Compartir
Publicidad
Abdominales hipopresivos para reducir la cintura: lo que nos dice la ciencia sobre este tipo de ejercicios
Anatomía

Abdominales hipopresivos para reducir la cintura: lo que nos dice la ciencia sobre este tipo de ejercicios

Publicidad
Publicidad

La gimnasia hipopresiva abdominal, y muchas de las técnicas asociadas a este concepto, son bastante nuevas. Los ejercicios hipopresivos se presentan como una forma de mejorar el rendimiento deportivo y el bienestar físico en general.

Según afirman sus defensores, el método hipopresivo aporta numerosos beneficios a la recuperación del suelo pélvico postparto y la rehabilitación, entre otras muchas cosas. ¿En qué consisten y qué aval tienen estas técnicas?

¿Qué es el método hipopresivo?

Se conoce con este nombre a una serie de técnicas y aplicaciones acuñadas y desarrolladas por Marcel Caufriez, quien también ha acaparado y patentado muchas de las aplicaciones de dichas técnicas, generando una auténtica escuela en torno a estos movimientos.

Estos se basan en una serie de posturas dedicadas a controlar la caja torácica y la apnea respiratoria. Como consecuencia, los abdominales hipopresivos muestran un hundimiento de la barriga, que suele ser lo más llamativo la primera vez que se observa la aplicación de dichas técnicas.

Con dichos movimientos, el objetivo es activar la musculatura y controlar la postura y el tono muscular. La importancia de la postura, insisten todos los profesionales que defienden esta técnica, es esencial. Si no se respeta o se mantiene adecuadamente puede llegar a ser contraproducente, explican.

La respiración, como decíamos, es otro punto esencial en esta técnica de gimnasia abdominal hipopresiva, así como en otras técnicas relacionadas. Uno de los puntos más fuertes, sobre todo tras el anuncio de varios personajes famosos al respecto, es que la gimnasia abdominal hipopresiva también promete reducir la cintura.

¿Para qué sirve la técnica hipopresiva?

Comencemos con esto último. Tanto la modelo Gisele Bündchen como el actor Jake Gyllenhaal han mostrado al público supuestos excelentes resultados tras emplear las técnicas hipopresivas. Entre dichos resultados está una disminución de cintura y la aparición de unos abdominales marcados, según afirman.

Pero, aunque estos son los puntos más llamativos, no son los únicos. Según afirman los entrenadores que emplean este tipo de técnicas, la gimnasia abdominal hipopresiva permite tonificar el abdomen profundo. Esto también tiene implicaciones en otras partes de la anatomía, como es el suelo pélvico.

hipopresivos

Esto, explican, serviría para prevenir la incontinencia urinaria y reforzar las fibras musculares del suelo pélvico. Por otro lado, a las técnicas hipopresivas también se les atribuye la capacidad de modular la presión intraabdominal y ayudar a mantener el tono muscular.

En definitiva, las técnicas hipopresivas están destinadas a mejorar la salud muscular abdominal y otros centros musculares relacionados con el tórax. Esto tendría como consecuencia, si asumimos como verdad las afirmaciones de sus defensores, una reducción de la cintura y una disminución de los problemas pélvicos en la mujer.

¿Qué dicen los estudios al respecto?

Por su reciente aparición, todavía contamos con evidencias limitadas al respecto de los efectos de estas técnicas, según el consenso científico. Casi toda la documentación encontrada se basa en experiencias personales o profesionales. Los pocos estudios realizados al respecto, sin embargo, analizan principalmente su utilidad a la hora de recuperar y proteger el suelo pélvico.

Entre estos encontramos varios metaanálisis que han comprobado la limitación de evidencia, o la eficacia limitada o inexistente de esta técnica para ayudar a la mujer tanto de manera postparto como en otros problemas relacionados con problemas del suelo pélvico. ¿Y qué hay de los beneficios para la cintura, u otros, de los que hablábamos?

hipopresivos

Más limitados son estos estudios, pero en 2013 se publicó una investigación realizada con el objetivo de analizar si esta técnica cumple con sus objetivos. Los resultados, sin embargo, apuntan a que algunos de los supuestos beneficios no se cumplen mientras que otros no lo hacen en mayor medida que otras técnicas.

Esto, por ejemplo, es coherente con los metaanálisis anteriores, a la hora de hablar de la salud del suelo pélvico. El estudio, por su limitación, aclara que si bien no se han apreciado dichos beneficios con la intensidad que defienden sus practicantes, esto no quiere decir que no existan. Eso sí, inciden en que la base teórica para dichos beneficios no es sólida, como demuestra la poca evidencia científica existente hasta la fecha.

En conclusión, por el momento, no tenemos más validez que la experiencia personal. A nivel científico, todavía es pronto para asegurar el valor que tienen estas técnicas, si es que lo tienen. Con el tiempo, podremos comprobar si es así o si, por el contrario, estamos ante una innovación que ha fallado en su papel dentro del fitness.

Imágenes | Webedia

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio