Cuidar la salud mental de los padres podría ser fácil: la solución está en el permiso parental

Cuidar la salud mental de los padres podría ser fácil: la solución está en el permiso parental
Sin comentarios

Un permiso de maternidad y paternidad más largo protege contra el empeoramiento de la salud mental. Esa es la conclusión que establece una revisión de la literatura científica hasta la fecha. ¿Cómo afecta al estrés y la ansiedad la incorporación al trabajo después del posparto? Vamos a responder a estas cuestiones con los hallazgos de revisión recién publicada.

La incorporación al trabajo después de tener hijo puede afectar a la salud mental

La transición a la paternidad puede ser estresante, ya que denota un cambio importante en la vida que ocurre en un corto período de tiempo. Las madres experimentan cambios biológicos y soportan la carga física debido al embarazo y el parto, mientras que ambos padres enfrentan muchos desafíos relacionados con la crianza de los hijos, incertidumbres profesionales y presiones financieras debido al tiempo libre en el trabajo y la reducción de ingresos.

Estos factores estresantes pueden exacerbar o desencadenar problemas de salud mental, incluidos trastornos de salud mental comunes como la depresión y la ansiedad, además de otros resultados psiquiátricos en el período posparto y más allá.

Los trastornos de salud mental son muy comunes en el período posparto, siendo hasta un 20% de madres y hasta un 10% de padres los que presentan dichos trastornos. Una recién publicada revisión de la literatura científica en The Lancet evalúa el efecto de la baja parental en la salud mental de los padres.

Posparto, permiso parental y salud mental

Pexels Pavel Danilyuk 7055836

El permiso parental se define como un permiso de ausencia con protección laboral para los padres empleados después del parto para cuidar a su bebé. La licencia parental podría ayudar a aliviar los síntomas de salud mental al prevenir o reducir el estrés asociado con el parto y la infancia.

Por ejemplo, la licencia parental podría ayudar a la madre a recuperarse del embarazo y el parto y prolongar la duración de la lactancia, lo que a su vez podría fomentar el vínculo con el bebé.

Además, la licencia parental remunerada permite a ambos progenitores mantener su vínculo con el mercado laboral a través de la protección del empleo al mismo tiempo que fomenta un equilibrio más equitativo entre la vida laboral y familiar en el hogar. Esto también tendría implicaciones potenciales para sus niveles de estrés.

Inversión en lugar de gasto

Pexels Lisa Fotios 5445435

Las licencias parentales cuestan dinero, pero ¿son un gasto o una inversión? Los trastornos mentales representan una carga económica sustancial, que solo en Estados Unidos se cifró en 14.000 millones de dólares por los nacimientos en 2017.

Al igual que sabemos que cada euro en inversión y promoción de hábitos saludables retorna en siete euros de ahorro en sanidad, habría que esclarecer cuál sería el ratio de gasto-beneficio en este caso.

Hasta el momento, sabiendo que el ejercicio físico y la dieta ayudan a controlar los niveles de estrés y ansiedad, así como a una mejor salud mental, tendremos que hacer uso de ellos en esta etapa posparto para paliar sus posibles efectos en la salud mental.

En Vitónica | Cultura de la dieta y salud mental: todas las consecuencias a nivel psicológico del pesocentrismo

Imagen de portada | Vlada Karpovich (Pexels)

Imágenes | Lisa Fotios (Pexels), Pavel Danilyuk (Pexels),

Temas
Inicio