Publicidad

Distintos tipos de estrés: el eustrés o 'estrés positivo' y el distrés o 'estrés negativo'
Wellness

Distintos tipos de estrés: el eustrés o 'estrés positivo' y el distrés o 'estrés negativo'

HOY SE HABLA DE

La ansiedad y el estrés son parte del día a día de cada vez más personas. Muchos de nosotros hemos experimentado el lado negativo - o al meno no tan positivo - de ambos. Tanto es así que cuesta creer que se  una mecanismo con un propósito real que, además, es de lo más útil. Es más, es todavía más imposible creer que nosotros podamos aprovecharnos de ellos en vez de simplemente sufrirlos.

La ansiedad y estrés tienen una función evolituva

Priscilla Du Preez Kgzfviswqxg Unsplash

Aunque cuando pensamos en ansiedad y estrés no se nos ocurre que pueda haber un motivo útil detrás, la realidad es que así es. Sin embargo, es así, por sí mismas la ansiedad y estrés no son mecanismos negativos. En el caso de la ansiedad, se trata de una respuesta evolutiva, que nos ayuda a ponernos en alerta cuando nos enfrentamos a algún peligro, con el fin de poder enfrentar este peligro y ser capaces de sobrevivir. Ambos son, por tanto, mecanismos de supervivencia.

El problema es que, este mecanismo que en su momento fue de lo más útil, ya no lo resulta tanto. Hoy en día no necesitamos hacer uso de esa respuesta de lucha/huida que en otros casos nos ha permitido salvarnos. Es bastante poco probable que se nos vaya a poner un león en frente y tengamos que hacer uso de este mecanismo. Pero para poder llegar hasta aquí, el mecanismo de la ansiedad nos ha permitido sobrevivir.

Sin embargo, el mecanismo sigue existiendo y se sigue activando. Uno de los problemas de los trastornos de ansiedad es que no interpreta bien las señales de peligro o se activa en momentos en los que no hay peligros reales. En estos casos, la respuesta de ansiedad de activa, pero al no haber un peligro al que dar respuesta. Nos encontramos fisiológicamente activos. pero no tenemos un peligro real al que dar respuesta y desactivarnos. Esto genera que acabemos buscando, indefinidamente, un peligro inexistente, sin poder liberar la respuesta fisiológica. Y aquí es donde empiezan los problemas.

El eustrés pueda ayudar a impulsar el rendimiento

Christopher Ott Kzvmsxgj1vu Unsplash

Igual que ocurre con la ansiedad, el estrés puede suponer problemas cuando se da en niveles inadecuados o no adaptados a la situación, pero la realidad es que se trata de una respuesta biológica que, en niveles adecuados, puede ser perfectamente adaptativa y ayudarnos de manera importante a conseguir nuestras metas y a ser productivos.

A este tipo de estrés se le conoce como eustrés, y es el que reconocemos como esos nervios que aparecen cuando faltan poco días para entregar un trabajo o un exactamente y nos motivan para ser más productivos. En los momento en el que aparece este tipo de estrés, liberamos algunas  dosis de adrenalina que nos vuelven activos y nos ponen a trabajar.

Las investigaciones realidad con respecto a eustrés encuentran que, en niveles adecuados, este puede ayudar a mejor nuestro rendimiento. No solo es, si no que un poco de eustrés nos ayuda a adaptarnos a nuevas situaciones que se nos presenten, al tiempo que nos ayuda a ser más productivos, más creativos y con más necesidad.

El momento en el que el eustrés pasa a ser distrés

Christian Erfurt Sxqz2vfofbe Unsplash

El problema es cuando no podemos manejar la fina línea que va desde el eutrés hasta el distrés (o lo que conocemos como estrés negativo). Hay casos en los que el estrés, lejos de ayudarnos trabajar de manera más productiva, lo que hace es paralizarnos, influyendo a nuestro rendimiento y afectando a nuestro día a día.

En esos casos el estrés ya no es que no sea beneficioso, es que tampoco es manejable y puede afectarnos de manera tanto emocional como física. Es importante, en estos casos, saber qué activa nuestro eustrés  y qué activa el distrés.

Adentrarnos en pequeñas situaciones que nos dan miedo pero que objetivamente no suponen ningún peligro para nuestra integridad física, es una buena  manera de aprovechar el eustrés. Enfrentarnos a una situación que dispara la sensación de estrés o ansiedad, sin que después ocurra ninguna desgracia, de manera que nos resulte evidente que la amenaza no era real, ayuda a calibrar las causas que disparan la ansiedad.

En cualquier caso, buscar la ayuda de un profesional nos ayudará a aprender a manejarnos en los niveles de estrés que no solo son sanos, si no también útiles para nosotros. Aquellos a los que le podemos sacar provecho.

En Vitónica |Así afecta la ansiedad a nuestra concentración: cinco cosas que podemos hacer para mejorarla

En Vitónica |Cinco ejercicios para hacer en casa y que ayudan a reducir la ansiedad y el estrés 

Imágenes | Unsplash

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios