Es preferible correr menos y estirar más

Sigue a Vitónica

correr-estirar

Muchos pensarán que es una idea absurda pero cuando de correr se trata, no siempre es mejor hacer kilómetros y kilómetros. En muchas ocasiones conviene correr un poco menos y dedicar tiempo a estirar los músculos implicados en carrera. Suele ser normal que vamos con el tiempo justo a correr, ya de por sí apenas calentamos y cuando acabamos estamos deseando meternos en la ducha y a otra cosa.

Correr un kilómetro menos y dedicar ese tiempo a estirar antes y/o después del entrenamiento te va a ayudar a mejorar la calidad muscular, lo que va a favor de mejorar tus entrenamientos y tus marcas. Un músculo que no hace ejercicios de flexibilidad se acostumbra a trabajar acortado, lo que implica mayor posibilidad de lesiones además de una limitación a nivel técnico cuando exigimos más elasticidad muscular.

Lo ideal para un corredor es hacer unos estiramientos suaves antes y después del entrenamiento y reservar un par de días a la semana para hacer al menos 30 minutos de ejercicios específicos de mejora de flexibilidad, con ejercicios más variados y de mayor duración e intensidad.

Son muchos los corredores que sacrifican una buena flexibilidad muscular a favor del kilometraje y a la larga uno se da cuenta que lo importante es mantener bien la maquinaria para evitar lesiones y que los entrenamientos y kilómetros que hagamos sean con una buena calidad muscular.

Un buen truco que podemos seguir es dedicar un minuto de flexibilidad por cada kilómetro corrido en la sesión de entrenamiento, insistiendo sobre todo en los músculos principales de carrera: gemelos, isquiotibiales, cuadriceps y glúteos. Y siempre teniendo en cuenta que hay que hacer los ejercicios de estiramientos de manera suave y progresiva, sin mucha intensidad, ya nos emplearemos a fondo en los días que trabajemos la flexibilidad de manera específica.

Imágen | lululemon athletica

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios