Compartir
Publicidad

Tengo espasmos en el ojo: ¿qué son, por qué se dan y cómo puedo aliviarlos?

Tengo espasmos en el ojo: ¿qué son, por qué se dan y cómo puedo aliviarlos?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tener un tic o un espasmo en el ojo puede ser una de las sensaciones más molestas que podemos experimentar. Uno de los problemas de estos espasmos es que no sabemos por qué ocurren y es difícil remediarlos, por lo que solemos recurrir a frotarnos el ojo, lo que puede empeorar el problema.

Por ello, hemos recopilado lo que se sabe sobre este tipo de espasmos, qué son, por qué ocurren y cómo podemos aliviarlos mientras duran.

Qué son los espasmos oculares

Los espasmos oculares son un tipo de tic o contracción que se dan en los párpados. Este tipo de espasmo también se conoce como mioquimia y se tratan de ondulaciones musculares persistentes. Este tipo de ondulaciones provocan movimientos que prácticamente no son perceptibles, pero que pueden ser muy molestos para quien los está sufriendo.

La mayoría de estos espasmos son transitorios y benignos y tal y cómo vienen se van. En estos casos no se necesita ningún tipo de tratamiento y no suponen otro problema médico mayor. Sin embargo, hay casos en los que el espasmo puede durar más tiempo, por lo que se necesita saber a qué se debe para poder tratarlo.

A qué se deben estos espasmos

Amanda Dalbjorn 258807 Unsplash

Hay varios motivos por los que se pueden llegar a dar estos espasmos que pueden durar desde unos minutos, hasta incluso cronificarse. Los espasmos o tics pueden surgir por varios motivos:

  • Estrés: el estrés puede provocar que nuestro cuerpo comience a somatizar o a reaccionar a dicha tensión de maneras diversas. Una posible reacción a dicho estrés es la presencia de tic o espasmos. Esto ocurre especialmente en los casos en que, además de estrés, sufrimos de cansancio ocular.

  • Cansancio: no descansar de manera adecuada puede agravar los síntomas del estrés, además de empeorar el cansancio ocular. Si el estrés por si solo no causa el espasmo, un excesivo cansancio añadido puede llegar a hacerlo.

  • Otras causas: cansancio ocular, consumo de alcohol, alergias o la sequedad ocular pueden provocar los espasmos o empeorar los efectos del estrés en nuestros ojos.

Qué podemos hacer para aliviar la molestia

La mayoría de los espasmos se van por sí mismos en un corto periodo de tiempo y no necesitan ningún tratamiento. Sin embargo, pueden resultar molestos en el tiempo que duran, por lo que hay algunas cosas que podemos hacer para intentar aliviarlos:

  • Masajear circularmente: masajear suavemente el párpado con movimientos circulares durante unos 30 segundos puede ayudar a aliviar el espasmo muscular.

  • Parpadear fuerte: intenta cerrar los ojos fuertemente y luego ábrelos lo más que puedas. Debemos seguir haciendo esto hasta que nos lloren los ojos para hidratar los ojos y estirar los músculos.

  • Apretar los ojos: cerrar los ojos y apretar lo más fuerte que podamos durante un minuto. Hay que hacer esto unas tres veces antes de abrir los ojos por completo.

Si el espasmo no desaparece después de un tiempo la mejor solución es ir al médico. Normalmente la solución pasa por descubrir la causa de los espasmos y ponerle remedio, pero si tampoco así se van, se pueden llegar a tratar con bótox. Este tipo de tratamiento podría ayudar a parar las contracciones del músculo afectado.

Imágenes | Unsplash
En Vitónica | Todo lo que debes saber sobre los tics nerviosos: qué son, cuáles son sus causas y cómo se tratan

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio