Compartir
Publicidad
Publicidad

Has decidido empezar a cuidarte y esto es todo lo que no debes hacer

Has decidido empezar a cuidarte y esto es todo lo que no debes hacer
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con el paso del tiempo el modelo de sociedad ha ido evolucionando en cuanto al estilo de vida se refiere y hoy en día, aprovechando quizás el auge de ciertas tecnologías (como por ejemplo internet, las apps para móviles, los accesorios fitness, etc...) cada vez es más la gente que decide intentar empezar a cuidar su salud.

A los 20, a los 30, a los 40... Da igual la edad a la que decidas empezar a cuidarte (cambiar tu alimentación, cambiar tu estilo de vida, comenzar a practicar algún deporte o actividad física...), si en el momento en que empiezas cometes alguno, o varios, de los errores que vamos a analizar a continuación.

La importancia de cuidarse

Con el frenético ritmo al que sometemos a nuestro cuerpo y nuestra mente con continuas prisas, desplazamientos bulliciosos, tensiones y estrés en el ámbito laboral, la familia, la hipoteca... poder dedicarle cierto tiempo a nuestra salud se ha convertido en algo indispensable para mucha gente, ya sea mediante la práctica deportiva, con alguna técnica de relajación, adquiriendo nuevos hobbies, etc.

Además, factores como el estrés, la mala alimentación o la contaminación a la que estamos sometidos al vivir en una gran ciudad, son factores que afectan negativamente a nuestra salud y hacen que sea necesario un cambio en nuestro hábitos con el fin de empezar a cuidar nuestro cuerpo.

Cuidar La Alimentacion

Cuidando nuestra alimentación: qué no debes hacer

La alimentación es, quizás, el factor que más infravalora la gente y que más complicado puede llegar a ser de controlar y cuidar debido en gran parte al ritmo frenético de vida de la ciudad, el número de horas que pasamos fuera de casa... Sin embargo, existen ciertos puntos que debemos tener muy en cuenta para no empeorar la situación:

Dietas milagro y superalimentos

Cada cierto tiempo surge una nueva dieta milagro que sigue éste o aquel famoso que les hace tener un cuerpo increíble y con la que nos prometen que vamos a estar estupendísimos y no nos van a faltar nutrientes. Al mismo tiempo, suele surgir un nuevo superalimento, fácilmente reconocible por las infinitas súper-propiedades para nuestro organismo que nos dicen que tiene (y que puede ser cierto o no, no caigamos en alarmismo tampoco).

Como ya hemos comentado anteriormente, las dietas milagro y los productos detox no van a tener ningún efecto positivo en nuestro estilo de vida. Para que una dieta funcione, debe producir una adherencia en nosotros que seamos capaces de mantener con el tiempo para evitar el efecto rebote.

Y sobre los súper-alimentos, debemos aclarar que si bien es cierto que algunos pueden tener ciertas propiedades que nos ayuden en nuestro estilo de vida, la Unión Europea ha prohibido el uso de este término en el envasado de los productos desde el año 2007. Alimentos como la quinoa, las bayas de goji, los arándanos o la espirulina han sido tildados de súper-alimentos, y aunque es cierto que todos ellos contienen propiedades beneficiosas para nosotros, el uso de este término responde más a una estrategia de marketing que a otra cosa.

Arandanos

Además, normalmente solemos encontrar que cuando se hace referencia a un alimento como "súper-alimento", en la explicación posterior hablan de que el compuesto X presente en el alimento Y se ha demostrado eficaz en "bla bla bla". Esto puede dar lugar a un uso incorrecto del término súper-alimento ya que realmente lo que de verdad posee esas propiedades es el compuesto y no el alimento en sí (evidentemente el alimento no va a ser necesariamente malo, no caigamos ahora en extremismos).

Dietas de "copia-pega" y copiar la dieta de la vecina

Para que una dieta sea efectiva y beneficiosa, debe prescribirla un verdadero profesional, valorando cada caso de forma individual y adaptando los nutrientes según las particularidades de cada persona.

Las dietas "de copia-pega" son aquellas que nos sacan de un cajón en el cual están apiladas un montón de dietas distintas y el médico o terapeuta de turno nos da simplemente haciéndonos un chequeo a ojo y en base a dos o tres preguntas (normalmente sesgadas) sobre qué hábitos de alimentación solemos seguir.

Por otro lado, el caso de "la dieta de la vecina", es otro caso muy similar, ya que se base en seguir la misma dieta que nuestra vecina, que tiene un cuerazo, ha estado siguiendo, sin pararnos a pensar en que puede no ser adecuada para nuestros requerimientos nutricionales y nuestras necesidades.

Ultraprocesados, azúcares y grasas

Parece obvio, pero debemos hacer hincapié en este punto. Si queremos comenzar a cuidar nuestra alimentación, debemos evitar estos tres ingredientes. Pero ojo, hay grasas (como la del aguacate o la del salmón) que son buenas y beneficiosas para nuestro, por lo que debemos saber distinguir. No todo es blanco o negro, pero los mitos alimentarios y las búsquedas por internet pueden hacer mucho daño.

Azucares Y Grasas

Cuestión aparte son los azúcares y los ultraprocesados, dos ingredientes alimentarios que están altamente presentes en numerosos hogares y cestas de la compra, en parte por su menor coste económico y en parte por su rapidez de preparación, cosa muy útil sobre todo para personas que trabajen largas jornadas de trabajo (que también podrían llevarse un par de tupes de casa con comida real).

Cuidando nuestro cuerpo: la actividad física

Es normal que cuando nos hacemos el propósito de empezar a cuidarnos, una de las primeras decisiones sea comenzar a realizar ejercicio físico, ya sea por nuestra cuenta o apuntarnos a un gimnasio. El principal problema de esto, es que mucha gente comienza sin evaluaciones previas, sin hacerse chequeos médicos y se deja guiar por las apps para hacer deporte, Youtube, Google y su amigo "el del gimnasio que lleva ya mucho tiempo y de esto entiende", y luego aparecen los problemas.

Es importante antes de realizar cualquier actividad física, y en especial a partir de los 40, realizarse un chequeo médico y, si nuestra actividad va a ser correr, una prueba de esfuerzo como mínimo, para detectar y prevenir cualquier anomalía que pueda ocasionarnos graves problemas de salud.

También es importante que sepamos elegir la actividad que vamos a realizar en función no sólo de nuestros gustos, sino también de nuestras capacidades y aptitudes físicas y comenzar con calma, sin marcarnos objetivos demasiado irreales que al cabo de un par de meses lo único que nos van a provocar es desánimo y que abandonemos nuestro intento por cuidar nuestra salud física.

Y del mismo modo es importante, y sumamente infravalorado, el descanso: y por descanso no sólo entendemos el descanso entre días de entrenamiento, más bien hacemos referencia al número de horas que dormimos, y que en muchos casos se sitúa entre seis y ocho horas (y en algunos casos apenas llega a las seis).

Corazon Pulmones Cerebro

Cuidando nuestra salud: corazón, pulmones y cerebro

Atendiendo a la relación estrecha de estos tres órganos de nuestro cuerpo, podéis imaginar qué os vamos a decir que no debéis de seguir haciendo: fumar y consumir alcohol.

Tanto el tabaco como el alcohol están estrechamente relacionados con problemas graves de salud tales como diversos tipos de cáncer, alcoholismo, problemas de hígado, hipertensión arterial, arterioesclerosis, accidentes cerebrovasculares o disfunción eréctil (tanto en el hombre como en la mujer, y más grave aún si ésta está embarazada).

Podéis echarle un vistazo a nuestro artículo sobre los accidentes cerebrovasculares para ver la incidencia que tienen en estos el consumo de alcohol y tabaco.

Imágenes | iStock

En Vitónica | Los cuatro pilares básicos para cuidar tu salud

En Vitónica | Estos son los cinco mejores ejercicios para ponerte en forma, según la universidad de Harvard

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos