte trabajada.

Los baños derivativos los tenemos que realizar al menos una vez cada día para notar sus efectos que son varios. Entre ellos destaca su poder relajante, por lo que es una herramienta contra el estrés, es un aliado para combatir el estreñimiento ayudando a eliminar de nuestro cuerpo los residuos que no le sirven de nada. Además es una buena forma de evitar que se acumule la grasa en zonas como el abdomen, las caderas... Por lo que es un perfecto aliado contra la celulitis.

Otros de sus múltiples beneficios para el organismo son la eliminación de verrugas y afecciones de la piel, retraso de la aparición de las canas, mejora de la circulación sanguínea, aceleración del metabolismo ayudando a digerir mejor los alimentos y evitando la acumulación de las grasas, reduce el colesterol, ayuda a aliviar la dependencia del tabaco y el alcohol, reduce los dolores de cabeza...

Para que los baños derivativos sean efectivos tienen que realizarse a diario como mínimo una vez durante unos 20 minutos. Al principio suele ser molesto y en algunos casos pueden tener efectos como diarreas, dolores intestinales... Esto sólo sucede durante las primeras semanas y es síntoma de que estamos realizando correctamente los baños.

Más información | En Femenino Imagen | SXC

En Vitonica | Métodos tecnológicos para adelgazar En Vitonica | Hidroterapia: El agua como aliado En Vitonica | Acupuntura, siglos de beneficios para la salud

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio