Compartir
Publicidad
Cinco ejercicios y estiramientos para prevenir el dolor lumbar
Entrenamiento

Cinco ejercicios y estiramientos para prevenir el dolor lumbar

Publicidad
Publicidad

El 85% de la población sufre dolor lumbar en algún momento de su vidas y muchas veces por causas inespecíficas. En este artículo te enseñamos cinco ejercicios o estiramientos que pueden ayudarte a prevenir el dolor lumbar o a aliviarlo cuando ya ha aparecido. 

Movilización de la columna dorsal

En la columna vertebral existen tres segmentos: lumbar, dorsal y cervical. La columna lumbar y cervical requieren de estabilidad, para lo cual tenemos nuestro core en el primer caso y el flexor profundo del cuello en el segundo. La columna dorsal en cambio requiere de movilidad, algo que solemos tener muy limitado. 

Este ejercicio con foam roller es una de las formas más sencillas que tenemos a nuestra disposición para movilizar este segmento. En el vídeo comienza a realizarlo correctamente a partir del minuto 1:00. No debemos hiperextender ni el cuello ni la columna lumbar

Neurodinamia del nervio ciático

Una de las dolencias lumbares más comunes es la del dolor por compresión o deslizamiento del nervio ciático. Comúnmente se le conoce como ciática pero más que un trastorno es un síntoma en sí mismo por algún tipo de trastorno o disfunción en la columna lumbar. Aunque rara vez se produce un daño real sobre el nervio ciático, los síntomas más comunes incluyen dolor en el glúteo que irradia hacia la parte posterior de la pierna, adormecimiento y hormigueos

De forma aguda, la sensibilización de un nervio provoca un aumento de la tensión de los músculos adyacentes. Esto en primera instancia es positivo ya que protege el nervio y lo mantiene en un recorrido seguro, pero si se cronifica puede causar problemas en estos músculos. 

Una forma de desensibilizar este nervio es realizar movilizaciones o neurodinamia del mismo. Los estiramientos estáticos no son eficaces aquí ya que estirar los músculos adyacentes no supone apenas impacto alguno en el nervio. En cambio, poner en tensión los extremos distales del nervio sí que es efectivo. 

Gato y camello con banda elástica

 

Aunque es difícil no hacerlo, durante un episodio de dolor lumbar es importante que no caigamos en el catastrofismo e interrumpamos cualquier actividad física. Muchas personas permanecen en cama o sofá mientras dura la crisis pero es de suma importancia comenzar a movernos lo antes posible. 

Realizar el ejercicio del gato y el camello nos ayudará a disminuir la sensibilidad en la zona y recuperarnos lo más rápidamente posible. 

Aunque la banda elástica no es indispensable, es un buen implemento que podemos usar para aumentar el feedback externo e interiorizar mejor los movimientos de nuestra columna. 

The big three de Stuart McGill

Aunque los englobemos dentro de un apartado, realmente se trata de tres ejercicios diferentes propuestos por el Dr. Stuart McGill, experto mundial en dolor lumbar y columna. El objetivo de estos ejercicios es construir una base estable de core en personas desentrenadas y con poca estabilidad central

Curl up

Es importante señalar que el curl up no es un crunch tradicional. En el crunch existe flexión lumbar, cosa que no queremos en el curl up, el cual precisamente procura mantener inmóvil la columna lumbar disociando correctamente entre columna lumbar y dorsal. 

Side bridge o plancha lateral

Ejercicio básico de anti-flexión lateral. Para empezar podemos realizar la plancha apoyando las rodillas en el suelo para disminuir la palanca sobre la columna. 

Si dominamos este ejercicio apoyando las rodillas, podemos mantenerlas elevadas. 

Bird dog

Colocamos rodillas debajo de las caderas y muñecas debajo de los hombros mirando al suelo. El objetivo al extender la pierna y el brazo es hacernos más largos, es decir, no se trata de subir hacia arriba sino de llegar lo más lejos posible con nuestra mano y pie.

Disociación lumbopélvica

Uno de los pilares en el control y prevención del dolor lumbar es controlar el movimiento de anteversión y retroversión pélvica. Para esto es necesario disociar correctamente los movimientos de la columna lumbar y de la pelvis. Está especialmente indicado en personas con dolor lumbar agudo o crónico y en casos de discopatías como hernias o protusiones. 

Aparte de disminuir el dolor lumbar, una correcta disociación lumbopélvica nos permitirá encontrar más fácilmente nuestra posición neutra en una sentadilla o en un peso muerto


Imágenes | Pexels

Vídeos | Tony Gentilcore, FisioOnline, AbsExperiment, Dr. Taylor Levick, Howcast

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio