Compartir
Publicidad
Estos son los ejercicios que te ayudan a mejorar el estado de tu espalda si sufres escoliosis
Entrenamiento

Estos son los ejercicios que te ayudan a mejorar el estado de tu espalda si sufres escoliosis

Publicidad
Publicidad

La escoliosis se describe como una desviación lateral de la columna vertebral en el plano frontal, es decir, es una desviación que se percibe si miramos a una persona desde atrás. 

Explicado esto, queda responder a la pregunta de si es posible mejorar esta desviación con ejercicios en el gimnasio, algo que vamos a ver a continuación. 

¿Qué tipos de escoliosis existen?

Aunque la escoliosis puede clasificarse en cuatro tipos, idiopática, neuromuscular, congénita y degenerativa, que comprenden diferentes orígenes y causas, también su clasificación puede simplificarse en estructuradas y no estructuradas

Las estructuradas comprenden las idiopáticas o de origen desconocido y las neuromusculares y congénitas, de origen conocido. Estas se caracterizan por tener rotación y acuñamiento vertebral en el lado cóncavo y apertura del espacio discal en el lado convexo.

Las no estructuradas son actitudes escolióticas causadas por dismetrías y diferentes algias como hernias, protusiones o dolor de espalda en general

¿Cómo puedo entrenar en el gimnasio para mejorar la escoliosis? 

A la hora de planificar nuestro programa correctivo para la escoliosis podemos dividirlo en tres tipos de ejercicios principales: respiratorios, de flexibilización y fortalecimiento. 

Ejercicios respiratorios

Los ejercicios respiratorios conviene realizarlos tanto antes como después de la sesión. 

Un protocolo recomendable es el siguiente:

  • Desde tendido supino, es decir, bocarriba, elevamos y descendemos el tórax usando como resistencia un disco o mancuerna.
  • Partiendo de sedestación con la espalda apoyada en la pared, inspiramos y espiramos profundamente.
  • Partiendo de bipedestación con la espalda apoyada en la pared y las rodillas ligeramente flexionadas, inspiramos y espiramos profundamente. 
  • Desde decúbito lateral, es decir, tumbados de lado, con las rodillas semiflexionadas y una mano en nuestro abdomen, inspiramos y espiramos profundamente. 
  • Realizar de dos a tres minutos de inspiraciones y espiraciones profundas a la vez que estiramos los brazos por encima de nuestra cabeza a la vez que andamos. 

Ejercicios de flexibilización

Los ejercicios de flexibilización buscan elongar los músculos de la concavidad de la curva escoliótica, es decir, los músculos que se encuentran contraídos en esta parte de la curvatura. Dependiendo de donde se encuentre la curvatura deberemos seleccionar unos ejercicios u otros. 

Ejercicios de fortalecimiento

Cuando tenemos una actitud escoliótica leve, en principio no hay razón para no prescibirle a la persona ejercicios de fortalecimiento global como pesos muertos o remos

En cambio, si tenemos una escoliosis estructurada más grave será necesario realizar ejercicios analíticos de diferentes grupos musculares según donde se encuentre situada la curvatura. 

Uno de los tipos más comunes de escoliosis es la que tiene forma de C, o lo que es lo mismo, una sola curvatura hacia un lado u otro de la columna. Un especialista será el que determine hacia donde se encuentra la concavidad o convexidad de la curvatura y los grados de la misma. 

Por otra parte, las escoliosis con forma de S se caracterizan por una gran curvatura y otra más pequeña llamada curvatura compensatoria. 

En los vídeos anteriores podemos ver varios ejercicios para uno u otro tipo de escoliosis, aunque existen muchos más que deberán prescribirse de forma individualizada tras estudiarse cada caso clínico

Imágenes | iStock

Vídeos | FisioOnline, Fisioterapia a tu alcance

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio