Publicidad

Cinco posturas de Yoga para mejorar la flexibilidad

Cinco posturas de Yoga para mejorar la flexibilidad
Sin comentarios

La práctica de Yoga ofrece numerosos beneficios, pero uno de los más conocidos - e inmediatos - es el de mejorar nuestra flexibilidad. Esto ayuda, entre otras cosas, reducir la rigidez de nuestro cuerpo y facilitar que mantengamos una buena postura corporal. Aunque ser flexibles no es lo único importante - equilibrar fuerza y flexibilidad es mejor idea - sí que nos aporta beneficios. La práctica de Yoga nos ayuda a conseguir esto. Con estas cinco posturas o asanas conseguiremos trabajar esta flexibilidad.

Postura del gran ángulo o flexión con las piernas extendidas (Prasarita Padottanasana)

Istock 000079130167 Medium

Este Asana nos permite estirar tanto el interior de las piernas como la espalda al tiempo que rebaja posibles tensiones en la cadera. Podemos transicionar a ella desde diferentes posturas como Tadasana, postura del guerrero 1 o postura del ángulo lateral extendido, entre otras.

Separamos bien las piernas formando un triángulo grande, dirigimos los pies un poco hacia adentro y manteniendo la cadera hacia adelante, llevamos nuestro torso bien adelante y después comenzamos a bajar de manera que nuestra coronilla se dirija hacia el suelo, manteniendo el cuello relajado. Aquí tenemos diferentes opciones y la que elijamos dependerá de nuestra flexibilidad actual y como nos encontremos: podemos apoyar las manos en diferentes alturas de las piernas, apoyarlas en el suelo, colocar los antebrazos en el suelo o entrelazar las manos detrás de la espalda y estirar los brazos. También podemos usar bloques de Yoga para ayudarnos.

Postura de la media paloma (Ardha Kapotasana)

asana

La postura de la media paloma es una de las más conocidas de Yoga. Esta postura no solo trabaja la flexibilidad de nuestras piernas, si no también la de la cadera y su apertura, así como la espalda. Podemos llegar a esta postura desde el perro boca abajo o desde una posición de sentados. Si llegamos desde la primera llevamos una de las piernas hacia adelante y la colocamos entre las manos, apoyamos la rodilla, luego la pierna y el pie en el suelo flexionándola ante nosotros. La otra pierna la estiramos detrás. Desde aquí podemos estirar el tronco hacia adelante apoyando los antebrazos frente a nosotros o, si lo tenemos disponible, estirar el tronco.

Postura de la pinza o de la media pinza (Uttanasana)

Istock 639103678

Aunque parece sencilla, esta postura ayuda a trabajar la flexibilidad de las piernas y de la espalda. Podemos realizarla o bien con los pies separados al ancho de la cadera o con ellos juntos. Los pies los apoyamos firmemente en el suelo, con los dedos de los mismos bien estirados. Exhalando flexionamos el tronco hacia adelante y apoyamos las manos en las piernas. Si somos principiantes o tenemos poca flexibilidad no podremos bajar mucho. En ese caso, no hace falta que estiremos las piernas del todo, pudiendo mantener cierta flexión o podemos usar bloques para ayudarnos. Poco a poco podremos ir reduciendo la misma. También podemos empezar realizando la postura de la media pinza y desde ahí ir avanzando.

Postura del bebé feliz (Ananda Balasana)

asana

Esta postura es muy divertida de hacer, pero nos aporta mucha flexibilidad. Tumbados boca arriba llevamos las rodillas a nuestro pecho y abriendo ligeramente agarramos la parte exterior de los pies con las manos. Esto, dependiendo de nuestra flexibilidad, podemos hacerlo desde el interior o el exterior de las piernas. Los tobillos y rodillas tendrán que estar alineados en un ángulo de 90 grados y los pies activos.

Postura de la cobra (Bhujangasana)

asana

La flexibilidad parte de todas las zonas de nuestro cuerpo, no solo las piernas o la espalda. Trabajar la apertura y flexibilidad del pecho o el abdomen es también muy importante. Para ello la postura de la cobra es de gran utilidad. Podemos llegar a ella desde una plancha o simplemente estirados en el suelo bocabajo. Apoyamos las palmas de las manos en el suelo e inspirando estiramos los brazos y levantamos el pecho. La cadera se queda apoyada en el suelo.

En Vitónica | Cinco cosas que tener en cuenta al practicar Yoga al aire libre 

En Vitónica | Cómo colocar las manos para evitar el dolor de muñecas al practicar Yoga 

Imágenes | iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios