Compartir
Publicidad
Publicidad

Las ventajas de las kettlebells frente a las mancuernas

Las ventajas de las kettlebells frente a las mancuernas
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En anteriores ocasiones ya hemos hablado de las kettlebells o pesas rusas: unas pesas que a día de hoy podemos encontrar en casi todos los gimnasios, que se caracterizan por tener forma de bala de cañón (o de tetera, kettle en inglés y de ahí su nombre) con un asa. Os hemos contado cuáles son los ejercicios más interesantes para realizar con ellas y cuáles son los errores más frecuentes, pero ¿por qué elegirlas frente a las mancuernas tradicionales?

Ojo, que no quiero decir que desterremos las mancuernas y solo entrenemos con kettlebells a partir de ahora: lo ideal en cualquier entrenamiento es hacer un uso inteligente de todo el material que tenemos a nuestro alcance y aprovecharlo para maximizar nuestros beneficios. Combinar distintos materiales hará nuestros entrenamientos variados, divertidos y útiles. Ahora sí, ¿cuáles son las ventajas de las kettlebells?

  • Su centro de gravedad se encuentra fuera de nuestro agarre: en las mancuernas tradicionales, el centro de gravedad se encuentra en su punto medio, es decir, en nuestra mano. Esto viene bien especialmente para los ejercicios de balanceo y balísticos como el kettlebell swing y sus variantes: el peso externo de la kettlebell favorece el incremento de la velocidad y el dibujo de una trayectoria curva.

  • Crean inestabilidad que debemos corregir mediante la activación de la musculatura del core: muchas veces nos quedamos en los swings o en las inclinaciones laterales de tronco (hablaremos de este tema otro día), pero las kettlebells nos pueden servir para mucho más.

    Un ejemplo rápido para que lo comprobéis por vosotros mismo: colocáos en posición de lunge (o tijera, o split, como más os guste) y con la mano contraria a la pierna que tenéis adelantada cogéis una kettlebell. Colocáis el brazo estirado hacia el techo a la altura de vuestra oreja, con la kettlebell hacia arriba (no colgando de la mano, sino sujeta por el asa y con la base hacia el techo) y realizáis unas repeticiones. Veréis como el hecho de cargar la kettlebell ya crea una inestabilidad en el cuerpo que pone a trabajar toda la faja abdominal para poder mantener la posición.

  • Trabajan el cuerpo de forma global y en todos los planos del movimiento: son más útiles que las mancuernas para un entrenamiento funcional. al trabajar con mancuernas muchas veces nos limitamos al empuje/tirón en los planos vertical y horizontal, cuando en nuestra vida diaria realizamos muchos movimientos que implican giros y que pasan desapercibidos en el gimnasio. Las kettlebells, gracias a su forma y a la disposición de su peso, facilitan este tipo de movimientos y activan de forma sinérgica grandes grupos musculares en lugar de aislar pequeños músculos.

Una apuesta ganadora para realizar un entrenamiento global puede ser una rutina de entrenamiento que combine las kettlebells con los ejercicios de autocarga, o con otros materiales como el balón medicinal, las bandas elásticas y, por qué no, alguno con mancuernas.

¡Aprovecha todo el material que tienes a tu alcance y no te limites siempre a lo mismo!

Imagen | iStock
En Vitónica | Entrenamiento full-body en tiempo real con kettlebell

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos