Las cinco pistas que te van a decir si realmente estás haciendo las cosas bien al empezar en el gimnasio
Entrenamiento

Las cinco pistas que te van a decir si realmente estás haciendo las cosas bien al empezar en el gimnasio

Cuando comenzamos a entrenar en el gimnasio por primera vez, si no tenemos a alguien que nos guie o nos de feedback, es muy posible que no tengamos idea o referencia alguna que nos indique si estamos haciendo las cosas bien.

En este artículo queremos explicarte cinco requisitos que si se cumplen son señal inequívoca de que estás mejorando y haciendo las cosas bien. No necesariamente tienen que ocurrir todos al mismo tiempo pero sí que tarde o temprano acabarán teniendo lugar.

Un vistazo a…
Cómo elegir bien TU GIMNASIO

Ahora levantas más peso que al principio

Istock 513434480 4

Durante las primeras 6 u 8 semanas de entrenamiento, las principales adaptaciones y mejoras que ocurren en nuestro cuerpo son de carácter neural, es decir, afectan a nuestro sistema nervioso. Esto quiere decir que aunque tu masa muscular y articulaciones sean prácticamente las mismas que al principio, tu sistema nervioso es más eficiente y por lo tanto estás desbloqueando tu verdadero potencial.

Esto se traduce en mayor peso levantado en los ejercicios y que por lo tanto puedas acercarte cada vez más y más a tus auténticos niveles de esfuerzo, es decir, aquellos que son realmente desafiantes y estimulantes para tus músculos y tejidos articulares.

¿Por qué decimos esto? Porque en las primeras sesiones y semanas de entrenamiento no somos capaces de alcanzar los verdaderos umbrales de estímulo para los que nuestros músculos están preparados. Tenemos que mejorar la eficiencia nerviosa para que eso suceda.

Ahora haces más repeticiones que antes

Istock 597631958 3

Este punto está íntimamente relacionado con el anterior, pero con un matiz importante: ser capaces de hacer más repeticiones no solo es signo de más fuerza, sino de mayor eficiencia energética y metabólica.

Por un lado nuestras mitocondrias, es decir, las centrales de energía celulares, son capaces de obtener energía de los sustratos energéticos de manera más eficiente. Por otro lado también somos mejores reciclando los productos de deshecho como los iones de hidrógeno, fósforo inorgánico o lactato. Ser capaces de reciclar este último, el lactato, y reaprovecharlo como energía en un nuevo ciclo es una de las claves para ser más tolerantes a la fatiga.

Has aumentado el nivel de conciencia de tus propios músculos

Istock 1295663369 1

Conforme entrenamos no solo nuestros músculos y articulaciones se hacen más fuertes, también hemos dicho que nuestro sistema nervioso y nuestros sistemas de obtención de energía se hacen más eficientes.

Pero hay una capacidad, o incluso un sexto sentido, que se llama propiocepción que también mejora. La propiocepción se podría definir como la conciencia de la posición o movimiento de nuestro propio cuerpo en el espacio.

De esta manera, conforme adquirimos experiencia entrenando somos capaces de localizar mejor el trabajo exactamente donde queremos localizarlo. Así pues, somos capaces de aumentar el estímulo que reciben nuestros grupos musculares objetivo.

Las agujetas han desaparecido

Istock 970253584 1

Las agujetas para quien empieza en el gimnasio o para quien ha dejado de entrenar un tiempo son prácticamente un trámite. Debemos asumirlo si estamos empezando en el gimnasio. Va a pasar.

Las agujetas suelen ser síntoma de desadaptación por lo que dejar de tenerlas suele implicar que el estímulo que antes superaba nuestros umbrales de adaptación, ahora ya no.

No obstante, hay personas que tienden a tener agujetas, y esto no es malo. También hay personas que tienden a no tenerlas, y tampoco esto es malo.

La generalidad es que tiendan a desaparecer o minimizarse cuando estamos acostumbrados a entrenar, pero depende mucho de la persona.

Tus perímetros corporales bajan o suben

Istock 1237902049 1

Cuando entrenamos en el gimnasio y tenemos un objetivo de ganancia de masa muscular o pérdida de grasa tendemos a fijarnos únicamente en el peso corporal y aunque pueda ser un indicador más a valorar, no nos da información del todo precisa. 

En cambio, cotejar esta variable junto con los perímetros corporales, por ejemplo, cuello, pecho, cintura, cadera y muslo, es mucho más preciso y nos da mejor información. 

Por mucho que levantemos más peso o hagamos más repeticiones, si los perímetros no cambian en una dirección o en otra, puede significar que estemos haciendo de más o incluso haciendo de menos al entrenar. 


En Vitónica | Todo lo que necesitas saber sobre el fallo muscular y cómo hacer que sea tu mejor aliado en los entrenamientos con pesas

En Vitónica | Así puedes saber el número adecuado de repeticiones que deberías hacer para progresar en tus entrenos con pesas

Imágenes | iStock

Temas
Inicio