Publicidad

El ejercicio no nos da más hambre sino que resulta un buen recurso al momento de adelgazar, según un reciente estudio

El ejercicio no nos da más hambre sino que resulta un buen recurso al momento de adelgazar, según un reciente estudio
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La dieta siempre es considerado el recurso clave cuando buscamos perder peso y eso se encuentra avalado por la ciencia en los últimos años. Sin embargo, la creencia de que la actividad física nos abre el apetito y nos empuja a comer más es errónea, pues un reciente estudio confirma que el ejercicio no nos da más hambre sino que resulta un buen recurso al momento de adelgazar.

Dieta más ejercicio: éxito asegurado para perder peso

La investigación publicada en la revista Nutrients y en la cual participaron muchos científicos españoles, evaluó el efecto de diferentes tipos de ejercicio sobre la dieta, la motivación y la composición corporal de 162 individuos con sobrepeso y obesidad.

Así, los participantes de entre 18 y 50 años de edad, fueron asignados al azar a uno de los cuatro grupos de intervención durante 24 semanas: entrenamiento de fuerza, entrenamiento de resistencia, entrenamiento de fuerza más resistencia o pautas de actividad física. Cada uno de estos tipos de ejercicio combinados con una dieta hipocalórica prescrita y recomendaciones alimentarias.

Mediante cuestionario de frecuencia de alimentos y registro o diario de alimentos se evaluó la dieta, también con cuestionarios se indagó la motivación y la composición corporal se evaluó mediante densitometría y otros parámetros antropométricos, registrándose la actividad física mediante acelerómetros.

Los resultados muestran cambios positivos en todos los grupos tras la intervención, sin distinciones entre estos. Es decir, en todos los casos se redujo peso y grasa corporal, disminuyó el IMC y aumento la masa magra.

La ingesta energética no incrementó después de la intervención sino que en todos los grupos se redujo el consumo de calorías, ya prescrito en la dieta, lo cual concluye que cuando hay recomendaciones nutricionales dadas y se inicia la práctica de ejercicio físico, no se incrementa la ingesta de energía de forma compensatoria.

Es decir,  es errónea la creencia de que el ejercicio genera más hambre y apetito y puede ocasionar un mayor consumo de energía, pues por el contrario, puede fomentar cambios positivos en la composición corporal, aumentar la motivación y la adherencia a la dieta e incluso, hay estudios que señalan que suprime hormonas que incrementan el hambre como la grelina.

Si bien el entrenamiento muy intenso podría tener efectos diferentes, los resultados de este reciente estudio muestran que la combinación de dieta y ejercicio es clave para obtener resultados en el abordaje del sobrepeso y la obesidad.

En Vitónica | Así mejora tu salud cuando adelgazas hasta un peso adecuado

Imagen | Jumpstory

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios