Compartir
Publicidad

Las dietas que buscan la cetosis, ¿son realmente efectivas y saludables?

Las dietas que buscan la cetosis, ¿son realmente efectivas y saludables?
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con la llegada de la primavera a la gran mayoría de nosotros nos entran las prisas por perder esos kilos de más que hemos ido acumulando a lo largo del invierno. A pesar de que en Vitónica hemos destacado lo importante que es una correcta alimentación, todavía son muchos los que recurren a dietas espartanas y restrictivas cuando comienza el buen tiempo. En esta ocasión nos vamos a detener en un tipo de dieta que se ha puesto muy de moda y que se basa en la búsqueda de la cetosis para conseguir una pérdida de peso rápida.

Existen muchos ejemplos de dietas que se basan en la cetosis para conseguir sus objetivos de pérdida de peso. Nosotros no nos vamos a detener en cada una de ellas, pero sí queremos ahondar en qué consiste la cetosis y en los efectos que puede tener en nuestro organismo a corto y largo plazo. Para ilustrarlo de mejor manera nos vamos a hacer eco de un caso real que ha salido publicado en prensa y que nos servirá para reflexionar si de verdad merece la pena llevar al organismo hasta esta situación.

Qué es la cetosis

En primer lugar es importante que nos centremos en qué es la cetosis. Se trata de una situación metabólica del organismo que se origina por la falta de hidratos de carbono. Esta falta de hidratos conlleva un catabolismo de las grasas para conseguir la energía que el organismo necesita. Para ello ase generan unos compuestos conocidos como cuerpos cetónicos que se encargan de descomponer las grasas en cadenas más cortas para poder ser utilizadas de manera directa para producir energía.

Las dietas sin hidratos de carbono originan un proceso metabólico en el organismo conocido como cetosis

Este proceso genera acetoacetato, que es lo que aporta energía al cerebro y al resto de los organismos del cuerpo humano. De este modo lo que conseguimos es que el organismo deje de conseguir energía a través de la glucosa, para pasar a hacerlo a partir de las grasas. El consumo es tanto de las grasas que consumimos como las reservas que tenemos en el organismo, lo que hace que la pérdida de peso sea rápida y por lo que se usa este proceso en muchas dietas.

mnm

Este proceso metabólico genera diversas toxinas en el organismo que son eliminadas a través del riñón. Lo que se produce en el organismo cuando existe ausencia de glucosa es una acumulación excesiva de Acetil-CoA. Este exceso se condensa formando acetoacetil-CoA que mediante procesos de hidroxilación e hidrólisis origina el acetoacetato, D-3 hidroxibutirato y acetona. Estos tres componentes se conocen como cuerpos cetónicos.

Estos cuerpos cetónicos no pueden ser metabolizados por el hígado, ya que éste no posee las enzimas necesarias para hacerlo, por lo que son liberados al torrente sanguíneos. De este modo son utilizados por diferentes tejidos del cuerpo, concretamente el tejido muscular. De este modo, cuando la acumulación de estas sustancias es excesiva es lo que se conoce como cetosis.

Efectos generales de las dietas de cetosis

Este proceso hace que en el organismo se desencadenen una serie de efectos que sobre todo terminan por aparecer a largo plazo. Para empezar, entrar en cetosis supone realizar un cambio metabólico importante a la hora de conseguir la energía necesaria para el organismo. Por ello es importante que tengamos presentes los efectos a corto y largo plazo.

Una pérdida de peso rápida es el principal efecto de este tipo de dietas, ya que se obtiene la energía de las reservas de grasa

Una vez descrito el proceso cetósico, es necesario que entendamos lo que va a suponer a nuestro organismo. Al comenzar una dieta sin hidratos de carbono estamos experimentando un corte drástico en el aporte de glucosa. De este modo la insulina deja de actuar y con ello sucede lo descrito anteriormente.

A priori lo que notamos es un descenso de los niveles de grasa corporal, ya que la energía para el correcto funcionamiento del organismo la vamos a obtener de esta fuente. Por ello que las dietas que buscan la cetosis son tan efectivas a la hora de perder peso. El cambio que experimentaremos será alto, ya que el consumo de grasa es elevado sobre todo en las primeras semanas. Por este motivo muchas dietas de adelgazamiento utilizan esta técnica para conseguir resultados rápidos.

mnmnm

Principalmente este es el motivo por el que se siguen llevando a cabo estas técnicas a la hora de adelgazar. De este modo existen infinidad de personas que están a favor de realizar estas prácticas a la hora de conseguir un control elevado en la pérdida de peso. Efectivamente los resultados son asombrosos, pero es necesario que tengamos en cuenta también que llevar a cabo una dieta basada en la cetosis puede acarrear otras consecuencias para el organismo.

Ante todo es importante que tengamos en cuenta que la alimentación en una dieta que busca la cetosis en el organismo a priori se muestra como una ingesta de alimentos saludables, pero en los que no están presentes los hidratos de carbono por ninguna parte, únicamente se suelen incluir aquellos que provienen de verduras de hoja verde. Este tipo de dietas se basa sobre todo en una ingesta elevada de proteínas y grasas, dejando de lado este grupo de nutrientes.

mnmmmnm

Un ejemplo ilustrativo de una dieta cetósica durante un largo periodo de tiempo

Al principio puede aparecer una especie de "mono" que se genera al reducir la ingesta de hidratos, la sensación de saciedad es menor y en muchas ocasiones las necesidades de alimento son elevadas. Al hilo de este dato queremos destacar el caso de una Instagrammer neozelandesa de 23 años llamada Ariana Omipi. Esta influencer llevó a cabo una dieta basada en la eliminación de hidratos durante seis meses y los resultados en la pérdida de peso fueron impresionantes.

El ejemplo de una instagramer puede servirnos para ilustrar lo que puede acabar por depararnos una dieta que busca la cetosis

Ariana documentó este proceso día a día y el seguimiento que tuvo por parte de sus seguidores fue brutal, así como la aceptación y los comentarios positivos por su espectacular cambio. El problema vino cuando dejó este tipo de dieta y apareció el efecto rebote. En este periodo la influencer no solamente recuperó todo lo perdido, sino que ganó más peso.

Ariana a partir de este momento comenzó una lucha por mantener su imagen en redes sociales. Se sentía en deuda con sus seguidores y se veía a sí misma como un fraude por este hecho. Además, destacó el descontrol en su alimentación y la pérdida de nociones a la hora de mantener una alimentación adecuada. Actualmente debido al gran aumento de peso que ha experimentado está barajando la posibilidad de realizar una cirugía de reducción de estómago.

Imagen Sin Titulo

Este ejemplo ilustra a la perfección lo que puede suponer seguir durante un largo periodo de tiempo una dieta basada en la cetosis sin un control. Se trata de un caso extremo que hemos querido destacar debido a la confusión que las redes sociales pueden ocasionar con respecto a la alimentación, pues existen infinidad de perfiles que abogan por una vida sana. Por ello es necesario conocer los pros y los contras de este tipo de dietas.

Efectos que desencadenan en el organismo

Para conocer mejor lo que nos puede deparar este tipo de dietas vamos a hacer un repaso por los efectos que desencadena en el organismo:

  • Aparte de la rápida pérdida de peso, las dietas que buscan la cetosis y que eliminan los hidratos lo que consiguen es un aumento de las demandas de alimento por parte del organismo al principio de la dieta. La falta de glucosa, la principal fuente de energía del organismo, hará que nuestro cuerpo la demande, pues el consumo de grasas para obtener energía no es algo natural. Pero pasado un tiempo estaremos más saciados debido a que la ingesta de proteínas y grasas es elevada.

  • La falta de energía rápida proporcionada por la glucosa hará que nos notemos más cansados y con mareos. Esto lo podemos notar al principio. Es algo normal que indica que necesitamos energía y que nuestras reservas son muy bajas.

,m,m,

  • El mal aliento es otro efecto que notaremos a corto plazo, ya que al tener en el organismo cuerpos cetógenos los eliminaremos parte por el aliento. De ahí que el olor sea fuerte y ni se pueda eliminar ni con enjuagues ni limpieza de dentadura.
Falta de energía, mal aliento, decaimiento... Suelen ser algunos de los efectos más destacables
  • Algo similar sucede con la orina y el sudor. La orina adquirirá un olor muy fuerte, lo mismo que el sudor, ya que se eliminan cuerpos cetógenos por estas vías.

  • Como indicábamos en el caso de la instagrammer el descontrol alimenticio es un efecto a largo plazo, ya que al principio la sensación de saciedad es elevada, pues las proteínas y las grasas tardan más en ser digeridas. Pero a medida que pasa el tiempo y no existen reservas de glucosa, las demandas por parte del organismo aumentarán y con ello el aumento de apetito y ganas de ingerir alimentos ricos en hidratos de carbono.

  • A largo plazo también destacamos la aparición de nauseas en muchos casos, acompañada de decaimiento, dolor abdominal... Junto a esto pueden desencadenarse otros fenómenos derivados de la falta de hidratos a más largo plazo.

  • Uno de los efectos a muy largo plazo manteniendo una dieta de estas características es la pérdida de calcio derivada del exceso de proteínas. El calcio se elimina a través del riñón y deja de fijarse adecuadamente en el organismo.

  • Algo similar puede ocurrir con el sistema circulatorio, ya que la falta de energía no favorece su correcto funcionamiento. Esto es debido a que la emisión de los impulsos eléctricos que coordinan el ritmo cardiaco no funcionan adecuadamente, lo que puede producir arritmias y otros problemas coronarios.

  • La pérdida de músculo a largo plazo es otro efecto de este tipo de dietas. En principio el organismo echa mano de las reservas de grasa para producir energía, pero cuando éstas disminuyen lo hace de los músculos.

  • El efecto rebote es algo a tener en cuenta, pues si volvemos a una alimentación normal el organismo tenderá a acumular reservas de grasa debido a esta situación anómala que ha experimentado, pues lo que buscará es evitar que haya carencias si vuelve a pasar, y por ello las reservas de grasa aumentarán considerablemente.

  • El exceso de proteínas hacen que el hígado y los riñones trabajen mucho más, con lo que de ello se puede derivar, pues a largo plazo podemos padecer dolencias en estos órganos derivados de una sobrecarga mantenida en el tiempo.

Por todos estos motivos es importante tener en cuenta que este tipo de dietas no son lo que parecen a priori, ya que los efectos rápidos que prometen pueden acabar en otros mucho menos agradables que pueden hacer que nuestro metabolismo adquiera otras dimensiones, además de posibles problemas de salud que pueden aparecer y que debemos tener en cuenta a la hora de decantarnos por perder peso de este modo.

jnkmnmnm

Algunas consideraciones generales sobre las dietas de cetosis

Para finalizar vamos a detenernos en algunas consideraciones generales sobre la cetosis:

  • Cualquier dieta rica en proteínas no tiene por qué buscar la cetosis. Siempre que dotemos al organismo de los hidratos de carbono necesarios no se considera dieta cetósica. Un ejemplo claro son las dietas deportivas en las que debido al desgaste muscular es necesaria una buena ingesta de proteínas sin dejar de lado los hidratos saludables.

Las dietas que buscan la cetosis son beneficiosas en ocasiones en las que están controladas y se realizan con una finalidad concreta

  • Consumir hidratos no es algo malo, siempre que sepamos elegir los mejores. Nosotros nos decantamos por los complejos provenientes de cereales integrales que nos ayudarán a mantener las reservas de glucosa constantes sin experimentar subidas y bajadas drásticas, que es lo que desajusta nuestro aprovechamiento de la energía. Es cierto que este tipo de dietas permiten la ingesta de hidratos provenientes de verduras de hoja verde, pero no siempre es suficiente para cubrir las necesidades requeridas por el organismo.

  • Las dietas que buscan la cetosis se pueden hacer en un momento concreto, siempre que nos sometamos a una supervisión. De hecho muchos deportistas, culturistas y demás las practican de modo habitual. Pero el periodo de mantenimiento de las mismas no supera las dos semanas en ningún caso. Es cierto que siempre están controladas y se realizan con un fin concreto. Muchas personas con determinadas enfermedades también deben seguir este tipo de dieta por prescripción médica. Eso sí, siempre con un control total.

  • Lo más recomendable es mantener una dieta saludable, equilibrada, en la que los aportes de nutrientes sean equitativos y acomodados a nuestras necesidades. Nunca debemos iniciar una dieta por nuestra cuenta y mucho menos guiándonos por un perfil de Instagram o cualquier red social similar al caso descrito anteriormente. Apostar por los alimentos saludables y naturales es la mejor baza para conseguir un peso correcto y una buena salud.

Estudio a tener en cuenta

Imágenes | IStock

En Vitónica | La dieta keto podría ser un buen complemento del tratamiento en personas con cáncer

En Vitónica | En qué consiste la isodieta y cuáles son sus efectos en nuestro cuerpo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos