Compartir
Publicidad
Si te han dicho que comer de todo en plato pequeño es bueno, deberías saber esto
Dietas

Si te han dicho que comer de todo en plato pequeño es bueno, deberías saber esto

Publicidad
Publicidad

Comer menos de todo lo que comíamos antes o comer un poco de todo suelen ser recomendaciones frecuentes al momento de perder peso, sin embargo, si te han dicho que comer de todo en plato pequeño es bueno, deberías saber lo que mostramos a continuación.

¿Qué significa comer de todo?

Cuando analizamos a qué nos referimos con "comer de todo en plato pequeño" quizá no lleguemos a ninguna respuesta en concreto, pues comer de todo para una persona puede ser muy diferente para otra.

Antes, nuestras abuelas se alegraban cuando de pequeños "comíamos de todo" es decir, variedad de frutas, verduras, carnes y demás, pero hoy, el "comer de todo" ha cambiado y representa para muchos una licencia para comer además de productos saludables, chucherías, helados, patatas fritas, refrescos, alcohol, y otros alimentos que nos apetecen pero que en nada contribuyen a nuestra salud.

La realidad que vivimos ha cambiado con el paso del tiempo y el "de todo" de antes era sin duda más limitado que el de ahora. Podemos comprobar esto con sólo acudir a un supermercado de hoy y compararlo con el de hace 50 años atrás.

1366 2000 13

Hoy estamos expuestos a una variedad mucho mayor de alimentos, la mayoría procesados y con nutrientes que no necesitamos en absoluto, por ello, "comer de todo" en la actualidad puede perjudicar nuestra dieta en lugar de ayudarnos.

Pues no necesitamos comer de todo, ya que sin problemas podemos prescindir de los azúcares, de las chucherías, los refrescos, los snacks fritos y salados que abundan en el mercado.

¿Qué es comer con moderación?

Siempre escuchamos que "ser moderados" es clave en muchos aspectos de nuestra vida, pero ¿qué significa esto realmente? ¿cuánto es poco y cuánto es mucho?

Para una persona comer con moderación puede ser comer sólo un plato de una comida mientras que eso mismo puede resultar excesivo para otra.

Si nos guiamos por raciones, quizá ser moderados es acotarse a la porción que indican los envases de cada alimento, sin embargo, consumir sólo 30 gramos (1 porción) de patatas fritas de bolsa o de cereales que equivalen más o menos a 1/2 taza es casi imposible cuando se trata de este tipo de alimentos tan apetecibles por sus grasas e hidratos refinados y también, por ser alimentos crujientes que a nuestro cuerpo le agradan.

Por lo tanto, si nos guiamos por las raciones recomendadas en cada etiquetado de alimento, resultaría muchas veces muy fácil caer en excesos. Si por el contrario nos basamos en nuestra idea subjetiva de "moderación" también podemos caer en errores.

Básicamente, el término "moderación" no dice nada en concreto y para ser más útil, no deberíamos hablar de ser moderados sino de cantidades más específicas adecuadas a cada persona.

1366 2000 14

La variedad importa pero...

Siempre hemos dicho y escuchado que una dieta variada es garantía de diversidad de nutrientes, pero quizá, esa variedad está condicionada también por la calidad de cada alimento que incluimos en la misma.

Es decir, no acotar la dieta a la ingesta de uno o tres ingredientes es fundamental para prevenir carencias nutricionales, de allí que la dieta tiene que ofrecer variados alimentos. Pero no cualquier alimento es importante sino que "comer de todo un poco" puede conducirnos a una dieta desequilibrada y no de mejor calidad como creemos.

De hecho, un estudio publicado en PlosOne el año pasado concluye que la recomendación de "comer de todo con moderación" o lo que es igual, la diversidad en la dieta no es sinónimo de mejor calidad en la misma ni conduce a una mejor salud metabólica.

Variedad no es sinónimo de calidad. Dependiendo del "todo" del plato pequeño podemos beneficiarnos o no.

Además, una dieta variada (aunque sea en plato pequeño) puede conducirnos a comer más al final del día o incentivar nuestro apetito, pues nuestro organismo experimenta un proceso llamado saciedad sensoroespecífica que determina que, aunque estemos llenos, la presencia de un alimento con aroma, sabor y/o textura diferente nos abre el apetito y es un promotor del consumo.

Por otro lado, como hemos dicho en un principio, la variedad no es sinónimo de calidad y dependiendo del "todo del plato pequeño" podemos beneficiarnos o no, pues una investigación publicada en American Journal of Clinical Nutrition señala que la variedad de hidratos de carbono, entrantes, condimentos, dulces y aperitivos se vincula a mayor ingesta energética y grasa corporal, mientras que si la dieta tiene una variedad de frutas y verduras se produce el efecto contrario.

Es decir, comer de todo en plato pequeño tiene sus limitaciones, pues "todo" no es adecuado sino que la calidad de los alimentos que colocamos en el plato importa y no es apropiado consumir "cualquier alimento con moderación".

No todos necesitamos lo mismo

Además de lo antes dicho, la recomendación de "comer todo en plato pequeño" puede conducirnos a un grave error: la despersonalización o la falta de individualización de la dieta, pues así como algunos se beneficiarán comiendo más proteínas, otros se perjudicarán con esta medida.

Entonces, no debemos caer en ningún exceso pero lo que para una persona sedentaria puede ser excesivo puede ser escaso para un deportista. Así, "comer de todo en plato pequeño" es una recomendación que no atiende otros aspectos importantes tales como objetivos, necesidades de cada uno y sobre todo, calidad de lo que colocamos en el plato.

Si bien para personas adultas sanas con actividad física moderada puede servir la recomendación de la Escuela Pública de Harvard con su Plato de la Alimentación Saludable, para quienes tienen un nivel de actividad física superior, están atravesando una condición biológica particular o padecen una enfermedad, este plato necesita adaptaciones.

Plato

No todos necesitamos lo mismo y por ello, determinar las cantidades de cada alimento para todas las personas por igual es tan erróneo como colocar en el plato alimentos de pobre calidad nutricional para diversificar la dieta.

Concluyendo, la recomendación de "comer de todo en plato pequeño" resulta muy general y no es en absoluto positiva para el total de la población, sino que tiene importantes limitaciones.

Para beneficiarnos realmente, deberíamos hacer un cálculo personalizado de nuestra dieta, determinando en función de diferentes factores, cuántas calorías necesitamos, cuántos macronutrientes y demás aspectos que adecuarán la alimentación a nuestras particularidades.

En nuestra dieta variada no sólo importa la cantidad sino también la calidad de lo que comemos y nuestras particularidades.

Bibliografía consultada | PLoS One. 2015; 10(10); doi: 10.1371/journal.pone.0141341; Am J Clin Nutr March 1999, vol. 69 no.3 440-447; J. Nutr. March 1, 2015, vol. 145 no. 3 555-563 y Harvard School of Public Health.
Imagen | iStock y Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos