Publicidad

Fiebre del heno o rinitis alérgica: las causas, síntomas y tratamiento de esta condición

Fiebre del heno o rinitis alérgica: las causas, síntomas y tratamiento de esta condición
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

En esta época del año y también en primavera junto a la floración, es muy frecuente sufrir estornudos, picazón de nariz y ojos u otros síntomas que muchas veces se confunden con un resfriado. Se trata de la fiebre del heno o rinitis alérgica de la cual te contamos sus causas, síntomas y tratamiento.

Causas y síntomas de la rinitis alérgica

De manera similar a un resfriado, la rinitis alérgica o fiebre del heno ocasiona secreción nasal, picazón en los ojos, congestión, estornudos y presión en los senos nasales según expertos de la Clínica Mayo.

También se puede presentar rinorrea, tos, fatiga, dolor de cabeza, picazón de garganta y disminución del olfato así como de la audición. 

A diferencia de los resfriados no es ocasionada por un virus, sino que la rinitis alérgica se produce en respuesta alérgenos de interiores y exteriores tales como el polen, el polvo, hongos y mohos, entre otros.

Lo importante para distinguir una rinitis alérgica de un resfriado es saber que en la primera la secreción nasal de inicio es acuosa y se presenta inmediatamente tras tener contacto con los alérgenos causantes, mientras que en los resfriados la secreción nasal es amarilla al inicio y se puede presentar fiebre ligera.

Lo importante para distinguir una rinitis alérgica de un resfriado es saber que en la primera la secreción nasal de inicio es acuosa y se presenta inmediatamente tras tener contacto con los alérgenos causantes, mientras que en los resfriados la secreción nasal es amarilla al inicio y se puede presentar fiebre ligera.

Así, la rinitis alérgica es muy frecuente ante cambios estacionales, sobre todo, el primavera y otoño, con la floración y con la humedad, lluvias y el viento.

Tratamiento de la rinitis alérgica

Lo más recomendable para evitar y controlar la rinitis alérgica es reducir la exposición a la sustancia causante de síntomas, es decir, evitar el polen, la humedad, las lluvias u otros alérgenos.

Sin embargo, para aliviar los síntomas pueden ser necesarios los antihistamínicos que reducen la respuesta alérgica o bien, corticoesteroides y descongestivos.

En Vitónica | Alergia primaveral y ejercicio al aire libre ¿son compatibles?

Imagen | iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir